Gastón, pisco y faenón

“Para los empresarios nativos, que se llenaban la boca con la monserga que la región era la más próspera del país, su aserto se cae de poto. Ica es el departamento con más tuberculosos del Perú.”

| 11 setiembre 2011 12:09 AM | Especial | 3.8k Lecturas
Gastón, pisco y faenón
Tu mala canallada

Más datos

“60 millones de soles desaparecieron. Plata de donaciones y también de mi bolsillo. Hoy leo con sorpresa al empresario Julio Favre en el diario Correo pedir a los gritos que indulten a Fujimori”.
3817

Cuando el cocinero catalán Ferrán Adriá, aún en su restaurante “El Bulli” de Gerona, observa un repollo, se torna en Dalí refundido con Picasso y chapa un toque de Miró. La cocina es su estudio, los platos su obra de arte. Creatividad y estilo, esferificación y uso de nitrógeno, por ejemplo, son sus aportes para darle al humilde oficio del cocinerista, una suerte de condición de artista. Hoy está en Lima. El miércoles, cuando lo escuchaba en su conferencia magistral en el coliseo Dibós, y el hombre hablaba de la creatividad y el ponerle sentimiento a un locro de cuy, dijo exagerando su humildad que: “Yo no sé nada de cocina, solo un poquito más de los que se dedican a esto”. Modestia de un duende de las ollas que ya quisieran profesar algunos políticos. ¿Y es tanto esa vaina de la cocina? Sí. Un relámpago mágico en la molleja más sensible del humano: las tripas. Luego del sexo, el masticar, y bien rico.

Por ello también es admirado Gastón Acurio, su humanidad, su pasión y su genio. Cuando en el 2006, en el discurso de apertura del año académico de la Universidad del Pacífico dijo que detrás de nuestra entrañable cocina criolla, pollerías, chifitas de barrio, cocina novoandina, picanterías arequipeñas, anticuchos, sánguches, cocina nikkei o cebicherías: “Existen oportunidades inmensas de crear conceptos que trasciendan el ámbito local para convertirse en productos peruanos de exportación que no solo aspiren a codearse con conceptos ya instalados globalmente como pizzerías, hamburgueserías, sushi bares o taquerías mejicanas, sino que, además, generen al Perú enormes beneficios tanto económicos como de marca país”, había dado en el clavo. Hoy asistimos a “Mistura”, una feria gastronómica monumental. Un conciliábulo internacional del sabor peruano que jamás imaginamos. Ni cocineristas, ni tragones, ni lameculos.

La fiesta del yantar peruano coincide con el éxito de este Congreso de la República. ¡Vaya, ya era tiempo! ¡Y no sean mezquinos periodistas retrógrados! Irse a sesionar a Ica es inédito. ¿Tanto? Sí. Ensuciarse los zapatos y oír a los pusilánimes, cala en el tuétano del más intonso. Los peruanos de pata calata han entendido que los parlamentarios son gente como uno. Fuera de que si la representación nacional tiene iniciativa de gasto, viajar a una de las zonas más miserables del Perú, escuchar el grito famélico, absorber su calor y sus reclamos, definitivamente cambió de raíz la agenda de esta institución que se hallaba al borde de la putrefacción oficial. Así, en las 43 audiencias a la que asistieron 122 legisladores este miércoles, solo se constató la desidia de las autoridades del gobierno aprista desde el 2007. En el asentamiento humano Keiko Fujimori, entre el “Paracas” y la inmundicia, estos peruanos viven como animales. Para los empresarios nativos, que se llenaban la boca con la monserga que la región era la más próspera del país, su aserto se cae de poto. Ica es el departamento con más tuberculosos del Perú. De los colegios y hospitales, ni hablar, de las carreteras, qué vergüenza.

Más allá, con los huevos de corbata, el presidente del Congreso, Daniel Abugattas, había aterrizado del helicóptero en una quebrada del distrito de Tibillo. Estaba pálido el tribuno barbado pero contento. Quiso hablar pero la multitud, sonámbula y zombi, le mostraba unos papelitos de los bonos que Alan García les prometió y que ellos jamás cobraron. En el lado opuesto, la briosa congresista fujimorista Cecilia Chacón chocaba su cabecita con el parabrisas de sus 4x4 y fue a dar a Emergencia del hospital Santa María del Socorro. Ceci, que está como mango iqueño, felizmente llevaba el delicado cinturón de seguridad alrededor de sus caderas. No pude auxiliarla, me hubiese gustado darle respiración boca a boca. Por la noche, en el hotel Las Dunas, una botella de Pisco Tres Generaciones, le devolvió su rubor e investidura de la que el destino quiso desnudarla. No obstante, todavía le duele.

Distinto fue el destino de la núbil Luciana León. Ella viajó como esa vez con la “promo”, todo un primor. A la niña no le gusta el pisco, su trago es el Cosmopolitan bien frío. Una vez con un Chilcano casi pierde su intangible. Luciana que sabe lo que se maneja, se puso a buen recaudo. Desechó las invitaciones intraducibles de los lobos legislativos para pasar la noche en un hotel 5 estrellas y se fue a dormir a la casa-hacienda de su amigota del colegio, la reventable Vania Masías, ballerina de nubes de algodón. No revelaré que pasó en aquellos aposentos, sí diré que otros congresistas le dieron bien al pisco quebranta. El jueves, cuando el repotenciado Beto Ortiz los quiso entrevistar en su kiosko de la Plaza de Armas, muchos de ellos estaban impresentables por resaqueados. Uno alcanzó a decir que se empujó media res porque le dolía el país. En cambio Yehude Simon pasó la noche orando en un colegio religioso. ¿Qué estará pagando?

No lo dudo, el pisco iqueño, según dicen, es divino. Hay una lucidez postranca que hace ver en colores los que otros ven en blanco y negro. La experiencia en Ica aparte de esos jugos portentosos debió culminar en la creación de una “megacomisión” que investigue tamaño “faenón”, el robo más ominoso que se ha producido en el Perú en los últimos 4 años. Peor que quitarle la limosna a un ciego. Más de 60 millones de soles desaparecieron. Plata de donaciones y también de mi bolsillo. Hoy leo con sorpresa al empresario Julio Favre en el diario Correo pedir a los gritos que indulten a Fujimori ¿Perdón? ¿No fue Favre el jefe de Forsur nombrado por García? ¿No es el dueño de pollos “Redondos”? Cierto. Damas y caballeros. Entonces propongo un canje. Dejen libre al dictador y encierren al pollero. Buen provecho.

Eloy Jáuregui


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD