El lado antilaboral

¡Con que de eso se trataba! Tanto hablar de falta de liderazgo presidencial, de confianza, tramitología, etc., términos que podían significar cualquier cosa, para que al final los gremios empresariales terminen disparando hacia donde no se atrevían.

| 17 octubre 2014 04:10 PM | Especial | 2k Lecturas
El lado antilaboral
El lado antilaboral
Por: Raúl Wiener
2099

Claro, si el país está creciendo a menos del 3% debe ser porque a los trabajadores tenemos que pagarles un mínimo de 750 soles, otorgarles un mes de vacaciones pagas, cancelarles dos gratificaciones por año y cuando los despedimos arbitrariamente tenemos que indemnizarlos.

Los trabajadores han creado la crisis. Y si queremos que haya confianza tenemos que eliminar todos estos “costos laborales” que afectan al capital. Van a ver que cuando las empresas decidan pagar el mínimo que les parezca, las vacaciones queden mochadas a una semana, las gratificaciones queden como recuerdo y los despidos sean gratis, la confianza va a volver al tope y volveremos a crecer sobre 6%.

En junio nos dijeron más o menos lo mismo acerca del efecto benefactor que traería una mayor flexibilidad y vista gorda ambiental, o la condonación de viejas deudas o la reducción de muchos controles, entre ello los de seguridad. Las empresas a través de sus estudios de abogados asesoraron este banquete.

Pero ¿confianza’, ¿inversión?, nada de nada. El ministro Alonso Segura ha dicho que esas medidas fracasaron, pero ya se quedaron ahí. Igual pasaría con las laborales, sin duda, pero si se aprueban significarían que casi 15 años de negociaciones entre organizaciones sindicales y patronales, para devolver parte de los derechos que arrasó el fujimorismo, quedarían en nada, convertidos en una farsa.

En verdad se está usando “el fin del ciclo de crecimiento” para conseguir ventajas a los capitalistas, sin ninguna garantía de que éstos devuelvan el gesto en inversión. La razón es simple: la crisis actual es claramente de la demanda que en el Perú depende del exterior. Como nuestros mercados se han debilitado, las empresas refrenan sus planes de inversión.

Eso nada tiene que ver con los falsos “costos laborales”, que si existieran han estado allí cuando la economía crecía y a nadie lo desanimaba para seguir invirtiendo.

Y precisamente es en este punto que se llega a la cuestión del liderazgo. Para los que han levantado el pliego antilaboral, el Presidente está listito para que los señores del dinero le saquen cualquier cosa. Primero lo hicieron depender del “crecimiento” y le dijeron que el modelo no se caía si mantenía la disciplina.

Bueno, este año se cayó y el Presidente no tuvo cómo explicarse lo que estaba sucediendo y encima Castilla empezó a hacer maletas mientras le dejaba a su suplente para pasar el período de las vacas flacas. Ahora lo están llevando de la mano a radicalizar la contrarreforma laboral que empezó Fujimori y no se atrevió a llevar hasta las últimas consecuencias, como tampoco lo hicieron Toledo y García. ¿Será Humala el que se registre en la historia como el peor enemigo de los trabajadores.

Raúl Wiener


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital