Creo que nos espían

El gran triunfo de la concentración mediática durante 2014, como creo haberlo remarcado otras veces, ha sido el demostrar que con una saturación de medios se podía manejar la agenda del país y ajustarla a gusto, así como alcanzar decisiones en el límite como el cambio de Fiscal de la Nación y otras.

| 19 enero 2015 12:01 PM | Especial | 5.1k Lecturas
Creo que nos espían
Creo que nos espían
Por: Raúl Wiener
5140

Gracias a la poderosa flota de medios de los Miró Quesada, el año pasado aprendimos que la gran corrupción era provinciana y no nacional o limeña; que la bestia era Álvarez y no la que andaba encerrada en la Diroes, que Álvarez, Orellana y MBL bien merecían una dosis de carátulas diarias y que la oportunidad se presentó calva para encarcelar también a Goyo Santos en medio del bolondrón, con el resultado de que todo el mundo se dio cuenta y el preso casi alcanza el 50% de los votos.

En fin, hasta los ahora lejanos días de Salas y Vilcatoma, cuando parecía que todo se resumía en la colaboración eficaz la armada invencible disparaba orgullosa día y noche, casi sin contradictores. Nuevo fiscal en el bolsillo, exprocuradores en rebelión, jueces ajustándose de bando, eran un balance de los diablos. Pero, por favor, revísese lo que ha pasado esta semana y el papel que le han dado a Correo Semanal como plataforma de escandalera. ¿Cómo fue que de la colaboración eficaz nos fuimos a que el tema de comienzos de año es otra vez el refrito de los “opositores” reglados, que hace dos años denunciaba Rospigliosi sobre él mismo?, ¿otro cambio de agenda o desorientación en el alto mando?

En realidad lo forzado del caso muestra que no siempre se tienen 10 diarios y 2 televisoras y se ganan todas las batallas. La noticia no solo era idiota en el contexto del propio escenario construido por la gran prensa, y porque los supuestos afectados carecían de relevancia suficiente para seguirlos, sino porque algunos de ellos son todavía la mata del sistema de interceptación de comunicaciones que los Estados Unidos crearon en la DINANDRO. El general Hidalgo, íntimo de “tío George”, es el de mejor currículum. De paso todos ellos estuvieron metidos en los casos Petroaudios-BTR, para destruir pruebas y ocultar información.

Y ahora tenemos canales, diarios y revistas machacando la “noticia” a ver si le sacan algo, a la “filtración” que Correo afirma haber conseguido de excelentes fuentes, precisamente cuando se iba desarmando la DINI (Dirección de Inteligencia Nacional) dirigida por el capitán Gómez, para ser reemplazado por otro oficial en retiro de la promoción Ollanta. Si se tratara solo de eso, habría que sonreír ante tanta bulla por tan poca cosa. Pero en realidad el esquema de interpretación de la concentración está rearmándose. Tal vez por eso suena tosco. Pero pronto agarrarán la pista. La batalla del 2016, recién comienza.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital