El euro al borde del colapso

A veces los verdugos buscan que las víctimas sean sus propios victimarios. Tal vez sea esa la manera de expiar sus crímenes. Es lo que parece ocurrir con los responsables de la recesión europea, que han llevado al colapso económico a países como Grecia, España, Portugal e Italia, algunos de los cuales se jactaban de su pertenencia al primer mundo, boyante e industrializado.

| 23 mayo 2012 12:05 AM | Especial | 1.6k Lecturas
El euro al borde del colapso
CALLEJÓN SIN SALIDA. A medida que se acelera la crisis económica en Europa crecen las voces que señalan que está llegando a su fin la moneda común.

Más datos

El responsable de la taquicardia de los banqueros es Alexis Tsipras, líder de la Coalición de Izquierda Radical (Syriza), con su propuesta de mantener a Grecia en el euro a cambio de una sustancial ampliación de los plazos de devolución de créditos. El otro camino es la salida del euro.
1664

Pero bastó que el pueblo griego le dijera no a los responsables del ajuste para que las voces de los líderes europeos clamaran por respetar los acuerdos que llevaron al país a la más grave crisis de su historia. El temor al colapso del euro se hizo evidente. Desde la alemana Angela Merkel hasta el español Mariano Rajoy pidieron que los helenos cumplan sus compromisos y se pongan la soga al cuello.

COLAPSO
La última de esas voces fue la del primer ministro británico, David Cameron, quien advirtió que la moneda única europea se enfrenta a un colapso a menos que los gobiernos y las instituciones de la Eurozona hagan mayores esfuerzos para apoyar a economías como las de Grecia. Cameron, cuyo país no utiliza el euro, dijo que los países que usan la moneda están en una encrucijada: se recuperan o se enfrentan a una ruptura.

Las amenazas vienen de todos lados. El presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, planteó las elecciones griegas de junio como un plebiscito. “Queremos que Grecia continúe formando parte de la familia europea. Pero la solidaridad y el apoyo europeo son a cambio de reformas, de sacrificios. No hay una alternativa menos dolorosa o difícil”, advirtió.

En otras palabras: Atenas acepta el estatus quo o tiene la puerta abierta para marcharse. “De ninguna manera van a modificarse los compromisos que se le exigen a Grecia a cambio de las ayudas”, dijo Barroso. Para Panagiotis Sutiris, sociólogo griego, los representantes de la troika: la UE, el FMI y el Banco Central Europeo (BCE), amenazan con el corte inmediato del suministro de fondos, lo que provocaría la bancarrota del sector público y el colapso del sistema bancario que depende de una liquidez constante por parte del BCE para evitar la insolvencia.

En esas condiciones, a un gobierno soberano solo le quedaría plantear un giro en la política económica para ayudar a los más necesitados, bajo el riesgo de ser asociado con el colapso económico y la devastación social. El castigo sería la salida de la eurozona. “Sería una salida punitiva, como forma de castigo a una sociedad que ha decidido no aceptar la austeridad”, indica Sutiris. Hoy Grecia encara su quinto año de recesión. La asistencia financiera por 130.000 millones no ha detenido la crisis.



PACTO FISCAL
Por qué ocurre esto, se preguntan muchos. El presidente de la Fundación Copérnico, Pierre Khalfa encuentra la respuesta en las duras condiciones del Pacto Fiscal, que suscribieron veinticinco de los veintisiete gobiernos europeos a principios de marzo. El llamado Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobernanza (TSCG) de la Unión Económica y Monetaria, que todavía debe ser ratificado por los estados sacudidos por la crisis.

El pacto establece que la deuda pública debe estar por debajo del 60% del PIB y el déficit presupuestario por debajo del 3% del PIB. Pero la crisis muestra que se trata de metas imposibles de cumplir. Algo que no entienden los gobiernos europeos, que incluyeron una “regla de oro” que establece que el déficit estructural no debe superar el 0,5% del PIB.

El informe anual de 2012 del Tribunal de Cuentas francés indica que el déficit estructural fue del 5% del PIB en 2010, esto significa 96,6 mil millones. Cumplir con el 0,5% del PIB habría significado un recorte de casi 87 mil millones de euros.

“Imponerse un presupuesto equilibrado implica que a largo plazo las inversiones deberán financiarse únicamente con los ingresos corrientes. Sin embargo, estas inversiones serán utilizadas durante decenios por varias generaciones, por lo que es absurdo que se financien sólo con los ingresos del momento”, afirma Khalfa.

Hoy, la situación en Grecia, España y otros países, crispa los nervios de los especuladores y de sus soportes políticos, temerosos de un quiebre del euro, una situación que no es descartada por la jefa de Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, que estudia la posible salida de Grecia de la eurozona.

Preocupados por los resultados de las próximas elecciones en Grecia, los responsables del ajuste y los voceros de la troika deslizan ahora la posibilidad de suavizar las durísimas medidas de austeridad impuestas a Europa. Incluso la alemana Merkel habla de aplicar medidas para hacer más soportable el “protocolo” de recortes.

El responsable de la taquicardia de los banqueros es Alexis Tsipras, líder de la Coalición de Izquierda Radical (Syriza), con su propuesta de mantener a Grecia en el euro a cambio de una sustancial ampliación de los plazos de devolución de créditos. El otro camino es la salida del euro.

La fuga de capitales, que el año pasado se saldó con la salida de 35.400 millones de euros, se aceleró en los últimos días, con el retiro de unos 1.200 millones. Sin embargo, el retiro de depósitos no es el único problema que afrontan los bancos helenos. El rescate pactado por la UE, que en total alcanza los 130.000 millones de euros, incluía una partida de 50.000 millones para reestructurar el sector, pero estos fondos quedaron en el aire junto al siguiente tramo del crédito de asistencia financiera previsto para junio.

En medio de ese panorama, el nuevo gobierno francés marca la diferencia. Pierre Moscovici, el nuevo ministro de Economía, Finanzas y Comercio Exterior, reiteró que su país “no ratificará el tratado fiscal sin un paquete de crecimiento” y expresó que Grecia debe seguir formando parte de la Unión Monetaria.

El ministro aseguró que Europa será su “objetivo prioritario”, con dos asuntos fundamentales: la reorientación de la construcción europea y la solución de la crisis griega. “No tenemos tiempo que perder y somos conscientes de que no podemos hacer nada solos. Trabajaremos juntos con todos nuestros socios, empezando por Alemania y las instituciones europeas”.

En esas propuestas no están solos. La administración de Barack Obama intenta aprovechar la cumbre del G-8 para presionar a Alemania sobre la necesidad de un impulso al crecimiento económico en el viejo continente. Detrás de eso está la preocupación por el lento crecimiento de la economía a menos de seis meses de las elecciones. “Europa es todavía débil y eso está creando incertidumbre en nuestra industria”, dijo el presidente.

EN PROBLEMAS
En medio de estas circunstancias, el economista Paul Krugman advirtió que el euro está en una fase terminal y describió las cuatro fases que a su juicio llevarán a esta situación. El primero será la salida de Grecia de la zona euro. Luego de ello, afirma, los bancos españoles e italianos sufrirán “enormes retiros de dinero”, mientras los depositantes intentarán transferir su dinero hacia Alemania.

Después, Krugman prevé que se instaurarán mecanismos de control para prohibir a los bancos de esos países transferir depósitos al extranjero, a la par que se impondrán límites a los retiros de dinero en efectivo. Simultáneamente, el economista augura que el BCE realizará enormes inyecciones de crédito ‘para evitar el colapso de la banca’. La última de esas fases sería la ruptura total de la zona euro. “…estamos hablando de meses, no de años, para que esto se produzca’, concluye Krugman premonitoriamente.


Efraín Rúa
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD