Danzando por los apus

Muchas veces oí hablar de ellos, de sus proezas y misterios. De las giras que daban por el mundo, maravillando a todos aquellos que tienen la fortuna de verlos celebrando a los apus con su danza ancestral y fantástica.

Por Diario La Primera | 13 mayo 2012 |  3.9k 
Danzando por los apus
CCARCCARIA Y QORI SISICHA. A mediados de 1980, fueron llevando por el mundo, lo que éste aun desconocía, la Danza de las Tijeras.
FOTORREPORTAJE
3914  

Ese domingo tuve suerte. Presumo que una fuerza permitió que me aventurara a ir solo a su encuentro. Y no fue en vano. Confirmé el por qué años atrás o para ser exactos el 10 de noviembre del 2010 la UNESCO declaró a la Danza de las Tijeras, como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Y ahí entre inmensos cerros me esperaban, los danzaq. Con su Atipanakuy (desafíos). Con aquel mágico tintinear y relampaguear de los aceros y la belleza de sus trajes impecables y coloridos. Y pensé que esa tarde los Apus seguramente, estaban felices.


ACERO. Llamados hembra y macho, su contacto continuo da un sonido característico que se acopla a las tonadas del arpa y el violín.


DE CABEZA. Las tonadas viajan en el viento mientras QORI SISICHA aplaude con los pies.

CUARENTA AÑOS DESPUÉS
Rómulo Huamani es QORI SISICHA (Hormiguita de oro) y esa tarde celebró a lo grande sus cuarenta años de danzaq de Ayacucho. Y para ello invitó a un digno rival. Damián de la Cruz CCARCCARIA (Incestuoso) de Huancavelica. Próximo a retirarse definitivamente. Ellos bajo ese sol danzaron en contacto con la tierra y el viento. Desafiando por instantes con sus movimientos a la gravedad. Tuve suerte. Uno cumplía 40 años de danzaq y su rival de siempre, lo pude ver antes de que se retire. Ahora todo esta ahí en mi memoria. Y en estas fotos que comparto, como un humilde homenaje a aquellos danzaq jóvenes y mayores que estuvieron ahí, un domingo. Cuando la magia iluminó, en cada tonada.


PRUEBA DE VALOR. Durante tres minutos ambos danzantes, se azotaron como prueba de valor.


QORI SISICHA. Conocido y respetado. Conocedor de secretos ocultos. Muestra con elegancia su danza.


PASOS. A veces uno se sorprende de lo flexibles que pueden llegar a ser los pies de un danzaq.


Texto y fotos: Javier Quispe

Referencia
Propia

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.
Loading...

Deje un comentario