El planeta amenazado

De continuar con el modelo económico actual que privilegia la extracción desmedida de recursos naturales, en 30 o 50 años podría suceder una catástrofe planetaria, predijeron especialistas de cuatro países en el Foro Público “Extractivismo en los Andes: ¿Hacia donde vamos?

| 21 mayo 2012 12:05 AM | Especial | 1.9k Lecturas
El planeta amenazado
EXPERTOS ADVIERTEN POSIBLE CATÁSTROFE EN 30 AÑOS
1908

Transiciones, postextractivismo y alternativas al extractivismo en los países andinos” que se desarrolló el pasado martes en un hotelmiraflorino. “Lamen-tablemente se vincula extractivismo con divisas sin tener en cuenta que los impactos y los costos asociados al extractivismo clásico como la minería y los hidrocarburos han llegado a un límite. Esto ha generado la búsqueda de nuevas alternativas”, precisó Eduardo Gudynas, representante del Centro Latino Americano de Ecología Social (Claes).

El especialista sostuvo que la presencia del Estado es importante para aplicar un modelo de desarrollo alternativo al extractivismo pero que muchos se retraen del control y regulación en sectores como el minero y el de hidrocarburos y por el contrario protegen a empresas de esos rubros.

UNA MALDICIÓN
Criticó asimismo los impuestos a las sobreganancias mineras por no ser una buena estrategia y dijo que lo más adecuado sería aplicar tributos escalonados a las ganancias.

Por su parte, Jorge Elbers representante del Centro Ecuatoriano de Derecho Ambiental (Ceda) expresó que tener recursos naturales está resultando una maldición para nuestros países, por la forma exagerada en que se extrae esa riqueza, sin pensar en el futuro. “Hay una crisis global, estamos destruyendo las bases de la vida en el planeta”.

“Debemos superar el extractivismo y marchar a una economía post petrolera. Nuestra Constitución del 2008 se refiere a la convivencia humana en armonía con la naturaleza así como a los derechos y el respeto a la Madre Tierra, sin embargo se pretende concesionar para fines petroleros un millón de hectáreas en territorios de pueblos indígenas donde viven los últimos pueblos en aislamiento voluntario dentro de un parque nacional, lo que ha causado serios problemas con los nativos principalmente con los Yasuni”.

El ecologista precisó que en esa zona existe una gran biodiversidad “sólo en una hectárea se han encontrado 664 especies de árboles y arbustos”. Refirió que actualmente existen 16 proyectos de minería en gran escala en la amazonía ecuatoriana “lo que crea impactos socio ambientales de gran magnitud”.

La boliviana Roxana Azeñas de la Liga de Defensa del Medio Ambiente (Lidema) recordó que desde los años 80 se dictaron medidas impuestas por regímenes neoliberales que privatizaron sectores estratégicos.



“Las empresas pagaban regalías de apenas 18 por ciento por llevarse el petróleo y sobre todo el gas y a veces ni eso, pero en el 2005 con el triunfo del Movimiento al Socialismo (MAS) del presidente Evo Morales se dio un quiebre y se recuperan los hidrocarburos y en el 2009 con una nueva Constitución se modifica el sistema fiscal lo que da lugar a un superávit después de años de déficit”, dijo.

“Lamentablemente ahora somos más extractivistas, no hay límites, lo que está creando un gran costo socio ambiental y fuertes problemas con las comunidades indígenas. Cada día se expanden más los cultivos de soya y ahora con permiso para transgénicos. Lo que nos queda es aprender la lección y poner límites al extractivismo, no seguir extrayendo recursos a la pachamama y alcanzar el post extractivismo”.



COSTOS AMBIENTALES
Tatiana Rodríguez, de la organización Censat (Agua viva, amigos de la Tierra), de Colombia, criticó duramente al gobierno de su país por declarar que el sector minero es una locomotora de utilidad pública. “Sin tener en cuenta los conflictos ambientales que originan, solo lo ven como un negocio rentable”.

“Si bien siempre ha existido la actividad minera, antes se hacía de forma artesanal pero no como ahora en gran escala y perjudicando a la agricultura y la ganadería. Por ejemplo la minería de carbón, que no es fundamental en la economía, contaminó tanto a las comunidades aledañas que se llegó al extremo de desalojar a la fuerza a los que vivían en esas zonas”.

Seguidamente sostuvo que se han entregado grandes tierras para la minería en tres cordilleras donde se desarrolla la agricultura afectando en gran parte los recursos hídricos.

“En Santander, que es la quinta ciudad de Colombia en la frontera con Venezuela, se perjudicará a dos millones y medio de personas que obtienen agua de esos páramos. Algo parecido sucede en Bucaramanga donde se produce el 20 por ciento de alimentos para Bogotá. Se otorgan grandes extensiones de terrenos por pequeñas regalías”.

Tatiana Rodríguez propugnó desarrollar “actividades que tengan en cuenta las costumbres y vocaciones de los campesinos, indígenas y afro-colombianos, principalmente con respeto por lo más importante que es la defensa del agua”.

EN EL PERÚ
El sociólogo Carlos Monge del RWI (Centro de Conocimiento) señaló que el sistema extractivo en el Perú es de larga data y mencionó los boom de la plata, el oro, nitratos, guano, caucho, algodón y pesca. “Hoy es en la minería, el petróleo y el gas”, apuntó.

Precisó que desde los 90 el ciclo extractivista se hizo más fuerte con la privatización de las empresas estatales y con las inversiones en minería, petróleo y gas además del sistema de cuotas para la pesca que nos está dejando sin pescado ni algas por la sobrepesca, la extracción forestal y la propuesta de concentración de tierras agrícolas en pocas manos.

“Tierras subsidiadas por el Estado al que le costaron 15 mil dólares la hectárea y las vende a siete mil y a precio aún más bajo si compran más”, según dijo.

“Con el actual gobierno hay continuidad de estas políticas con algunos matices como son la ley de consulta previa para las comunidades nativas y su reglamentación, la modificación de la tasa de regalías a las mineras, que se supuso sería de tres mil millones de soles pero que quedará en apenas 450 millones y la recuperación de una porción de gas del lote 88 para el país”.

Luego refirió que existe una gran desigualdad y exclusión creadas por el propio sistema político que origina crisis y conflictos en varios lugares del país contra proyectos mineros y energéticos, como Conga en Cajamarca y otros en Moquegua, Tacna, La Libertad, Ancash y Puno, este último contra la central hidroeléctrica de Inambari.


Denis Merino
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD