Gasoducto surandino

Han pasado cuatro años desde que se otorgó la concesión a la brasileña Odebrecht (Kuntur) para la construcción del famoso gasoducto surandino, pero hasta hoy no se materializa una de las obras más esperadas en todas las regiones del sur. Para la implementación del proyecto se necesitan 5 o 6 TCF de reservas de gas, sin embargo, el gobierno aún no ha firmado la adenda para el retorno al Estado de los 2.5 TCF del Lote 88 en manos del Consorcio Camisea y que se anunció con bombos y platillos hace ya varios meses.

| 29 noviembre 2012 12:11 AM | Especial | 1.4k Lecturas
Gasoducto surandino
LA ETERNA ESPERA

Más datos

DETALLE

En marzo de este año el presidente Ollanta Humala anunció la “recuperación” del Lote 88 para el consumo interno del gas de Camisea y subrayó aquella tarde que esto representaba el primer paso para que el Gasoducto Andino del Sur sea una realidad.

No obstante, en su último mensaje del 28 de julio, el Mandatario anunció el retiro del capital estatal para la construcción del gasoducto surandino y al mismo tiempo el proyecto para la “masificación” del gas a través de gasoductos virtuales en las zonas altoandinas.


El 22 de noviembre último, el ministro de Energía y Minas, Jorge Merino, declaró que espera que la certificación de las reservas necesarias para la construcción del gasoducto surandino sea pública a fines de este mes. Se necesita certificar 2 TCF en los lotes 56 y 57 de Camisea.
1453

Congresistas, asociaciones civiles, frentes de defensa y gobiernos regionales preparan una campaña de movilización para solicitar al gobierno del presidente Ollanta Humala, mayor claridad en torno a la construcción del Gasoducto Andino del Sur, que ya lleva cuatro años desde su concesión a la brasileña Odebrecht (Kuntur) y que, hasta hoy, del proyecto solo tenemos una ceremonia de inicio de obras en marzo pasado que más se parecía a una obra teatral protagonizada por el gobierno.

Los congresistas Javier Diez Canseco y Verónika Mendoza informan que se ha iniciado un proceso de debate y de promoción de la información en todas las regiones del sur del país que serán beneficiadas con la construcción del Gasoducto Andino del Sur y que posteriormente se pasará a una campaña de movilización.

“Esas son las medidas fundamentales porque es la acción popular, la lucha del pueblo la que va a permitir que se conquisten esos objetivos”, declara Javier Diez Canseco.

Así, el legislador del Partido Socialista señala que se está buscando un acuerdo con las autoridades regionales, que tengan disposición de asumir este tema, así como también acordar con frentes de defensa de las regiones del sur.

“Estamos recién en una fase de contactos para este asunto y estamos viendo también presentaciones en universidades. Iniciaremos una campaña de información y concientización y en cuanto a la movilización, son las propias organizaciones sociales las que deberán decidir”, subraya Diez Canseco.

En tanto, la parlamentaria cusqueña Verónika Mendoza agrega que se están llevando a cabo diversos foros en las universidades de la zona sur del país con la participación de los colegios de ingenieros y demás profesionales.



GASODUCTO SUR ANDINO EN LA ETERNA ESPERA
Hace ya varios meses que el Ministerio de Energía y Minas (MEM) no se cansa de asegurar que la construcción del Gasoducto Andino del Sur es vital para el desarrollo de nuestros pueblos; sin embargo, desde hace cuatro años en que se licitó el proyecto, aún no se tiene una fecha exacta para el inicio de su construcción.

El congresista Javier Diez Canseco nos recuerda que la adenda del Lote 88, la cual fue anunciada como un hecho que reservaba el gas para el consumo interno, aún no se ha firmado. Además –agrega Diez Canseco–, no está tampoco firmada la adenda para otorgarle a Odebrecht, empresa encargada de construir el Gasoducto Andino del Sur, el permiso para el transporte de líquidos.

Al contrario, el Ministerio de Energía y Minas ha presentado ante el Congreso de la República, el proyecto para la “masificación” del gas a través de gasoductos virtuales –es decir camiones cisterna– que llegarán a las zonas altoandinas llevando Gas Licuado de Petróleo (GLP).

“No hay ningún anuncio, el ministro (Jorge) Merino se ha comprometido y ofrecido 500 veces a presentar cosas pero no entrega nada y yo creo que todo esto es una farsa dirigida a liquidar el Gasoducto (Andino del Sur) y a imponer el gasoducto virtual para que (el Consorcio) Camisea siga siendo el que monopolice el gas y tenga ese control político del país”, manifiesta Diez Canseco.

Para el exsecretario de Descentralización de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) y experto en temas de hidrocarburos, Manuel Dammert, el punto clave en ese momento es que “en el Congreso está el proyecto de Ley de masificación, donde pretenden decir que se puede masificar a nivel domiciliario en el sur sin necesidad del gasoducto y que basta con camiones cisterna”.

Dammert señala que todo esto va acompañado del hecho denunciado en este diario a través del columnista Raúl Wiener, de que vendría la Suez Energy –empresa de agua y energía– a controlar Petroperú con César Ortiz Sotelo como director.

“Con esto, el Consorcio Camisea pasaría a consolidar su acción monopólica también capturando Petroperú y haciendo que todos los usuarios de gas dependan de quien maneja ahora el gasoducto central, ese es el problema”, añade Dammert.

Por su parte, el expresidente de Perupetro, Aurelio Ochoa, nos explica que la demora en la construcción del Gasoducto Andino del Sur es porque por el momento no están aseguradas las reservas de gas suficientes que respalden su ejecución.

“La viabilidad del proyecto descansa sobre la certificación de las reservas de gas natural suficientes para viabilizar este proyecto, son alrededor de 5 a 6 TCFs que se estima para iniciar la construcción del gasoducto”, dice Ochoa.

No podemos esperar cuatro años más. Debemos reflexionar sobre cuánto más debemos esperar, se supone que la construcción del gasoducto ya debería estar en pie, el hecho que no haya financiamiento no es problema de nosotros, el Estado debe ser fuerte y poner un plazo máximo para iniciar la construcción y si no pueden iniciarla entonces que la suelten (la concesión), enfatiza Aurelio Ochoa expresidente de Perupetro.

A la vez agrega que “la mejor intención puede tenerse pero mientras no haya una certificación ningún banco va a financiar un proyecto de esa envergadura. Ese es el dilema de fondo, el resto son palabras que se las lleva el viento (…) Estamos en una mecida permanente que no sabemos cuándo se va a llevar a cabo. El tiempo está pasando y ya estamos entrando al año 2013”.

ETANODUCTO Y GASODUCTO VIRTUAL EN DEBATE
El gobierno presentó en agosto ante el Congreso de la República el proyecto para la construcción del denominado “etanoducto” que viajará desde Pisco hasta Ilo y con el que se pretende instalar una planta petroquímica.

Al respecto, el expresidente de Perupetro, Aurelio Ochoa, se pregunta: “En el caso del etanoducto ¿para qué vas a llevarlo 800 km al sur, hasta Ilo, si puedes procesarlo en Pisco? Es una cosa obvia pues, económicamente, el etanoducto es inviable”.

Sin embargo, aclara que los planes de construcción del etanoducto y el proyecto de ley para los gasoductos virtuales no corresponden a una intención del Estado de anular el Gasoducto Andino del Sur.

“La magnitud de lo que se transportaría por los gasoductos virtuales es de todas maneras bastante limitada pero sería el inicio del uso del gas natural y una forma de ir desarrollando el mercado, acostumbrando el mercado. En realidad, eso no resolverá el problema, solo se trata de una cosa complementaria”, señala.

La parlamentaria Verónika Mendoza advierte que el proyecto para la construcción del etanoducto de Pisco a Ilo se pretendió aprobar sin mayor debate en el Congreso, “pero finalmente se evitó la aprobación inmediata y se logró abrir el debate”, destaca.

Asimismo, Mendoza señala que distintos especialistas coinciden en que este proyecto es económicamente inviable y además no cuenta con un sustento técnico correspondiente el cual hasta ahora el Ejecutivo no les hace llegar.

En cuanto al proyecto de “masificación” del gas natural a través de camiones cisterna en las zonas altoandinas, Mendoza declara que es una buena iniciativa por parte del gobierno pero no es suficiente.

Señala que este proyecto está subvencionado por el Estado a través del Fondo de Inclusión Social Energético (FISE), por lo tanto no será sostenible en el tiempo y que por ello es necesaria la construcción del Gasoducto Andino del Sur.


Laura Grados Lozano
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

1.21888685226