El país de los choros

Conforme usted trata de no saber, este país existe -más bien, son dos- caficha nuestro territorio y además, nos ha declarado la guerra a todos los que tratamos de vivir de nuestro duro esfuerzo laboral, legítimo, que le dicen.

| 14 agosto 2011 12:08 AM | Especial | 2.5k Lecturas
El país de los choros
OJO HUMANO

Más datos

La chorería lumpen, se ha salvajizado pues, además de extender eso que los cultos llaman “contagio social” a numerosos policías, jueces y cuidacanas.
2557
-.-

“El País de los Choros, Namber Guan”, es elegantón, de cuello y corbata, tiene como víctima preferencial, el Tesoro Público, o sea, todos nosotros y, difícilmente paga sus culpas, pasando piola y siendo a menudo premiado con el fajín ministerial, para no hablar de honores más rancios todavía.

Este “País”, se conforma con chorear grandes sumas mediante enjuagues y corruptelas de la más variada y creativa índole, amén de navegar en barco pirata con bandera de judoko, viviendo a lo rico y famoso, educando a su prole en caras universityes y constituyendo empresas en Gran Caymán, Islas Vírgenes, Singapur, o algún otro paraíso todavía no muy manyado, a fin de esconder adecuadamente sus latrocinios, oiga usted.

Este país, con sus distintos perfiles de época, existe desde los tiempos incarios - si no, de dónde el “ama sua”, pues- se consolidó durante la Colonia y ya, en la República, ha conocido y sigue disfrutando el status extraterritorial que entre nos, suele concederse a “las personas decentes”. Esas que siempre están en el ajo y sostienen que vivir fuera del Presupuesto, es “vivir en el error”.

-Por lo general, sus “habitantes”, suelen estar candidateando a algo y a veces, mi estimado, ganan, porque así es nuestro populorum.

Le encanta que le hagan el cuento. Y sigue siendo lo mismito, a lo largo de nuestra Historia.

El referido “país”, es una suerte de “parásitus gigantorum”, que convive con nuestra realidad y, salvo llevársela en paila, mientras los demás batallamos contra el hambre, no nos incomoda mucho más que se diga.

El “País de los Choros Námber Tú”, en cambio, es uno, que literalmente vive a la vuelta de cada esquina y ahora que se ha “modernizado”, no se conforma ya, con levantarnos el televisor, arrebatarnos el celu, secuestrar, o cogotearnos a la fámily. No, pues. Ahora, lisa y llanamente “la cosa es con máquina”, como se dice en el Llauca y pueden meternos plomo hasta en los zapatos, sin considerar que la víctima sea hombre, mujer, niño o anciano, o que el choreo en cuestión sea poco menos que el sueldo mínimo vital que ha prometido aumentarnos el tío Ollanta.

La chorería lumpen, se ha salvajizado pues, además de extender eso que los cultos llaman “contagio social” a numerosos policías, jueces y cuidacanas, con lo cual, queda dicho que de nada servirán los discursos y anuncios de “medidas extremas”, “mano dura”, o “reingeniería institucional”, que ya hemos escuchado durante los últimos cincuenta años, durante los cuales, como decía el inmortal M. M: “aquí no pasa nada”.

-Lo que sí pasa, es que cada día, a los habitantes del “País Normal”, por así llamarlo, nos resulta más difícil seguir viviendo en el marco de una cierta normalidad. Algo que nos permita chambear tranquilos, enviar a nuestros hijos al cole sin que su vida o su integridad corran riesgo, o le permita a nuestra ñorsa ir al mercado sin peligro de que cualquier miserable, le arranche el monedero o la lesione seriamente en caso de “oponer resistencia”, como suelen decir las autoridades tomberiles últimamente.

Y frente al expuesto estado de cosas, nuestras autoridades-de ayer y de hoy- sólo nos ofrecen huecos discursos y tambaleantes medidas que jamás dieron resultado positivo del cual se tenga memoria.

La corrupción también carcome a la policía, en el negociado de la gasolina, el rancho y “el presupuesto de inteligencia” que tan bien solía utilizar el tío Remigio, pero que ahora, sólo engorda ciertos bolsillos y nada más.

Y poner a los furrieles a patrullar, es como mandar a los boy scouts a poner orden en el Jirón Loreto, o enviar pichones de gato a pelear con tigres.

Ni siquiera resulta chistoso.

Hace muchos siglos, un famoso guerrero conocido como Alejandro Magno, que casi casi se come Europa entera, inventó el credo fundamental de todos los servicios de inteligencia (hablo de los que sí funcionan ¿ya?) del mundo. Esto es: ¿Quiénes son? ¿Cuántos son? ¿Dónde están? ¿Qué armas tienen? ¿Quiénes los apoyan? Y, finalmente: ¿Qué quieren?

-Si de verdad alguien desea combatir adecuadamente al “País de los Choros Námber Tú”, tiene que aplicar estos sabios principios, con ayuda de municipios, parroquias y organizaciones civiles, que contribuyan a elaborar un ineludible “Who is Who” de la chorería lúmpen. Sin dicho instrumento técnico-social, todo lo que se diga o se prometa hacer, es manualidad de adolescente garañón. Es decir: pura paja, compadrito.

Debiéramos recordar además, el pensamiento de otro célebre guerrero. Uno que existió hace más de mil años, se llamaba Tsun Tzu y ha merecido históricamente la chapa de “Padre de Todas las Estrategias”.

Él decía sabiamente: “quien pierda la población, perderá la guerra”.- Y así es. A la franca.

Si no se organiza de manera eficaz y en buena onda “Las Rondas Vecinales”, difícilmente se podrá combatir a este sañudo enemigo que viene causando tanta desgracia a nuestro pueblo.

Y algo que no hay que hacer, de ningún modo, es contratar a esos “expertos en seguridad”, cuyo último cachoso consejo a la ciudadanía, consistió en proclamar:”lo mejor, es no pasar por donde están los delincuentes”.

-En este, como en muchos otros casos, bastará con integrar un comité de gente honesta y valerosa, que se decida a actuar aplicando el sentido común, que lamentablemente siempre ha sido: ”el menos común de los sentidos”.

Y por último: No a Rospigliosi que es pura pica y despecho.

Sí a Basombrío que sabe lo que dice en materia de seguridad ciudadana.

Y por último, si no atan ni desatan, pregúntenme con confianza. Recuerden que más sabe El Diablo.


César Augusto Dávila
Crónica Viva

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Espere...