Guerra total al narcopoder

El escritor dice que la droga es un problema muy difícil de resolver porque Colombia tiene miles de kilómetros de selva que no están controlados porque no existe el Estado y no llega la policía. La salida de la droga hacia fuera es muy difícil de controlar. Y también está la compleja alianza que hay en esas zonas hoy entre el narcotráfico y la guerrilla, que se han convertido en aliados naturales y colaboradores en esta, digamos así, industria.

| 25 setiembre 2011 12:09 AM | Especial | 2.3k Lecturas
Guerra total al narcopoder
La receta policial ha fracasado, dice Plinio Apuleyo Mendoza respecto a la lucha colombiana contra el narcotráfico.
2353

Así piensa un gran sector de colombianos. También de mexicanos y peruanos azotados por la violencia y en todo país por el cual recorre la droga. El dogma liberal ha muerto o está moribundo. El libre mercado no resuelve nada, sino existe como contraparte la democracia económica, social y política.

CRISIS Y NARCOTRÁFICO
La crisis financiera, el creciente consumo de drogas y su aliado el narco poder, comprometen sobre todo a las más grandes potencias del planeta, pues esta dura realidad reclama estrategias conjuntas e integrales.

“Se trata de una batalla en la tierra y no en el azul cielo. Significa que la lucha implacable contra el crimen organizado involucra a los paraísos fiscales de Europa y de América Central, porque el poder de la industria de la cocaína crea una estrecha relación entre productores de la materia prima, una base financiera para la comercialización y mecanismos que faciliten el lavado del dinero”, señala Cedro en una amplia investigación presentada con motivo de su vigésimo quinto aniversario de trabajo en la prevención desde una perspectiva ética del desarrollo, la inclusión y los derechos humanos.

Carmen Masías y Alejandro Vasilaqui, directores fundadores de esta organización, enfatizan en un estudio titulado “Una mal llamada guerra perdida”, que la corrupción de los funcionarios públicos y el delito de los políticos, pasa por una real reforma del Estado para conseguir trámites ágiles y transparentes, procesos y respuestas a distintas coyunturas y tiempos.

LAVADO ASTRONÓMICO
También revela que a principios de este año la SBS informó que el lavado de activos superó los $3,460 millones, provenientes de diferentes actividades delictivas. Igualmente, señala que diversas poblaciones campesinas que optan por la legalidad, pueden ser y son referencias de una acertada vía de desarrollo, porque después de la erradicación de cocales han participado en programas continuos de educación, salud, recreación sana, capacitación para el trabajo.

Trágicamente, el Perú, en el continente americano, continua siendo el mayor exportador de cocaína y marihuana y hoy también fabricante de las drogas sintéticas, negocio que hasta hace poco pertenecía a laboratorios del primer mundo.

“La criminalización del consumo de drogas, que nunca ha sido el caso del Perú ni de la mayoría de países de América Latina, demanda una aproximación más humana frente a la dependencia a las sustancias, capacitación para la gestión y para las nuevas formas de tratamiento y reinserción social”, afirma el estudio citado.

Los Países Bajos y Suecia que, en cierto modo, alentaron el libre consumo de la droga, han decidido endurecer su política cuando la permisividad condujo a exagerados niveles de consumidores. Y en América Latina no existen razones para negar que el consumo de la droga también es una cuestión de salud pública, al mismo tiempo que se disminuye las parcelas de producción de cocales.

LOS CULTIVOS
Es inobjetable que el crimen organizado debe ser reprimido y creer que la liberalización del consumo de droga traería el respectivo desplome de los precios: En el Perú un cigarrillo de pasta de cocaína cuesta $10 centavos y un kilo de cocaína 500 dólares, precios tan bajos que alimentarían los excesos del narcotráfico y la violencia. El correlato del gran negocio está en los consumidores de las grandes urbes.

En el 2010, según mediciones de la ONU, hay 61 mil hectáreas de cultivosde hoja de coca. Y en todas las localidades productoras existe potencial para los cultivos alternativos, como el caso de las comunidades del Huallaga Central. Se calcula los campesinos cocaleros representan más de 40 mil personas con ventajas frente al cultivo legal de otras plantaciones.

Otro elemento poco difundido es la naturaleza de la marihuana que por efecto del proceso transgénico de dos décadas es mucho más potente y peligrosa para la salud, y más cancerígena que el tabaco.

HAY QUE ESPERAR RESULTADOS
En consecuencia, diversas organizaciones comprometidas en la lucha contra el tráfico de estupefacientes coinciden en una necesaria y prudente espera a la dinámica que siga el programa anunciado en el Congreso, por el premier y el director de Devida que ha sido ratificado por el Presidente Ollanta Humala.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

1.12608098984