Descartan “monopolio” est atal si se compra La Pampilla

Los especialistas en hidrocarburos, Manuel Dammert y Aurelio Ochoa, aclaran que la recuperación de la refinería La Pampilla para el Estado peruano, no supone bajo ningún motivo un monopolio estatal. Añaden que comprar la refinería es vital para la preservación de la soberanía energética y para la garantía de un combustible más barato para todos los peruanos.

| 05 enero 2013 12:01 AM | Especial | 2.7k Lecturas
Petroperú tiene la primera prioridad para comprar la refinería de La Pampilla, pero desde el Ministerio de Economía habría resistencia.
SI EL ESTADO adquiere la REFINERÍA SE ABARATARÍA PRECIO DE LOS COMBUSTIBLES

Más datos

“La política de Merino y Castilla es no aceptar que Petroperú participe (en la compra de La Pampilla) y eso le da la posta a la empresa chilena. Habría que preguntarle al ministro de Economía por qué se opone. Hay una ley para que Petroperú participe de forma integrada en la producción, por lo tanto puede hacerlo, pero se oponen a que sea parte del sistema productivo de petróleo”, afirmó Manuel Dammert.

“Eso le permitiría manejar mejor los precios en el país para garantizar energía barata para el Perú, porque cuando el precio internacional del petróleo sube, tiene un impacto directo en el mercado”.
2724

La compra de la refinería La Pampilla por parte de Petroperú no generará un “monopolio” estatal en el mercado de combustibles a nivel nacional, al contrario se podrá tener un mejor manejo de precios en los combustibles que favorecerá a todos los usuarios, así lo señalaron los expertos en temas de hidrocarburos, Manuel Dammert y Aurelio Ochoa.

Para Dammert, exasesor de Descentralización de la Presidencia del Consejo de Ministros, si el Estado peruano logra recuperar la refinería La Pampilla, solo adquirirá una parte de las acciones de dicha empresa (49%), el resto estará manejado por las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) y otros capitales privados, con lo cual un monopolio estatal está descartado.

El mercado de combustibles está abastecido por 327.8 MBD (miles de barriles día) en la siguiente forma: La Pampilla (Repsol) con 110.0 MBD, que hace 33.6% del total; Pluspetrol (Repsol-Camisea) con 120 MBD que hace 36.6%; Petroperú con 94.5 MBD que hace 28.8%; Pucallpa con 3.3 MBD que hace 1.0%

Por su parte, el expresidente de Perupetro, Aurelio Ochoa, agregó que si la empresa estatal compra la refinería La Pampilla no ocasionará un control total del mercado en el país, porque siempre habrá competencia (20%) de empresas que importan combustible, como es el caso de Primax, que trae combustible desde Chile.

Asimismo, ambos especialistas coinciden en señalar que la recuperación de La Pampilla para el Estado peruano generará un mejor manejo del precio de los combustibles que, actualmente, cuando sufren un alza en el mercado internacional, automáticamente rebota en nuestra economía y en el bolsillo de todos los peruanos.

“Eso le permitiría manejar mejor los precios en el país para garantizar energía barata para el Perú, porque cuando el precio internacional del petróleo sube, tiene un impacto directo en el mercado”, enfatiza Dammert.

“Sería positivo que se recupere La Pampilla para que haya un mejor manejo en el precio del combustible”, considera a su vez Aurelio Ochoa.

CHILENOS INTERESADOS EN LA PAMPILLA
Para Manuel Dammert, exasesor de la Presidencia del Consejo de Ministros y especialista en hidrocarburos, la venta de la refinería La Pampilla a capitales chilenos representa un riesgo inminente para los intereses peruanos respecto al mercado de combustible que estaría ocupado por una mayoría monopólica.

“Si Petroperú no compra La Pampilla, la empresa chilena, sumado a lo que ya tiene Primax de la empresa chilena Empresa Nacional del Petróleo de Chile (Enap), tendría una mayoría monopólica en el mercado nacional de combustibles, que sería sumamente preocupante y grave”, sostuvo.

Al contrario, explicó, si invertimos en la refinería a través de Petroperú, La Pampilla, aunque no se estatiza, seguiría siendo una empresa privada, pero el operador sería peruano, “lo que le daría ventaja en función del manejo del mercado del combustible”, agregó.

PRESIONES MINISTERIALES
El proceso de compra por capitales chilenos no es la única polémica, dos ministros del gabinete Jiménez, Jorge Merino Tafur, de la cartera de Energía y Minas, y Miguel Castilla, de Economía, estarían ejerciendo fuertes presiones para que los capitales chilenos se queden con La Pampilla.

Al respecto, Dammert explicó que en la venta de la refinería, a punto de ser vendida a un consorcio chileno, ambos ministros se niegan a que Petroperú participe y que se consolide como una empresa nacional.

“La política de Merino y Castilla es no aceptar que Petroperú participe y eso le da la posta a la empresa chilena. Habría que preguntarle al ministro de Economía por qué se opone. Hay una ley para que Petroperú participe de forma integrada en la producción, por lo tanto puede hacerlo, pero se oponen a que sea parte del sistema productivo de petróleo”, afirmó.

“Cualquiera que se haga cargo de la refinería tendrá altas utilidades, el problema principal es quién se hace cargo. En el Ministerio de Economía no quieren que sea impulsada por Petroperú, quieren que sea exclusivamente de capital privado”, dijo.



PETROPERÚ, LA PRIMERA OPCIÓN
Según Aurelio Ochoa, expresidente de Perupetro, el Contrato de Transferencia de compra-venta entre Petroperú, en representación del Estado peruano, y Repsol, obliga a que la empresa nacional sea la primera en ser consultada para la compra de la refinería La Pampilla. Solo en caso que Petroperú renuncie a la cláusula, los capitales chilenos obtienen carta libre para el control del mercado del combustible a través de la refinería.

“Una ventaja para nosotros frente a los inversionistas chilenos es la cláusula dorada, donde el Estado Peruano tiene prioridad en la venta de La Pampilla, es decir, somos los primeros a quienes tienen que ofrecer la venta de la refinería, eso permitiría fortalecer a Petroperú y tener el 100% de la refinación, no de la comercialización, porque un 20% está con terceros”, aseguró.

INJERENCIAS EN LOTES PETROLEROS
El año pasado se anunció la participación de Petroperú en la licitación de 36 lotes petroleros, uno de ellos –y el más importante– es el lote 1AB (ubicado en el norte del Perú) que produce 15 mil barriles por día, requerirá una inversión de US$ 500 millones y está manejado por Pluspetrol, cuyo contrato de concesión vence el 2015.

La buena pro de estos 36 lotes se tenía prevista para noviembre del año pasado, pero esta fecha ha sido postergada hasta el segundo trimestre del año 2013 y el especialista en hidrocarburos, Manuel Dammert, considera que existe una fuerte presión del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) para bloquear la participación de Petróleos del Perú (Petroperú) en dichas licitaciones.

“La licitación de los 36 lotes petroleros es otro de los asuntos que el MEF ha bloqueado. El asunto es que (Luis) Castilla (titular del MEF) piensa que el Estado no debe participar en actividades de explotación petrolera, aunque esto lo estipule la ley. Entonces Castilla está yendo en contra de la ley y está retrasando todos los procesos. Habría que preguntarle cuál es la razón por la que bloquea la participación estatal”, se cuestionó Dammert.

Por su lado, el expresidente de Perupetro, Aurelio Ochoa, expresa un clima más optimista en cuanto a las demoras para la licitación de los 36 lotes petroleros en los que Petroperú participará solo en las fases de explotación, mas no de exploración con el fin de evitar mayores riesgos.

“Con el nuevo viceministro de Energía (Edwin Quintanilla) que está mucho más ligado a estos temas, puede adelantarse lo de los lotes. Todo depende de la coordinación que se haga con el Ministerio de Cultura para hacer el tema de la consulta previa”, dijo.

Asimismo, manifestó que en los próximos seis meses se sabrá si el gobierno tiene verdaderas intenciones de fortalecer a Petroperú con todo lo que se está planteando (Refinería La Pampilla, participación en el Gasoducto del Sur Peruano y en los 36 lotes petroleros).

“Este año es el decisivo, es bueno que sepamos si realmente el gobierno tiene la intención de fortalecer a Petroperú si cumple con lo que se ha ofrecido. Estamos hablando de un horizonte de unos cinco a seis meses”, precisó.


Laura Grados / Marita Samanez
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

1.18132710457