El Derecho Humano al Agua

El 28 de julio del 2010, en su 64° Asamblea, las Naciones Unidas, aprobó la Resolución N° 292, donde se declara el derecho humano al agua y al saneamiento y admitiendo que el agua limpia y el saneamiento son esenciales para la realización de todos los derechos humanos.

| 13 agosto 2011 12:08 AM | Especial | 2.5k Lecturas
El Derecho Humano al Agua
El agua se ha convertido en un recurso al que no tienen acceso millones de seres humanos.
Resolución de las Naciones Unidas

Más datos

Esperamos que en la presentación del gabinete en el Congreso, el tema del agua sea una de las prioridades del gobierno y ratifique su compromiso de la campaña en defensa de nuestros recursos naturales y de las empresas públicas de calidad, garantizando el acceso al agua y saneamiento para todos los peruanos.

DETALLE

Hay que recordar que la mayoría de los conflictos en el país están alrededor del agua ya sea por la contaminación de la minería o por la construcción de hidroeléctricas (Inambari en Puno), o de otros grandes megaproyectos que tienen en permanente disputa a los pueblos de Cusco y Arequipa por el proyecto Majes.
2590

Además se llama a los Estados y las organizaciones internacionales a proveer apoyo financiero y de otros tipos para posibilitar a los países, particularmente a los países en desarrollo, a proveer agua limpia accesible y asequible así como saneamiento para todos. La Resolución fue planteada por los gobiernos de Bolivia, Uruguay y otras naciones sudamericanas y conto con el respaldo de más de 170 países.

En Uruguay, en el 2004, las organizaciones sociales y los trabajadores llevaron a un referéndum nacional la constitucionalización del Derecho Humano al agua, ganando por cerca del 70% de los votos el Si, contra la privatización del agua, y este hecho, inédito a nivel mundial, fue acallado por la grandes medios de comunicación que representando a los grandes grupos económicos transnacionales no querían que una iniciativa como la uruguaya pudiera tener repercusiones en otras partes del mundo, tal como lo señalará el escritor Eduardo Galeano en un artículo.

En Bolivia en el 2000, la población de Cochabamba luchó por recuperar la empresa de agua que había sido privatizada, en la gesta mundialmente conocida como la “Guerra del Agua”. Con la llegada de Evo Morales al gobierno se convoca a una Asamblea Constituyente, donde se declara el agua como un derecho humano. Poco tiempo después Venezuela y Ecuador también proclaman este derecho en sus nuevas constituciones. En Colombia, trabajadores, organizaciones sociales y agrarias, movimientos ecologistas y sectores de la iglesia realizaron una campaña nacional y recolectaron más de 2 millones de firmas para llevar a un referéndum para incorporar en su constitución el agua como un derecho humano. Lamentablemente esta iniciativa ha sido bloqueada con distintas argucias por los sectores conservadores que ven el agua como una mercancía y no como un derecho.

El más reciente triunfo a nivel mundial se dio en Italia donde la privatización del agua fue rechazada por 25 millones de personas contra 1 millón que estuvieron a favor, resultando una mayoría aplastante del 96%, que acudieron al referéndum del 12 y 13 de junio a decir NO a la privatización del agua y a la energía nuclear, entre otras consultas.

LA LUCHA CONTRA LA PRIVATIZACIÓN DEL PERÚ
El único país andino que no ha avanzado en este sentido es el Perú. Por el contrario, nuestra constitución permite la privatización del agua y los Decretos Legislativos N°1012 y 1030 apuntan a la privatización de las empresas de agua que en la mayoría de regiones del país se encuentran administradas por los municipios y la principal empresa de agua del país SEDAPAL, esta a cargo del Ministerio de Vivienda.

Y si esto sucede en las empresas de agua y saneamiento, el problema del agua desde sus orígenes en las cuencas es más grave. Hay que recordar que la mayoría de los conflictos en el país están alrededor del agua ya sea por la contaminación de la minería o por la construcción de hidroeléctricas (Inambari en Puno), o de otros grandes megaproyectos que tienen en permanente disputa a los pueblos de Cusco y Arequipa por el proyecto Majes.

Frente a estos hechos los trabajadores y las organizaciones agrarias y sociales del Perú, han salido en defensa de sus empresas de agua y han logrado paralizar los procesos de privatización en Lima, Piura, Chimbote, Huacho, Lambayeque y Huancayo, destacándose en estas dos regiones la presencia de dirigentes mujeres de la Federación Nacional de Trabajadores de Agua Potable (FENTAP), quienes enarbolando el lema, “Mujer y agua, Fuentes de Vida” han encabezado los Frentes de Defensa por el Agua y la Vida en sus regiones, lo que les costó el despido de su centro de labores (Luz Mariana Rodríguez en Lambayeque y Josefina Gabriel en Huancayo, quien aún sigue despedida).

CONSTITUCIONALIZAR EL AGUA
En el año 2009 la Asamblea Nacional de delegados de la FENTAP, aprobó iniciar una campaña de recolección de firmas para llevar a un Referéndum la Constitucionalización del Agua. A esta iniciativa se sumaría la Confederación Campesina del Perú (CCP) y los otros gremios que conforman CONAGUAyVIDA (Agrarios, CGTP y Pobladores). El 22 de marzo del 2010, en el Día Mundial del agua, es lanzada esta iniciativa en el Congreso de la República. En Lima se ha creado CONAGUAPERÚ, integrado por los sindicatos de agua de Sedapal y pobladores de todos los conos de Lima que impulsan la constitucionalización del agua. Falta unificar criterios y empezar con la campaña a la que también se han sumado los sindicatos de las empresas estratégicas del estado (Puertos, aeropuertos, petroleros, eléctricos y los trabajadores azucareros).

Al conmemorarse un año de la Resolución N° 292 de las Naciones Unida, diversas personalidades y organizaciones del Perú y del mundo dirigieron un memorial a las Naciones Unidas y a los Estados Miembro a avanzar en el derecho humano al agua y saneamiento, donde se señala que existen diversos factores desfavorables para lograrlo, entre otros: estructuras inadecuadas de gobernanza para el agua y el saneamiento y su vigilancia, falta de inversión pública en infraestructura para agua y saneamiento, contaminación, escasez, inequidad de acceso, pobreza, tarifas inaccesibles y explotación y apropiación del agua por parte de la industria, particularmente la agricultura intensiva con agroquímicos.

En el Perú muy poco se ha avanzado en este sentido. En su mensaje del 28 de julio, el Presidente Ollanta Humala no hizo mención al tema, a pesar de que se cumplía el primer año de la resolución. Hizo una referencia a la problemática mundial del agua y dijo que se alentará la inversión privada sobre los recursos naturales. Esperamos que en la presentación del gabinete en el Congreso, el tema del agua sea una de las prioridades del gobierno y ratifique su compromiso de la campaña en defensa de nuestros recursos naturales y de las empresas públicas de calidad, garantizando el acceso al agua y saneamiento para todos los peruanos.


Dante Alfaro Fontaine


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD