Derecho a la salud

El Presidente del Consejo de Ministros ha sido claro: construir las bases del Sistema Nacional de Salud (SNS) para el ejercicio del derecho a la salud. Desde esa entrada, la orientación de la salud pública en el país tiene la posibilidad remontar una realidad excluyente que afecta a toda la población.

| 28 agosto 2011 12:08 AM | Especial | 4.7k Lecturas
Derecho a la salud
MENSAJE. El discurso del premier Lerner, ha dejado en claro que el derecho a la salud es impostergable y transitaremos progresivamente hacia ello.

Más datos

EN ESPERA DE RESULTADOS

La hora de EsSalud
En relación a EsSalud, el discurso no brindó ninguna orientación clara para mejorar las atenciones y hacer efectivo un sistema por el cual millones de peruanos pagamos cada fin de mes, y que no tiene estándares mínimos de eficacia (sólo 35% de los asegurados logra una atención cuando la requiere.). Es necesario establecer sin dudas, que EsSalud debe incorporarse decididamente a la construcción del Sistema Nacional de Salud en el horizonte de un fondo común para la atención de la salud. La auditoria internacional a la gestión de Barrios y Ortiga, se cae de madura, por lo que se esperan resultados en un tiempo razonable.
4735

La Construcción de este SNS, implica por un lado dejar atrás las distinciones en cobertura basadas en la condición económica, que han hecho que el SIS se constituya como un seguro para pobres; y por otro lado transitar hacia una articulación e integración efectiva de los prestadores de salud en el país.

Acceso universal, no AUS
En ese contexto es absolutamente relevante que Lerner no se haya referido al aseguramiento universal, sino al acceso universal a salud, cosas que pueden sonar similar pero son muy distintas.

Contar con un seguro de salud no garantiza en el Perú tener acceso a atenciones oportunas, integrales y financiadas, sino que básicamente contribuye a alimentar la estadística de asegurados.

Lograr un acceso universal e integral a salud implica la atención y el financiamiento de ésta cuando se requiera, desde la responsabilidad del Estado.

Otro aspecto relevante es el compromiso de iniciar la atención de las enfermedades crónicas y de algunas de las enfermedades de alto costo.

Ello porque nuestro sistema ha estado dirigido sobre todo a las atenciones de las enfermedades de la capa simple, pero nuestro perfil epidemiológico ha variado en los últimos años y ahora las crónicas significan gastos inmanejables para las familias.

Por fin el alto costo
En relación a las enfermedades de alto costo, se iniciará la cobertura de al menos cinco cánceres: cuello uterino, mama, estómago, próstata y colon.

Según los estudios realizados por el Fondo Intangible Solidario en Salud, la atención integral de estos cánceres para todos los casos que se presenten en la población pobre afiliada al SIS (12 millones de personas) asciende a 51 millones de soles; monto que, en la lógica de inclusión social, es absolutamente manejable para aminorar los dramas sociales en salud.

El compromiso de construir un hospital en cada provincia en la que no los haya, se relaciona con la fuerte inversión en infraestructura que desarrolló la gestión de Oscar Ugarte, que siendo relevante, aún no ha sido suficiente para acercarnos a cerrar esta brecha.

Omisiones sanitarias
Lamentablemente no se mencionó nada acerca de los trabajadores de salud, que mantienen una agenda pendiente en relación a mejores condiciones laborales y a elevación de sueldos; en este tema se omitió también la necesaria coordinación con los formadores de profesionales y técnicos de la salud que cada año “botan” al mercado miles de jóvenes que en muchos casos no tienen los perfiles que el sistema requiere.

La referencia al acceso universal y gratuito a medicamentos esenciales es tibia en relación con la oportuna campaña que en el último año se ha desarrollado para garantizar el acceso a medicamentos genéricos, que muchas veces son condicionados por los intereses de la industria.

La mención al fortalecimiento al primer nivel de atención es vaga, ya que no se observan medidas que vayan en la dirección de aligerar el sufrimiento que debemos soportar los usuarios de los servicios en los hospitales del Ministerio de Salud y de EsSalud. El primer nivel es clave para acercar a la población a una cultura de prevención y promoción de la salud y recuperar la confianza perdida entre la ciudadanía y los responsables de la salud.


Alexandro Saco
Colaborador


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD