Enseñanzas para aprender a mentir

¿Cómo puede alguien mentir cuatro veces en una frase de 17 palabras?

Así: “Con razón el diario chicha de los Belaunde Lossio y los Humala me insultaba de tal manera” (Alan García Pérez, 4 de noviembre de 2014)

| 06 noviembre 2014 09:11 PM | Especial | 1.5k Lecturas
Enseñanzas para aprender a mentir
Enseñanzas para aprender a mentir
1503

Veamos el detalle: presentan en televisión unos mails que generan una presunta acusación contra Martín Belaunde Lossio por interceder ante parlamentarios para acelerar la aprobación de determinadas obras públicas (en su mayoría sin ningún resultado), y el ego colosal desprende “con razón… me insultaban”.

¿Qué tiene que ver una cosa con la otra? Porque Martín y otros querían que se aprobaran las obras del Estadio Elías Aguirre en Chiclayo, este diario… se refería a AGP. A este director de postgrado, lo hubieran desaprobado en el colegio en el más elemental curso de lógica. ¿O cree que los demás son los idiotas?

Caso 2: nosotros el “diario chicha”; sí pues, y él es el Andrade de la dictadura de Humala. Pero, nada que ver. Los chicha eran periódicos ad-hoc creados para un fin político, sucio fin, pero no órganos de cierta trayectoria. Y los personajes atacados de todos lados tenían muy débiles defensas en el contexto de la época. En cambio el ego es el engreído de la gran concentración, y todavía se queja.

En los últimos meses se inventó una “La Primera”, con dinero aprista, presumiblemente de la Universidad San Martín, que le paga sus caprichos al grandote. Ese diario tenía un fin: suplantarnos, y modificar nuestra línea política. Ese diario es chichesco, si se le puede llamar así, y su finalidad es estar colgado en los kioscos aunque no se venda.

Una “La Primera” pro García es algo muy original. Sobre todo en tiempos de megacomisiones y precampaña electoral. Entre tanto nosotros ya hemos cumplido siete años de existencia continua, tenemos un público y representamos una posición, no de ahora sino de siempre, dentro de la prensa nacional.

Caso 3: que este periódico es de los Belaunde Lossio (Martín se retiró el 2010, de toda responsabilidad en el diario, lo que todos saben) y de los Humala, que nunca tuvieron participación en su propiedad, gestión o línea periodística. Claro que aquí podríamos hablar de Página Libre, para saber cómo se crea un periódico desde el poder. Nosotros, hoy Diario Uno, nacimos en la oposición y no del Estado, y no respondemos ante nadie por lo que publicamos.

Caso 4: y, pobre de mí, “me insultaban”. Claro, le demostramos públicamente que se había inventado una vida académica que nunca tuvo, cuando estuvo cien por ciento dedicado a la política, tal vez creyendo que todo lo podía hacer simplemente por usurpación, y de paso justificando su vida muelle por sobrepagos o superpagos de la universidad, que le dio una categoría para la que no tenía los requisitos.

¿Dónde está el insulto?, ¿en ponerlo al descubierto?, ¿en haberle conseguido una nueva chapa de Dr. Bamba, que tan bien le encaja?.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo:


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital