Evitemos que los niños vean barbarie

Las corridas de toros, a la que calificaron como cultura de muerte, causan traumas emocionales a la niñez por lo que deben ser prohibidas en nuestro país siguiendo el ejemplo de otras naciones, expresaron profesionales de diversas especialidades.

| 17 marzo 2012 12:03 AM | Especial | 4.9k Lecturas
Evitemos que los niños vean barbarie
Exigen prohibir asistencia de niños a corridas de toros

Más datos

En España.
Una noticia aparecida en el diario El Mundo informa que en el 2010 durante la Feria de San Isidro, en Las Ventas de Madrid, el torero Julio Aparicio sufrió una cornada. El relato señala: “Muleteaba con la mano izquierda, iniciaba una tanda por la mano izquierda cuando el toro le ha quitado los pies con los cuartos traseros. Aparicio ha hecho por levantarse en la misma cara. Ha gateado como hacia atrás con angustia y el toro le ha pegado una cornada en el cuello que le ha atravesado como si le colgaran de un gancho. La sangre ha brotado a borbotones. El pitón le ha salido por la boca. No lo ha matado de milagro”.
4934

Fue durante la conferencia “Protección de la infancia, animales y sociedad”, organizada por la institución Perú Antitaurino, en el auditorio de la Derrama Magisterial, en la que participó la abogada española Anna Mullá Arribas, Master en Derecho Animal y Sociedad, quien en el congreso español logró la abolición hace dos años de las corridas de toros en Cataluña.

La activista viaja por el mundo creando conciencia sobre el significado para las sociedades del daño que causa, particularmente en la niñez, la violencia existente contra los animales, particularmente las corridas de toros. “Mi interés es que se den cuenta que es una cuestión ética respetar la vida de los más frágiles”, dijo.

“En España primero se logró que se prohíba la entrada de menores de 18 años a corridas de toros, eso fue un gran paso, después vino la abolición en algunas comunidades. Los congresistas se dieron cuenta que estos espectáculos exaltan la violencia, originan un sufrimiento atroz en los toros y el vitorear al torero fomenta el desprecio a los animales”, precisó.

Mullá recordó que a los seis años la condujeron a una corrida de toros y que fue tal el sufrimiento que experimentó, que lloró mucho pensando en por qué los asistentes no hacían nada por impedir esa masacre y más bien aplaudían. Sus padres tuvieron que engañarle que se trataba de un toro de cartón, pero nunca más la llevaron a un espectáculo similar. “Creo que de ahí nace mi lucha por la defensa tanto de la niñez como de los animales”, dijo.

Su dedicación a la causa que defiende le impidió tener hijos, “porque no hubiera podido dedicarme de lleno en lo que creo”. Actualmente preside, además, la Asociación de Defensa Integral de los Niños de Cataluña y la Comisión de Protección al Derecho de los Animales del Colegio de Abogados de Barcelona.

“El niño necesita modelos de conducta con qué identificarse y la tauromaquia, que infringe convenios internacionales sobre derechos de la niñez, por el contrario, los puede conducir a actos contrarios a la bondad con los más débiles, a la solidaridad y al respeto a los demás. Diversos estudios han comprobado que niños que ven corridas de toros son más agresivos que los que no las ven”, remarcó.

Infancia sin violencia
Según la especialista, para tener un mundo mejor es necesario lograr una infancia sin violencia y espectáculos, donde se agreden a los animales, porque van contra la integridad física, sicológica y emocional de los niños y son contrarios a los valores de la paz.

También señaló que la tauromaquia debe ser incluida en la Organización Internacional del Trabajo (OIT) como una de las peores formas de maltrato laboral, sobre todo cuando se hace participe a niños toreros. “Porque también se arriesga la vida de los humanos. Se han visto casos de pequeños corneados”, indicó.

En otra parte de su discurso refirió que tanto la Constitución Política del Perú como los códigos de otros países tienen capítulos dedicados a la protección de los niños y adolescentes, teniendo en cuenta que son más vulnerables que los adultos. Puntualizó que “la tradición no puede justificar situaciones de crueldad”.

“Se cuida a la niñez de programas televisivos, cinematográficos, juegos de azar y electrónicos que son ficción, pero no de cosas reales y directas como las corridas de toros. No se tiene en cuenta que ver violencia les crea efectos traumáticos, fracturas psíquicas y perturbación de los valores al ver las heridas, la agonía y la muerte del animal, además de originar el desprecio a otros animales como perros, gatos, etc.”, indicó.

La activista tuvo palabras de elogio para el Exdecano del Colegio de Abogados de Lima, José Antonio Ñique de la Puente, quien en diciembre del 2010 mediante un comunicado exigió a las autoridades la prohibición de menores a las corridas de toros “en aras de protegerlos de posibles daños psicológicos provocados por actos violentos y situaciones que puedan confundirlos y afectar su normal e integral desarrollo”.

También mencionó a España, Portugal, Francia y Ecuador como los países que prohibieron la trasmisión de corridas de toros por televisión en horarios accesibles a menores.



Costumbre cruel
Por su parte, Ana María Watson presidenta del Grupo de Iniciativa Nacional por los Derechos del Niño (GIN), que reúne a 42 instituciones, sostuvo que lamentablemente el crecimiento económico que vive el país no va de la mano con el proceso evolutivo de la sociedad por lo que subsisten costumbres crueles como las corridas de toros.

“Lo primero que debe hacer el Estado es impedir que los menores asistan a las plazas de toros. Pretendemos que la gente reflexione sobre el dolor de los toros cuando les clavan las terribles banderillas, que se pongan en su lugar”, remarcó.

De igual forma, el psicólogo de la Universidad Católica Diego Polo Chávez dijo que no ve la diferencia en que los niños que van a espectáculos de matanzas puedan ingresar a discotecas donde hay gente que se droga, tengan videojuegos violentos o que se les castigue por golpear a sus compañeritos del nido.

“Los niños deben estar protegidos por sus padres y el Estado, lo que no sucede cuando se les permite entrar a plazas de toros. Acaso no es lo mismo ver como matan a un animal, que pedir la pena de muerte para los humanos? Estamos enseñando que el que tiene poder puede agredir, se muestra la matanza a un ser vivo y todavía se celebra y después nos sorprendemos con el bullyng”, dijo.

Al hacer uso de la palabra, el congresista Julio Rosas, de la Comisión de Justicia y Derechos Humanos del Congreso, informó que ha presentado el proyecto de ley 546 que prohíbe el ingreso de menores a las plazas de toros, que espera sea respaldado por la mayoría de sus colegas, “hasta ahora son más de 30 los que están de acuerdo”.

El parlamentario precisó que no todo lo que se considera cultura, como las corridas de toros, es bueno sino que se trata de costumbres negativas que van contra la escala de valores del ser humano. “Sé que varios empresarios pretenden frenar este proyecto”, puntualizó.

Finalmente, la profesora Diana Alejo, directora académica de Perú Antitaurino, explicó la importancia de desarrollar un país sin violencia en lo que están unidos ecologistas, abogados y animalistas.

“Como docente conozco la influencia negativa de las corridas de toros en los niños y como les crea desordenes en su conducta y los vuelve insensibles frente a los demás. Un estudio revela que los asistentes a estos espectáculos son sadomasoquistas y eso no queremos para nuestra niñez”, remarcó.

Finalmente dijo que un estudio del FBI dio cuenta que 60 por ciento de criminales fueron testigos en su niñez de maltratos a animales. “Todo esto y la encuesta que demuestra que 66% de peruanos piden la abolición de las corridas, debe primar para que este espectáculo sea desterrado de las costumbres peruanas”, indicó.

Lo que sienten los niños
Perú Antitaurino, en su campaña Infancia sin Violencia que desarrolla en diversas ciudades del Perú y del mundo, gracias al apoyo de la Fundación suiza Franz Weber, recogió opiniones de infantes sobre las corridas de toros.

Un pequeño dijo “no quiero que maten al torito” mientras que una niña de 13 años de Ayabaca-Piura señaló: “Nosotros como humanos no tenemos corazón para quitar la vida a un animal tan inocente como es la vida de un toro que no nos ha hecho absolutamente nada”. Otra niña de 12 años también de Ayabaca señaló “las corridas de toros están muy mal porque ellos son animales inocentes”.

Un niño de 10 años de Huaraz reflexionó “pienso que las corridas de toros es una forma de violación a los animales, es una explotación. Yo pienso que no debería haber eso porque ¿qué motivo hay para matarse entre ellos? está muy mal. Sugiero a los toreros que dejen de hacer sus tonterías y concéntrense en otra cosa que va a beneficiar al mundo, justo ahora que esta a punto de acabarse nuestra naturaleza”.

De otro lado, el psicólogo francés Joel Lequesne escribió: “Las corridas de toros son la negación de lo que el niño entiende como un valor. En el niño la capacidad de sentir empatía no se limita solamente a los seres humanos, sino que esta emoción la puede sentir también por un animal”.

Últimas corridas sangrientas en Perú
Según una información de canal 7, el 5 de mayo del 2011, durante una corrida de toros organizada en Ayacucho, se registraron varios heridos. En el video se observan varios menores de edad en el ruedo expuestos a un grave peligro para su integridad física. Panamericana Televisión refirió “el 5 de agosto del 2011 la localidad de Huánuco organizó una corrida de toros que dejó más de siete heridos. Según la prensa, se trató de una sangrienta corrida de toros”.

Una noticia en la web de Gato Encerrado da cuenta de otro hecho de sangre en la Feria de Matara, en Cajamarca, “el 13 de agosto del 2011 antes de entrar en el ruedo un toro escapa del camión hiriendo de gravedad a dos personas que estaban ingresando a la plaza como espectadores”. “Una mujer que llevaba a su hijo pequeño pudo salvarse porque una persona se interpuso en el camino del toro, recibiendo él las cornadas”, informó el portal.

Otro informe de América Televisión informa que el 25 de enero del 2012 fueron 15 las personas heridas en la tradicional corrida de toros organizada en Chumbivilcas, Cuzco.


Denis Merino
Redacción

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD