Fujimorismo sin brújula

Dos ciudadanos comentaban junto a un quiosco de periódicos que, por fin, el parlamento se volvía ágil y presto para resolver la conducta bochornosa de uno de sus integrantes, Martha Chávez. Una sola sesión y una efectiva sanción de 120 días de suspensión sin goce de haber. Esto último equivale a por lo menos unos 45 mil soles.

 

| 07 agosto 2011 12:08 AM | Especial | 869 Lecturas
Enfoque
869

La congresista desbocada hacía poco interrumpió el juramento de otra colega espetándole que vaya a pasear a su burro. Luego, en su juramento invocó el nombre del preso Fujimori (25 años de condena) y finalmente se desgañitó gritando en el parlamento durante 45 minutos mientras el Presidente Ollanta Humala pronunciaba su discurso en una sesión solemnne. Para coronar esta demente y vocinglera conducta declaró que el nuevo presidente, Ollanta Humala, era un gobernante de facto. Era la única persona en el país y en el mundo que sostiene tamaña estupidez.

La mayoría de peruanos, por supuesto que han rechazado la conducta de la señora Chávez. No han faltado opiniones, muy pocas, que la justifiquen. Algunas aduciendo efectos de la menopausia o íntimos conflictos matrimoniales. Pero el papelón ya está hecho y, no muy a gusto, la bancada fujimorista ha sido arrastrada a cerrar filas políticamente. Y aquí viene el asunto. ¿Quién dirige a este movimiento fujimorista?, ¿Keiko o Chávez? ¿Cuál es el futuro de fujimorismo?, ¿Cuáles son los planteamientos y soluciones que ofrecen como la primera fuerza de oposición?

Indudablemente que la gritería de Martha Chávez no puede sustituir los planteamientos políticos, en tanto el gobierno decretó un aumento del salario mínimo, perfila sus programas sociales y trata de aprovechar nuestros recursos naturales, como el gas de Camisea, en beneficio nacional. El contraste es evidente.

Así, las cosas se van complicando para el fujimorismo, carente de una táctica racional y de un liderazgo efectivo. Si a esto se suma la edad y los achaques de su fundador preso en la Diroes, el cuadro se presenta bastante gris.

El fujimorismo tiene que reorientarse, tratar de recomponerse después de la derrota, reorganizar sus filas que nunca sumaron más de un 20% del electorado y que tal vez a estas alturas se hayan contraído mucho más. Es muy posible que el número de su bancada ya no corresponda con la realidad y que la actitud vocinglera e irracional de Martha Chávez contribuya a debilitar las bases de su movimiento.

El fujimorismo tiene la experiencia fresca de un proceso electoral en el que “escondió” a estas impresentables mujeres como Chávez, Salgado y alguna otra. Pero en fin, ese problema lo resolverán los mismos fujimoristas. Allá ellos si quieren diluirse y desbarrancarse y, si muchos sectores populares se les apartan, será para mejoría y saneamiento del proceso político nacional.

José Carlos Vértiz
Colaborador


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Espere...
0.54146695137