Fue un hombre de lucha y principios

Desde que lo conoció en el ex Panóptico (penitenciaría), hace 65 años, cuando ambos purgaban prisión por su militancia aprista, David Tejada de Rivero reafirma las expresiones de quienes conocieron de cerca a Armando Villanueva del Campo, en el sentido que fue un hombre de lucha, fiel a sus ideas y con un comportamiento político ético.

| 21 abril 2013 12:04 AM | Especial | 2.6k Lecturas
Fue un hombre de lucha y principios
(a) Armando Villanueva (b) David Tejada de Rivero.
Reafirma David Tejada de Rivero, antiguo compañero de luchas de don Armando Villanueva y abuelo del presidente de la Megacomisión, Sergio Tejada.
2602

“Por eso se fue sin fortuna, en la misma casa de hace años, con el mismo automóvil de siempre, muebles antiguos y se sostenía vendiendo huacos que le regalaron varios amigos. Para él, la plata nunca llegó sola”.

Después de mencionar las luchas de sus padres, quienes fueron fundadores del partido aprista en Arequipa, de su propia militancia desde el colegio cuando pintaba paredes callejeras con lemas contra la dictadura de Óscar R. Benavides, el exministro de Salud del primer gobierno de Alan García recordó las veces que estuvo preso.

PRESO A LOS 18
“La primera vez fue cuando era estudiante del colegio Angloamericano (después San Andrés) en que me retuvieron en la comisaría de Petit Thouars y tuvo que ir mi abuelo materno a abogar por mi libertad para después decirme ‘haz las cosas bien’”.

Años después fue apresado por participar a los 18 años en la revolución del 3 de octubre de 1948 y fue acusado por delito de rebelión. Después de estar escondido y haber sido elegido dirigente de la Federación Universitaria de San Marcos y siendo hijo único “mi madre me buscó y me dijo ‘soy madre espartana, prefiero un hijo muerto con un escudo, que sin pelear’” y fue llevado primero a la Sexta Comisaría y de ahí al Panóptico”.

Fue en esa oportunidad en que conoció a Villanueva del Campo. “También estaba Ramiro Prialé y el doctor Colina, a quien ya conocía y del que aprendí mucho. Armando se levantaba temprano y después de asearse se dedicaba a leer toda clase de libros, mientras paseaba por el patio. Los diez meses que permanecí ahí no sufrí nada, fue una inversión intelectual y espiritual, creo que para todos.”

VALORES ÉTICOS
Precisa que Villanueva, con quien conversó hasta hace pocas semanas, aparte de dedicarse a la lectura en el penal, también dictaba clases a los detenidos y participaba en reuniones políticas.

“Desarrolló valores éticos con el ideal que nos acompaña de entrar a la política no para tener dinero o buscar cargos, sino para luchar por una sociedad con libertad, democracia e igualdad, aun a riesgo de la vida”.

El medico que el año pasado recibió una condecoración especial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) por su contribución a la mejora de la salud en el mundo, recuerda que su padre, quien purgó prisión y deportaciones por ser aprista, se desilusionó del partido y se volvio antiaprista, fundando y siendo el primer presidente del Partido Socialista Revolucionario (PSR), cargo que tiene ahora su hijo David, mientras que su madre Luisa permaneció en el partido hasta el final de su vida. “Sin embargo en casa se respetaron las opiniones y nunca hubo discusiones, porque había lo que es democracia”.

ABUELO
A los 83 años, don David, quien siguió y continúa con sus estudios de Ciencias Políticas, se considera un aprista de centro izquierda y se identifica con la expresión de Platon “la política es el arte de lograr consensos para el bien común”.

Asimismo, acaba de lanzar una propuesta a sus compañeros de partido para la realización de un congreso ideológico de reactualización “frente a los cambios que suceden en el mundo, por ejemplo ya el imperialismo no es de un solo país, sino de las transnacionales y ahora está asociado al narcotráfico”.

“Tenemos que luchar para llegar a una sociedad con participación ciudadana y sin ninguna discriminación para impedir que surjan los tiranos, lograr un partido sin dueños ni grupos de poder y con renovación dirigencial con valores éticos y morales”, plantea.

Para su nieto Sergio Tejada, presidente de la Megacomision que investiga los presuntos delitos de corrupción cometidos durante el último gobierno de Alan García, tiene palabras elogiosas: “Tiene todo nuestro apoyo moral porque se comporta excelentemente, es sereno y no se exalta, actúa muy bien”.


Denis Merino
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

1.2110850811