El crecimiento económico con García

El expremier y actual legislador Javier Velásquez aseguró y destacó que durante el segundo gobierno de Alan García, el crecimiento de la economía pasó de 2.8% a 7.5% del PBI. “Recibimos el país, en 2006, con un crecimiento de 2.8%, 3%, y nosotros, pese a la crisis y al terremoto de Pisco, dejamos un crecimiento, en cinco años, en un promedio de 7%, 7.5%”, indicó.

| 26 febrero 2013 12:02 AM | Especial | 11.6k Lecturas
El crecimiento económico con García 11635

El profesor de la Universidad Católica y quien fuera jefe del plan de gobierno de Ollanta Humala, Félix Jiménez, dijo que si bien durante el periodo 2006-2011 el PBI crecía a una tasa promedio de 7%, dicho crecimiento se debe a que el gobierno (2001-2006) de Alejandro Toledo consiguió la estabilidad macroeconómica del país.

Además, según Jiménez, Alan García se benefició de las reformas que durante el gobierno de Toledo se realizaron en los ámbitos de la política monetaria y fiscal. “Heredó una cuenta fiscal saneada y una bajísima inflación, con un nuevo esquema de política monetaria y un mercado organizado de deuda pública interna en soles que se adoptaron en los años 2002-2003. No olvidemos que Toledo sacó a la economía de una prolongada recesión de 1999-2001”, indicó.

Para Germán Alarco, profesor de la Universidad del Pacífico, la discusión sobre quién fue el artífice del actual modelo económico es estéril. Y subrayó que los apristas se olvidan que las bases del actual modelo se establecieron en el gobierno de Toledo, quien por el periodo natural de maduración de los proyectos, no pudo cosechar sus éxitos.

Ambos economistas cuestionan que García en su segundo gobierno y Ollanta Humala en lo que va de su gestión (casi 20 meses) no realicen cambios esenciales en el modelo económico que permita no depender el crecimiento económico del país en los altos precios internacionales de los minerales.

“Alan García y el gobierno actual Humala, fueron y son usufructuarios de las rieles del tren macroeconómico que se construyeron durante el gobierno de Toledo y que les han permitido operar con pilotos automáticos”, opina.

Y Alarco añade que ambos gobiernos (de García y Humala) comparten el hecho de no haber introducido los ajustes necesarios al modelo económico que hubieran permitido mejores resultados para el país en una perspectiva de mediano y largo plazo e incluyente para toda la sociedad.



LAS CIFRAS DE GARCÍA
Jiménez explicó que durante el segundo gobierno de Alan García los sectores que lideraron el crecimiento fueron Construcción (11.9%), Comercio (7.9%) y Servicios (7.4%). Precisó que la participación del comercio y otros servicios aumentó de 62.2% a 64% y en estos sectores se concentra cerca del 77% de la población ocupada de bajísima productividad y con ingresos promedio que no superan los 650 soles mensuales.

“Es un crecimiento de baja calidad porque crece más el empleo de baja calificación, que es predominante en estos tres sectores”, aseguró.

Mientras que en el gobierno de Toledo los sectores que lideraron el crecimiento fueron la Construcción (7.9%), la Manufactura (6.3%) y la Minería (6.2%). “Es el período donde el tipo de cambio real aumenta, estimulando así las exportaciones no-tradicionales. El empleo crece a tasas altas sobre todo en los últimos años del gobierno de Toledo, es decir, después que se superó la recesión económica y se realizaron las reformas fiscal y monetaria. La tasa de crecimiento promedio anual del empleo fue de 3% durante este gobierno”, opina Jiménez.

Además, durante la segunda administración aprista la participación de las remuneraciones en el ingreso total cayó de 23.1% a 20.9%, mientras subió la de las utilidades de 67.5% a cerca de 70%.

En lo referido al PBI per cápita aumentó en 24.4%, pero los salarios reales disminuyeron en 6%.

“Entre enero de 2006 y setiembre de 2010, se dio la expatriación de 37 mil millones de dólares por utilidades del capital extranjero, mientras ingresaron como inversión extranjera directa solo 27 mil millones de dólares. En el año 2010 salieron por concepto de utilidades del capital extranjero 8,900 millones de dólares, equivalentes a 25 mil millones de soles, cifra superior a los ingresos de todos los pobres del Perú que suman 21 mil millones”, señaló.

En lo referido a las exportaciones, explicó Jiménez, la gestión de García es solo beneficiaria de los precios altos de las materias primas. El porcentaje promedio de exportaciones con respecto al PBI fue de 19.4% en el gobierno de Toledo y de 19.8% en el gobierno de García. “La enorme vulnerabilidad a la caída de los términos del intercambio es obvia”, añadió.

El profesor de la Universidad Católica también indica que durante el segundo gobierno Alan García el tipo de cambio real decrece de manera sistemática y esta caída se prolonga hasta la fecha. La política cambiaria del gobierno afectó a las exportaciones no tradicionales y al crecimiento de la manufactura. Y el empleo creció sólo a una tasa promedio anual de 2%.

Para Jiménez, el Perú de hoy es económica y socialmente más desigual y más expuesto al conflicto social.



¿REDUCCIÓN DE LA POBREZA?
En ésta guerra de adjetivos entre los representantes apristas y los del partido de gobierno, los primeros sacaron a relucir que durante su gestión la pobreza, medida en términos monetarios en que una persona con ingresos mayores a 272 soles deja de ser pobre, se redujo en aproximadamente 14 puntos porcentuales y la dejaron en poco menos de 30 puntos porcentuales.

Empero un estudio de la Universidad del Pacífico denominado “El Perú de los pobres no visibles para el Estado: la inclusión social pendiente a julio de 2012” que realiza la medición de la pobreza bajo un enfoque multidimensional (es decir no solo en términos monetarios también considera las privaciones básicas de las personas en educación, salud, vivienda, empleo, agua y desagüe, entre otros) determina que en el Perú el 40% del total de la población es pobre.

Según el estudio, la pobreza monetaria a nivel nacional (27.8%) subestima a la pobreza multidimensional (39.9%) en 12.1 puntos porcentuales, cifras al 2011.

¿Qué significa este simple resultado? El gobierno, en lugar de concentrarse en 8 millones 330 mil pobres monetarios, debería ampliar su preocupación por 11 millones 930 mil pobres multidimensionales. Es decir, el gobierno aprista no estaba considerando a 3 millones 600 mil peruanos como pobres.

A nivel de regiones, si el gobierno, equivocadamente, sigue con el enfoque monetario como la referencia para la acción del Estado, por ejemplo, en Lima se estaría dejando de visibilizar a 363 mil 202 personas, en Piura 302 mil 190 y en La Libertad 247 mil 354 como sujetos de derecho a la ayuda social, y así en muchas otras regiones.

“Si contáramos todas las personas no visibles por regiones, en total serían 3 millones 600 mil los peruanos que están siendo desatendidos porque el gobierno no usa el enfoque multidimensional de la pobreza al año 2011”, indica el informe.

“En ambos gobiernos se reduce la pobreza. Cuanto más altas y sostenidas son las tasas de crecimiento del PBI, más se reduce la pobreza monetaria. Pero de aquí no se deduce que la reducción de esta pobreza sea acompañada de un aumento del empleo de calidad. Para el caso de nuestro país es mejor contar con indicadores de pobreza multidimensional. Poco se ha avanzado en la reducción de este tipo de pobreza”, afirmó Jiménez.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD