Desesperación

Miles de personas se han quedado en medio de la Carretera Central sin agua ni alimentos por culpa de la naturaleza. Un gran derrumbe de rocas, provocado por los huaicos a la altura del kilómetro 68, en San Jerónimo de Surco, mantiene incomunicada a Lima con la sierra central y los alimentos que provienen desde la serranía empiezan a escasear. Por lo tanto, la desesperación puede llegar pronto a los mercados capitalinos.

| 19 febrero 2009 12:02 AM | Especial | 681 Lecturas
Desesperación 681

Los camiones, buses y vehículos particulares no saben qué ha-cer para retomar la ruta. Muchos de los conductores se preguntan cuándo se despejará la carretera, en tanto sus pasajeros varados hacen largas colas para conseguir una gaseosa o un paquete de galle-tas, pues no hay alimentos o son vendidos especulativamente. Pese a que el apoyo estatal tarda en llegar, todos mantienen las esperanzas de continuar su camino.

El martirio no sólo es de los miles de viajeros varados. En Lima, los transportistas se burlan de la necesidad de la gente. En los terminales, los pasajes a Tarma o Huancayo llegan hasta los 50 y 60 soles, peor aún, sin que haya seguridad de llegar a destino.

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario