Gente como Paco

A inicios de los años 80, cuando todavía era un infante, Paco Moreno dejó su natal Ayacucho junto a sus padres y hermanos, debido a la creciente violencia que ensangrentaba esa región. La familia pensó dejar Cangallo por un mes, hasta que pasara la revuelta; pero nunca más pudieron volver.

| 23 octubre 2011 12:10 AM | Especial | 2.8k Lecturas
Gente como Paco
Hay que entender la política como algo que está en todos lados y que nos incumbe a todos, dice.
Paco Moreno, editor de Política del diario LA PRIMERA, presentará este martes su libro de entrevistas “Gente como uno”.

Más datos

“‘Gente como uno’ es un intento de hacer un libro de periodismo con literatura”, dice Paco Moreno, “entendida la literatura como la utilización de figuras literarias. La literatura existe en tanto utilizas figuras. Las puedes utilizar en una carta, en un reportaje, en una entrevista periodística. Solamente hay literatura cuando hay figuras literarias. Mientras más figuras utilizas, más literatura hay”.

DETALLE

El libro “Gente como uno” será presentado por los periodistas Marco Avilés y César Lévano, director de LA PRIMERA, este martes en la XXXII Feria del Libro Ricardo Palma de Miraflores (Parque Kennedy), a las 4 p.m., en punto. El libro tiene un comentario del escritor Víctor Hurtado Oviedo.
2805

Vivió un éxodo involuntario en el acomodado distrito limeño de San Borja y, luego, en la entonces más lejana zona de San Juan de Lurigancho. Fue ahí donde hizo sus primeros pinitos en el periodismo a los 18 años de edad. Creó “El Pelotero”, revista artesanal en la que cubría los pormenores de campeonatos de fulbito de barrio. Era una manera de integrarse a su nueva realidad a través de una de sus aficiones: el fútbol; además de generarse algunos ingresos distribuyéndola de mano en mano.

Más tarde, ya en la universidad, dirigió “Editor”, revista cultural financiada por el vicerrectorado académico de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, con la cual pudo integrarse al mundo cultural de San Marcos, una experiencia de seis meses, hasta que ingresó a realizar una pasantía de periodismo de investigación en el Instituto Prensa y Sociedad (IPYS), luego de ganar un concurso entre estudiantes.

Posteriormente, trabajó en varios diarios limeños. Sus amigos en San Marcos lo conocían como el chico de izquierda que le gustaba leer y jugar pelota con la derecha. Desde el año 1996, participó en las marchas de protesta contra la dictadura hasta que ésta cayera. “La tarea era sumarse a ese movimiento ciudadano que pedía cambios en el país”, dice.

Sin embargo, nunca dejó la lectura y escritura. Obtuvo el segundo puesto del concurso “Una carta de amor” de la revista “Caretas” y fue finalista en el concurso de cuentos sobre gastronomía organizado por la editorial Matalamanga. Un cuento suyo, “Copas antes de la fiesta”, aparece en el libro “Huancaína Fraek”.

Fueron intentos literarios. Una vez en el diario LA PRIMERA, como editor de Política, además de acompañar a los periodistas de esta casa editora a hacer un diario de oposición al gobierno de Alan García, empezó a hacer entrevistas a personajes.

La necesidad de acercarse a la literatura, ese constante “intento”, como lo llama, lo obtuvo en “Gente como uno”, una sección que escribía en el matutino desde 2007, y de la cual ha hecho una selección para publicarla en un libro del mismo nombre.

CONTACTO CON LA ESCRITURA
“‘Gente como uno’ es un intento de hacer un libro de periodismo con literatura”, dice Paco Moreno, “entendida la literatura como la utilización de figuras literarias. La literatura existe en tanto utilizas figuras. Las puedes utilizar en una carta, en un reportaje, en una entrevista periodística. Solamente hay literatura cuando hay figuras literarias. Mientras más figuras utilizas, más literatura hay”.

—¿Ese es un pensamiento de Víctor Hurtado Oviedo?
—Exacto. Él sostiene y lo explica mejor que nadie. Trato de seguirlo, pero es muy rápido. Es mi modelo, digamos. Algunos siguen a Alonso Cueto. Yo sigo a Hurtado. Cuestión de gustos.

—¿Considera que “Gente como uno”, esa selección de entrevistas, es literatura?
—No digo que es una obra literaria, digo que es un intento de hacer periodismo con recursos de la literatura. No sé si a los lectores les agrade. Espero que sí. Uno no se esfuerza por gusto.

PERSONAJES
En esta selección de entrevistas podemos encontrar a personajes tan distintos como el psicoanalista Jorge Bruce y el roquero Daniel F, el escritor mexicano Carlos Monsiváis y la actriz Melania Urbina, la cantante y actual ministra de la Cultura, Susana Baca, y el cómico Fernando Armas.

—¿No cree que es una selección demasiado ecléctica?
—Uno puede intentar hacer literatura con Daniel F, Carlos Monsiváis o César Cueto. Sí, es posible que el abanico de personajes sea muy amplio; pero ocurre que de 120 entrevistas apenas elegí 37. Las que más me gustan. No tanto por los personajes, sino por cómo quedaron los textos. Entrevisté a Héctor Chumpitaz y a César Cueto. En el texto sobre Cueto aparece esta frase: “Que me perdonen mis amigos, pero mi poeta favorito es César Cueto”, y me quedé con este texto y dejé el texto del gran Capitán de América de lado, y así. Mientras tú escribas sobre un personaje, debes hacerlo pensando en que el texto debe valer no solo por el personaje, sino por la forma como está escrito.

—“Gente como uno” recuerda a “gente bien”, entre otras expresiones que clasifican a un determinado grupo social. Maki Miró Quesada tenía una sección en la otrora revista “Orbe” denominada G. C. U. ¿Lo tomó de ahí?
—No. Lo tomé de la calle. “Gente como uno” es una frase coloquial que la usa todo el mundo. Cuando entrevisté a Miguel Humberto Aguirre, fundador de RPP, me dijo que él en Chile tenía un programa de radio llamado así; varias revistas la usaron en su portada. En fin. El título del libro es un homenaje a todos aquellos que han quedado atrapados por esa frase.

—¿Qué recuerda del librero Veguita?
—El texto sobre Veguita es quizá uno de los que más me gusta y la forma como se hizo la entrevista también. Es curioso. La entrevista empezó en un bar del Centro de Lima un martes a las 10 de la noche, se prolongó hasta altas horas de la madrugada. Al día siguiente, lo visité en la playa Herradura para seguirla. Lo vi nadar, comer, tomar, reír. Es muy difícil conversar con Veguita porque es un filósofo. Sabe demasiado, y el que sabe demasiado te abruma, te sorprende a cada instante. Veguita es un personaje que adorna a Lima.

—¿Qué busca con sus textos?
—Trato de no aburrir. No sé si lo he logrado, pero en cada texto trato de usar recursos del humor con la intención de atrapar al lector. Mantener la atención del lector en diez mil caracteres no es fácil. “Gente como uno” es casi siempre la historia de la conversación con un personaje.

—¿A quién está dirigido este libro?
—A los lectores que están lo más alejado de lo que llamamos mundo cultural. Me gustaría que me leyera un carpintero, un joven campesino, un médico o un ingeniero. No sé. Quizá un biólogo.

—¿Cómo combina esta tarea en la sección política del diario con la de hacer entrevistas no políticas?
—Las entrevistas tienen que ver con la política. Es que la política no debe entenderse como las opiniones sobre congresistas o sobre el Presidente de la República. Hay que entender la política como algo que está en todos lados y que nos incumbe a todos.

—¿Una entrevista al librero Veguita también lo es?
—Tiene una crítica mordaz al sistema.

—¿Y la del cómico Carlos Alcántara?
—Lo político de él es que es un tipo solidario y está preocupado por personas con habilidades diferentes o con discapacidad; preocuparse por esa minoría de la sociedad es hacer política. Otra característica de los personajes que reúno en este libro es que tienen algo de bondad o generosidad. Hay algunos que no muestran que son políticos, pero todos ellos tienen una actitud política… No hay ninguno que sea malvado.


Marco Fernández
Redacción

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD