El camino ejemplar de Filomeno

Figura destacada de la izquierda peruana en décadas pasadas, Alfredo Filomeno ha llegado a los 70 años alejado de la actividad partidaria, y recientemente amigos y compañeros de lucha le rindieron un homenaje de reconocimiento como intelectual consecuente y profesional esforzado y serio. El respeto y admiración al también empresario y comunicador quedó plasmado en el libro “¿Para qué sirve el Poder? Vida política y ética a los 70 años de Alfredo Filomeno”, que se presentó días atrás en el auditorio del Banco Continental.

| 08 octubre 2012 12:10 AM | Especial | 1.9k Lecturas
El camino ejemplar de Filomeno
Relata su experiencia de vida.
UNA VIDA DE LUCHA

Más datos

Me he sentido testigo de mi propio velorio

“No ingresé a la militancia política para tener algún cargo, sino la temprana experiencia de ver el sufrimiento y las carencias en nuestro país, fue lo que me lleva a ella como forma de buscar ideas que las eviten, que las corrijan, que las combatan…

Al terminar estas palabras, quiero hacerlo con algo que puede sonar a humor negro. Leyendo este libro, que es el mejor regalo de cumpleaños que pude imaginar, me he sentido testigo de mi propio velorio, cuando se suelen hablar solo cosas buenas del que se va, pero lo he apreciado vivo, sano y con todas mis facultades, por lo que he recibido el impulso de seguir adelante por muchos años más”, palabras de Filomeno al agradecer la presentación del libro.
1983

En conversación con LA PRIMERA, Filomeno cuenta pasajes desconocidos de su vida política y habla de las personalidades que conoció.

-¿Cómo nace la idea del libro?
-Aunque parezca mentira, sin que yo tenga idea, porque todos saben que no me gustan los homenajes. Sé que “Nano” Guerra García con Juan Borea Odría contactaron a mi esposa y tres hijos y con Susana Bedoya se dieron la tarea de buscar mi biografía y escritos, con prólogo de mi amigo y actual secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza. Cuando ya estaba listo, me dieron la gran sorpresa.

-A propósito ¿cómo, cuándo, se inicia en las lides políticas?
-Fue en 1956, cuando estudiaba el tercero de secundaria en la entonces Gran Unidad Escolar Ricardo Palma de Surquillo. Aunque vivía en el Rímac, estudiaba ahí porque mi padre, cuyo nombre llevo, era profesor de literatura, luego subdirector y después director encargado del colegio. El gobierno de Odría, que ya estaba por finalizar, decide eliminar el pasaje escolar y hubo paros y protestas de escolares y yo lideraba la huelga en mi colegio.

-¿Cómo tomó su padre, que era el director del colegio, su actitud rebelde?
-Me dijo algo que me dejó marcado de por vida “cuando creas tener la razón, sigue adelante, aunque tu padre esté al frente”. La cosa es que el gobierno tuvo que dar marcha atrás en su decisión y el pasaje escolar fue restituido.

-¿Qué decidió al terminar la secundaria como joven idealista?
-Claro, terminé en el 58 y en el 59 me inscribí en la Democracia Cristiana, por la que ya tenía mis simpatías, porque conocía a sus líderes a través de mis lecturas de periódicos y mi asistencia a las galerías del Congreso. Escuchaba los discursos de esos grandes oradores de lujo, sin duda el mejor grupo parlamentario que conformaban Héctor Cornejo Chávez, Mario Polar, Roberto Ramírez del Villar, Alzamora Valdez y otros.

-¿Su carrera política fue meteórica?
-Diría que sí, porque a los 23 años fui elegido secretario general de la Juventud Demócrata Cristiana y luego presidente de la Juventud Demócrata Cristiana de América Latina, cargo que antes ocupó el actual canciller Rafael Roncagliolo.

-¿Qué paso después con la histórica DC de Cornejo Chávez?
-A finales de los 70 el pensamiento cristiano se radicaliza particularmente en el sector de la juventud, que se vuelve de izquierda. En Chile forman el Mapu con Insulza e Ismael Llona, en Bolivia el MIR, en Uruguay entran al Frente Amplio y acá nos acercamos al ala progresista de Acción Popular, donde estaba Edgardo Seoane y se forma una unidad de izquierda con el Partido Comunista, alrededor de Carlos Malpica. Estábamos en eso cuando se dio el golpe del general Velasco, que es apoyado por la Democracia Cristiana.

-¿Cómo y cuándo se forma el Partido Socialista Revolucionario del que fue uno de sus máximos dirigentes?
-Quiero aclarar que los que salimos de la DC, lo hicimos en muy buenos términos. En 1976 decidimos agruparnos en el Partido Socialista Revolucionario, que tuvo como primer secretario general a Antonio Meza Cuadra. El cargo lo ocupó después Enrique Bernales y luego yo.

-¿Y cómo es que se cierra ese ciclo?
-En el 91 llegamos a la conclusión que el proyecto de partido ya no daba más, aunque, claro, con la esperanza que vendrían nuevas generaciones.

-¿Se alejó por completo de la actividad política?
-Se puede afirmar que estoy fuera desde hace 20 años, aunque con ideales renovados y adecuados a la realidad de hoy. Pensé que se debe dejar todo en manos jóvenes, además que no sé bailar (en el términos políticos) y es lo que ahora se hace.

-¿Qué recuerdos guarda de aquellos años de fervor político?
-Mis estudios inconclusos de Letras para seguir Derecho en la Universidad Católica y luego en Ciencias Sociales en la Universidad de Huamanga, donde le disputé las bases a Abimael Guzmán. Recuerdo que de diez centros federados, gane tres. Conocí de muy joven a Augusta La Torre que luego fue su esposa, era muy bonita.

-¿A qué se dedicó en los últimos años?
-Después de trabajar en Sinamos (Sistema Nacional de Apoyo a la Movilización Social, creado por el gobierno de Velasco) y en el Ministerio de Agricultura, trabajé 17 años con Henry Pease en Desco, donde me ocupaba de los resúmenes periodísticos semanales y también en la revista Quehacer, haciendo informes de investigación y análisis. Posteriormente me dediqué a empresas de imagen y análisis social con José María Salcedo y actualmente laboro en Proinversión. Precisamente con Chema, que es el principal autor, presentaremos los próximos días el documental de casi cuatro horas “Asháninka”, que muestra la supervivencia de estos peruanos luego de ser diezmada el 10 por ciento de su población por Sendero Luminoso.


Denis Merino
Redacción

Loading...


En este artículo: | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario