Escribió a mano el Quijote en dos años

El inmenso cariño que sentía por su hijo Carlos Dargent Chamot, exalcalde de Surco, sumado a la admiración por la gran obra de Miguel de Cervantes Saavedra, inspiraron a don Eduardo Dargent Ávalos a los 74 años a copiar a mano, con letra clara y elegante, el texto completo de “El Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha”, es decir 703 paginas en dos tomos. El manuscrito le tomó dos años a don Eduardo.

| 16 setiembre 2012 12:09 AM | Especial | 1.6k Lecturas
Escribió a mano el Quijote en dos años
Tremenda faena de un hombre amoroso.
POR AMOR A SU HIJO
1627

Este admirable trabajo, finamente empastado se exhibe en la exposición “Museo de Quijote”, del historiador Juan Fernández Valle, en el Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú de Pueblo Libre.

Otro dato que causa sorpresa es conocer que el Perú tiene el merito de ser el segundo país del mundo, después de España, donde en 1607 se efectuó una representación teatral de Don Quijote. Fue en Ayacucho, a solo dos años de su primera edición en Madrid en 1605.

Una demostración del impacto que la obra suscito en todo el mundo lo demuestra la colección de Fernández en la que se aprecian estatuas e imágenes del Quijote de todos los tamaños, dibujos, acuarelas, discos, afiches de películas, dedales, llaveros, joyas, solaperos, adornos, textiles, monedas, platos, cofres, encendedores, ceniceros, llaveros, naipes, máscaras, monederos, broches, polos, tarjeteros, marcadores de página, imanes, monedas, billetes y estampillas de varios países en diferentes materiales y de diversas épocas.

Entre las curiosidades se aprecia una chapa de Coca Cola con la imagen ecuestre de Don Quijote y Sancho, que formaba parte de un álbum promocionado por la empresa gaseosa en Argentina en los setenta.

En cuanto a las ediciones, las hay de los siglos XIX y XX y están compuestas algunas por miniaturas y otras por textos infantiles, revistas, reproducciones de documentos, mapas, folletos, afiches y grabados.

UNA VIEJA PASIÓN
“Todo recolectado en el Perú y en lugares cervantinos de España como Alcalá de Henares, El Toboso, Argamasilla de Alba y de otros países, esto nos permite una nueva forma de ver y entender a Don Quijote y notar el impacto social que esta obra tuvo en el mundo hispanoamericano”, refiere Fernández.

El historiador y escritor, que dedica gran parte de su tiempo a coleccionar bienes y objetos artísticos y utilitarios relacionados con el libro de Cervantes Saavedra, señala que su afición se inició cuando de niño recibió de sus padres una edición infantil de Don Quijote la que le gustó tanto que lo motivó a indagar mayores datos sobre el autor y su obra y buscar libros y objetos curiosos inspirados en Don Quijote por muchos años.

“Don Quijote es para la gran mayoría, el gran conocido desconocido, casi todo el mundo ha oído hablar de él pero muchos no saben nada ya que debe ser difícil leer los dos tomos completos, algunos creen que fue un personaje histórico, un caballero andante, sin saber que la intención de Cervantes fue burlarse de antiguos libros de caballería que exaltaban la figura del mítico caballero que jamás existió.”

Para Fernández, el propio Cervantes jugaba en su novela presentando a Don Quijote como una persona real de la cual habrían escrito supuestos autores anteriores a él y donde hasta el mismo Cervantes era un personaje en el libro.

UN MONUMENTO
“Esta novela, que pudo ser una más entre las que se publican a través del tiempo, es todo un monumento literario que ha trascendido hasta nuestros días, por algo es el segundo libro mas traducido después de la Biblia y en la que se utilizan técnicas narrativas que hoy son muy utilizadas.”

“De alguna manera la iconografía sobre el personaje ayudo a construir una imagen de él y hasta quien jamás leyó la novela, sabe que ‘era’ un hombre mayor, delgado, que se había vuelto loco por leer libros de caballería, que se creía caballero, que se había enamorado de una tal Dulcinea, y que andaba con su armadura y lanza subido sobre su Rocinante, buscando hacer el bien, acompañado por su fiel escudero Sancho Panza.”

Finalmente reflexiona: “Así como estos objetos se han inspirado en Don Quijote es de desear que los mismos inspiren a leer y a conocer a Don Quijote en esta época en la que el consumismo y el materialismo obligan a ser Sanchos, es necesario no dejar de soñar y luchar por las causas que se crean justas como Don Quijote.”


Denis Merino
Redacción

Loading...


En este artículo: | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD