El Efecto “Marrón”

Como bien dijo el intelectual beatle John Lennon, antes que un loco cualquiera lo sancochara balazos: “vida, es lo que te sucede, mientras estás en otros planes”.

| 27 noviembre 2011 12:11 AM | Especial | 1.4k Lecturas
OJO HUMANO

Más datos

Alan García antes de dobletear como presi, fue “manguero” y robalibros en Paris, haciendo yunta con “El Chino” Polay, que ahora veranea en la Base Naval, en vecindad con el loco “Abby” y “El Tío Vlady”.

Si eres pillo nunca más sueltas la mamadera como pretende hacer el pata “Chanchade”, que pronto estrenará una chichacumbia titulada : “Camina Derecho…y da un pasito al costao”, con acompañamiento del Grupo “Andahuasi” y el coro “Las Brujas de Conchiche”.
1436

- Y a veces, uno toma el micro equivocado, para resultar encontrándose con el amor de su vida, o - como le pasó a Gisela- fleta un triciclo para ponerse a vender sánguches en la playa y disuadida de tal empeño, por su mami y unas vecinas de su viejo barrio, acude a un “casting”, con zapatos prestados, para terminar como “Reina y Señora de Nuestra Televisión”, hasta que el prima diga basta.

Así es la nota, compadre. Y pronto, Dennys “Marrón” o como se llame, terminará averiguando la leche que tuvo cuando se mandó en un toque de confiancé con la pequeña y alegrona Vanessa, cuyo “novio”, puso el parche al atrevido, nada menos que acompañado por dos “chalecos”, ya que hablando de guaperías, no hay que olvidar que Robert se hizo pichi en el pantalón el día que lo encañonaron unos “sequeros” de a dos por medio.

Entonces pues, no hay que ser Nostradamus y ni siquiera “El Huachano”, para “adivinar” que muy pronto, el hasta hace poco “productor”, recogebolas, o alcanza cables que se animó a ser faltoso, la estará pegando de “coanimador” de alguna estrella, o galancete fule de cualquier telenovela hecha en casa, de esas que conmueven hasta la entretela a las señoras de quinto patio, que un día supieron amar al mal hombre que las abandonó por una ruca.

Corte a comerciales, para los sapos.

Dicen pues, los que alucinan saberlo, que eso de “la buena suerte”, sólo consiste en entrenar diariamente en lo que más te guste, hasta que pase por tu esquina ese extraño tranvía llamado oportunidad y entonces, lo chapas a la volada, cual gorrero antiguo, te acomodas lo mejor que puedas y –si eres pillo- nunca más sueltas la mamadera como pretende hacer el pata “Chanchade”, que pronto estrenará una chichacumbia titulada : “Camina Derecho…y da un pasito al costao”, - con acompañamiento del Grupo “Andahuasi” y el coro “Las Brujas de Conchiche”, para que te enteres. A cargo de la percusión, estarán “Los Tres Generales”, con bombo, güiro y maracas, para animar a los vaciladores.

Los ejemplos de gente que supo aprovechar su momento, abundan en este (perro) mundo y sólo hace falta coleccionarlos como quien se anima a seguir el ejemplo, a ver si liga.

Pedro Armendáriz, era un guía turístico en México D.F. hasta que lo descubrió “El Indio” Fernández, Burt Lancaster, era acróbata de circo, Sarah Bernhardt, era manicurista en Estocolmo y Boris Karloff estudiaba en una academia diplomática, antes de convertirse en “El rey de los Monstruos” asustaviejas y Daniel Santos, medio borracho, cantaba una tarde bajo la ducha, y entonces, un empresario que pasaba por ahí, lo contrató para que se convirtiera en “El Inquieto Anacobero”.

Alan García antes de dobletear como presi, fue “manguero” y robalibros en Paris, haciendo yunta con “El Chino” Polay, que ahora veranea en la Base Naval, en vecindad con el loco “Abby” y “El Tío Vlady”, para que vean ustedes que así como hay la “buena”, también hay “La Mancada” que suele caerles a los que se alucinan “Dioses” o predestinados a eso mismo.

Y “El Patriarca” Don Isaac, preparó a toda su tribu para caciques, si bien la cueca le ligó en cosecha diversa, pues unos son empresarios pesqueros, visitantes de Moscú, otros se la pasan palabreando al bobonaje, Antauro seguirá en cana, hasta que lo muden al “Larco Herrera” y Ollanta juega al “sacolargo”, mientras Nadine le va dictando el libreto.

Así es la Vida…y al fondo hay sitio, como sostiene mi triunfador broder Efraín Aguilar, si bien, como sostienen los cochitos en trance de disfunción, siempre es bueno consultar una segunda opinión, oiga usted. No todo es guanarpo o viagra nomás, mi estimado.

Por ejemplo, mi recordado pata “Matungo”, alias “El Preparador Invisible”, proclamaba hípicamente que “a caballo cansado, cancha nueva, compadrito”- y le recomiendo hacer la prueba, para que la goce.

Chopra, desde luego, es otra nota y rebuscando la historia a los sabios “rishis” de la vieja India, afirma que lo más importante que cada quien debe hacer antes de los veinte años, es “encontrar su dharma”.

- Es decir, su camino, la razón de su existencia, aquello que es capaz de hacer como nadie en el mundo, ya sea lustrar zapatos, preparar cebiche o chamullar el cuento del tío.

Una vez encontrada esta “senda de oro”, lo único que cabe hacer, es persistir en ella, conforme aconsejaba también, el recientemente enfriado genio Steve Jobs, que de hippie vagabundo, se encumbró hasta una suerte de “Einstein de la Computación”, sin siquiera haber terminado la Secundaria.

Y en materia de escribidores, no quiero cerrar el tema, sin citar al maestro Gabriel García Márquez, quien la pasó de todos los colores-mismo César Augusto- hasta que ganó el Premio Nobel, previa trompada en el ojo que le aplicó el hoy Marqués “Varias Cosas”, por irse de cirio con Doña Patricia, oiga usted.

Y no hablemos de Paolo Coelho, a quien su mujer amenazó con el divorcio cuando anunció su propósito de “escribir libros en un país donde nadie lee” y ahorita el pata navega en oro y es condecorado hasta en El Vaticano.

En mi modesto caso, mi mujer opina que si yo, a los quince años, hubiera chapado mi carretilla y hubiera empezado a vender camotes fritos, a la fecha, tendría más guita que “El Rey de la Papa” y hasta sería más famoso.

Pero a mí me nació ser escribidor y eso es lo que hago y seguiré haciendo hasta entregar el equipo.

Ahora que si por ahí- mientras estoy en funciones- se me aparece la Virgencita, sobre el toque, le arrimaré el piano de todas mangas, de acuerdo a mi ancestro tumbachola y mi historial deportivo.

Así funciona “El Efecto Marrón”, por si no lo han averiguado.

Más sabe El Diablo, oiga usted.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD