El proyecto Olmos puede convertirse en una gran estafa

Antes que salga el chupo, el presidente del Comité de promoción de la Subasta de Tierras Fernando Cillóniz, y el gerente general del Proyecto Especial Olmos Tinajones (PEOT), Francisco Gayoso, advirtieron que es muy probable que la venta de tierras que se realizará mañana, 9 de diciembre, para asignar 51 lotes en una extensión de 38 mil hectáreas (alrededor de 745 Has., por lote), derive en una segunda subasta a falta de suficientes postores para la compra.

 

| 08 diciembre 2011 12:12 AM | Especial | 5.7k Lecturas
El proyecto Olmos puede convertirse en una gran estafa
(2) Yehude Simon, dirigió las negociaciones con los brasileños. (3) Ingeniero Armando Orosco, una larga lucha por Olmos.
5781

Luego de haberse anunciado la existencia inicial de 180 postores, que el señor Cillóniz fue a buscar a lugares tan distantes como Emiratos Árabes, Dubai, Kuwait, Colombia y Chile, que luego se redujo a una lista de 35, más tarde a 26 y ahora sólo a diez (nueve peruanos y un extranjero), Gayoso ha anotado que si no se produce el milagro de que cada postor compre un promedio entre cuatro y cinco lotes, que representan unas 3 mil 800 hectáreas por comprador, la alternativa será una nueva convocatoria. Y todos felices.

No tiene el mismo optimismo el Ing. Armando Orosco Quiñones, exdecano del Colegio de Ingenieros de Lambayeque (1985-1987) y diez años presidente de la Comisión de Defensa del Proyecto Olmos del Colegio de Ingenieros de Lambayeque. 

- Se está haciendo una subasta en tierras que no tienen titulación adecuada, que se encuentran en disputa con comunidades y que están ocupadas. Asimismo no tienen garantizadas la cantidad apropiada de agua que necesitan y no se sabe cuando realmente estarán habilitadas las conexiones del proyecto. Finalmente, no son las mejores tierras del proyecto de acuerdo a lo que fueron todo los estudios realizados. En verdad, son tierras no estudiadas, que están fuera del área de mayor potencial, identificada por la misión rusa que trabajó en el país y los ingenieros nacionales, que es donde se encuentran las 1,200 Has., que obtuvieron como si fuera eriazos el actual ministro Calliaux y su socio Cillóniz Benavides, actual conductor de la subasta.

El ingeniero Orosco Quiñones piensa que la subasta que se ha anunciado tiene ribetes de estafa:

- El área de Olmos comprende unas 800 mil hectáreas con buena capacidad agrícola. Cuando se diseñó el actual proyecto se calculó incorporar unas 200 mil hectáreas a producción. Los estudios de la misión rusa condujeron a escoger 86 mil hectáreas como las mejores, sobre las cuales se levantaron estudios de desarrollo agrícola (planes de cultivo y riego) y diversas obras de preparación del terreno. Nadie explica porqué las autoridades regionales y nacionales ignoraron estos estudios.

- ¿Qué es entonces lo que hicieron con el proyecto? 
- Lo cambiaron. Definieron en el mapa un polígono de 40 mil hectáreas, dentro del cual hay 2 mil hectáreas para la comunidad de Santo Domingo de Olmos, a la que en realidad van a despojarlas de la mayoría de sus tierras, sin que de por medio haya habido un proceso de expropiación y resarcimiento.

-¿Cuántas personas viven actualmente en Olmos?
- Son unos 30 mil habitantes, en todo el distrito.

-¿Cuál es el problema con la comunidad?
- Son tierras que han sido puestas a remate sin ningún trámite previo con los actuales posesionarios y la comunidad que es la dueña. El Proyecto (PEOT) ha inscrito estas tierras en los registros públicos de Lambayeque sin ninguna consulta. Los comuneros habitan el área y son gran cantidad de personas. Y, por supuesto, no quieren salir.

-El proyecto no ha negociado con ellos…
- Nada, han optado por hostilizarlos. Les destruyen parte de la casa, les malogran la noria, no los dejan vivir ni trabajar.

La subasta
El polígono a subastar ocupa 38 mil hectáreas de las 40 mil que, se supone, recibirán el agua del proyecto a través del tiempo. Se calcula que el flujo hídrico estará llegando en dos o tres años, pero se irá entregando por etapas. De acuerdo con la CAF, se establece que la experiencia internacional indica que cada año se podrán incorporar no más de 2 mil 500 hectáreas. Esto significaría más de 15 años para que todo el área que se está subastando en estos días pueda disponer de abastecimiento de agua. 

- Aquí está la primera estafa, anota el ingeniero Orosco, están rematando toda la tierra, pero no hay un cronograma sobre los plazos en que habrá agua para la producción. Tome nota de esto: el contrato no indica fechas, por lo tanto no hay compromiso firme de los subastadores con los compradores.

La consultora japonesa Nippon Koei que ha trabajado en las tierras de Olmos con la seriedad que requiere una inversión de envergadura sostiene que el flujo de agua que se puede asegurar con el tamaño y las características de la obra que ha sido realizada por Odebrecht de Brasil, tan sólo alcanza a 25 mil hectáreas. 

- Significa que están ofreciendo tierras agrícolas que probablemente no alcancen a tener agua o la tendrán de manera insuficiente, concluye el Ing. Orosco.

Nippon Koei
La consultora japonesa intervino en un estudio sobre captación y distribución de agua, cuando la primera fase del proyecto (el trasvase de aguas que incluye el túnel para pasar de un lado al otro de la cordillera la corriente del río Huancabamba) y la construcción del primer reservorio (Antes de echar el agua hacia la costa), ya estaba en pleno desarrollo. Los fondos de este estudio fueron pagados por el gobierno japonés por un monto de 2 millones de dólares.

La primera discrepancia entre Nippon Koei y Odebrecht, sobreviene sin embargo en torno a la propuesta de la consultora para entubar las aguas y hacerlas descender a presión lo que elevaría la producción energética, reduciría la pérdida de agua por evaporación, desperdicio y robo. Esto suponía un segundo reservorio en la parte de la caída para la distribución del recurso. La opción de la brasileña era en cambio lanzar el agua al río sin entubar incrementando su caudal antes de las canalizaciones, ahorrándose varias obras de ingeniería.

El efecto que se tiene por la opción Odebrecht es que se tendrá una producción mucho menos de electricidad y un menor servicio de agua para su distribución a la actividad agrícola.

Yehude
Nippon Koei realizó un minucioso estudio sobre el costo de la propuesta de desarrollo agrícola para 40 mil hectáreas y llegó a un estimado de 130 millones de dólares para la obra. Este planteamiento fue de conocimiento del gobierno regional, entonces presidido por Yehude Simon, que pidió a su vez otra cotización a la empresa H2Olmos, subsidiaria de Odebrecht.

En su informe H2Olmos calcula un costo de 220 millones de dólares, 90 millones más que los japoneses.

-¿Cómo fue que H2Olmos termina de ganador de la licitación?
- Ah, es que usted no conoce a Yehude Simon, asegura el Ing. Armando Orosco con sus años de vida entregados al proyecto Olmos. Lo que el presidente regional hizo fue una jugada magistral. Convocó a Nippon Koei y conversó sobre el costo de incorporar 112 mil hectáreas con riego para la agricultura. Nippon dijo que efectivamente podía hacerse e hizo un análisis de la posibilidad llegando a un costo de 300 millones de dólares.

-¿Qué pasó ahí?
- Que Yehude les pidió la propuesta por escrito para las 112 mil hectáreas. Luego sacó a concurso el proyecto por 38 mil hectáreas y nombró la comisión Málaga-Webb, que se encargó de calificar las alternativas. Pero lo que entregó de Nippon Koie no fue la 130 millones de dólares para 38 mil hectáreas, que era lo que se estaba concursando; sino la de 300 millones para una superficie mucho mayor. La comisión no observó este detalle que era como ponerles un cerro delante de los ojos y definió que entre los 200 millones de dólares de H2Olmos y los 300 millones de Nippon Koei, no había mucho que escoger y otorgó la buena pro a la subsidiaria de Odebrecht.

-¿Usted me está diciendo que Yehude Simon actuó de manera corrupta? 
- Yo lo que digo es que sólo cabían dos posibilidades: o el presidente regional era demasiado tonto o distraído y no se dio cuenta de que lo estaban llevando a favorecer a Odebrecht, o actuaba como usted dice.

-¿Este caso es público?
- Todo está en manos del juez, pero como ocurren las cosas en el país camina a marcha lenta mientras los actores de la corrupción se mantienen impunes.


Problemas de origen en el contrato con Odebrecht
1- No es un Contrato de Concesión porque es el Estado quien garantiza el pago por los trabajos a realizar. La Concesión implica que el concesionario asume los riesgos porque se autopaga mediante la explotación directa de la obra en su propio beneficio, y al término del contrato se devuelve la obra a título gratuito y en perfecto estado de funcionamiento al Estado..

2- Se ha terminado las obras del túnel y reservorio, pero no hay aún una forma de utilizar las aguas embalsadas, por la insuficiencia de obras. Como de acuerdo al contrato, Odebrecht debe ser remunerada por el agua que produce, todos los sobrecostos de las obras terminarán cargándose al precio del agua, a lo que se está añadiendo un sistema de financiamiento de la deuda que distribuye a través del tiempo los desembolsos generando un ingreso anual del orden de 26 millones de dólares para Odebrecht durante 15 años.

3- Este pago depende de que los usuarios compren los lotes en subasta y adquieran el agua del proyecto. Pero mientras la subasta sea un bluff como ahora parece, será el Estado el obligado a pagar a la empresa contratista.

3- La fase de trasvase de aguas que concluye en el reservorio Limón e incluye el túnel trasandino tuvo un costo inicial estimado en 112 millones de dólares, de los cuales la empresa contratista colocaría 35 millones y el Estado pondría 77 millones. Nadie sabe cómo, pero de 12 postores que había al momento de la convocatoria, finalmente quedó sólo uno: Odebrecht.

4- El contrato que se firmó en Palacio de gobierno entre Yehude Simon y Odebrecht, con el patrocinio del gobierno de Toledo, se hizo por una suma de 186 millones de dólares. Pero en la segunda firma en Túcume, Lambayeque, el monto había ascendido a 220 millones de dólares, bajo el argumento de que “no se había considerado el IGV”.

5- Fuera de toda duda, el contrato firmado en Palacio de Gobierno y luego inexplicablemente vuelto a firmar, es un contrato de irregulares beneficios para Odebrecht. Esto amerita una investigación del Parlamento Nacional y de la Contraloría General de la República.


Raúl Wiener
Unidad de Investigación


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

1.24750685692