Consorcio Camisea sigue disponiendo del Lote 88

Engañaron a Ollanta. Hace 12 meses el Presidente de la República anunció que la totalidad de gas natural del Lote 88 -propiedad del Estado peruano- se destinaría para el consumo interno, sin embargo, nunca se hizo realidad. El Consorcio Camisea nunca firmó la adenda para devolver los 2.5 TCF del Lote 88 y a la fecha tampoco tiene la intención de hacerlo. El Ministerio de Energía y Minas y Perupetro, encargados de defender al Estado, le jugaron una mala pasada al Jefe de Estado.

| 20 abril 2013 12:04 AM | Especial | 2.8k Lecturas
Consorcio Camisea sigue disponiendo del Lote 88
El Consorcio Camisea sigue controlando los 2.5 TCF del lote 88 y no tiene intención de entregarlo.
2875

Han transcurrido más de un año desde que el Presidente de la República Ollanta Humala anunciara en la Plaza de Armas de San Sebastián, en la provincia cusqueña de La Convención, la recuperación de la totalidad de las reservas del Lote 88 de Camisea para destinarlo al consumo interno; sin embargo a la fecha el contrato entre el Estado y el Consorcio Camisea no ha sido modificado.

Es decir, el Consorcio Camisea sigue controlando parte de las reservas de gas natural del Lote 88 que debieran destinarse para el mercado interno.

Fue el 3 de abril del 2012 ante una plaza repleta de miles de cusqueños que el Presidente Humala Tasso firmó públicamente el Decreto Supremo 008-2012-EM que supuestamente destinaba la producción del gas natural del Lote 88 para uso exclusivo del mercado interno.

Empero, un contrato ley –como el que firmó el Estado con el Consorcio- no puede ser modificado por un decreto supremo. Por ello se le encargó a Perupetro hacer firmar la adenda que modifica el contrato, pero hasta ahora dicha tarea no se ha cumplido.

“Un contrato ley no puede ser modificado por ningún dispositivo legal de menor jerarquía y mucho menos por una mera carta de intención. La modificación se tiene que hacer mediante una adenda al contrato, previo acuerdo entre ambas partes. Esa carta de intención dice que devolverá las reservas en algún momento, pero no especifica fechas”, afirmó el abogado Martín Oré.

Y resaltó que si la empresa privada, en este caso el Consorcio, considera que el Estado lo está presionando para modificar el contrato, podría llevar al Estado ante el tribunal del Centro Internacional de Arreglos de Diferencias entre Inversionista extranjero y Estado (CIADI), amparado por los diferentes acuerdos bilaterales o Tratados de Libre Comercio firmados por el Perú.

“Una carta de intención no tiene valor real. Es un deseo, pero sin ningún plazo. Legalmente no sirve y, menos, para modificar un contrato ley”, resaltó el exministro de Energía y Minas, Carlos Herrera Descalzi.

En opinión del investigador de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos Jorge Manco Zaconetti, no hay voluntad del Gobierno para recuperar las reservas del Lote 88 y destinarlo al uso exclusivo del mercado interno.

“Es lamentable, pero hoy en día de los 1,000 millones de pies cúbicos diarios (mpcd) de gas natural que produce Camisea, 600 mpcd se destina a la exportación y 400 al mercado interno”, aseguró.

Coincide con el investigador de San Marcos el exministro Herrera Descalzi, quien considera que la recuperación de las reservas “no es prioridad ni en el Ministerio de Energía y Minas ni en Perupetro”.

Se suma la congresista Verónika Mendoza, quien opinó que si bien el gobierno anunció la recuperación de 2.5 trillones de pies cúbicos (TCF) de gas natural del lote 88 , esta recuperación “no es efectiva ni real”.

“Hay un decreto supremo que se firmó en abril en la Plaza de Armas del distrito de San Sebastián, que dice que se hará las acciones necesarias para modificar el contrato de concesión para que el lote 88 esté exclusivamente destinado al consumo nacional, pero hoy por hoy no se ha modificado el contrato”, opinó a la vez de agregar que lo que hay es buenas intenciones, pero no decisiones concretas.

MAL ASESORADO
¿Qué hizo entonces que el Presidente salga a anunciar públicamente que ha logrado cumplir una promesa de campaña sin antes haber logrado la modificación del contrato? El jefe de Estado firmó el Decreto Supremo 008-2012-EM sobre las bases de unas cartas de intención enviada al Ministerio de Energía y Minas por las seis empresas que conforman el Consorcio Camisea (Pluspetrol, Repsol-YPF, Sonatrach, Hunt Oil, Techpetrol y SK) en que afirmaban que no van a utilizar el gas del Lote 88 como respaldo para la exportación.

Dicho decreto, denominado de modificación del contrato de licencia del Lote 88, solo tenía un considerando “por la cual las empresas integrantes del Contratista del lote 88 y la empresa Perú LNG hacen saber su decisión de sustituir el compromiso de reserva del lote 88 para la exportación… por un volumen igual procedente de otros lotes…”.

“Y ahí está esa la recuperación, que no es el levantamiento del embargo, o la entrega de las reservas alternativas, sino una mera carta de intención”, afirmó Manco Zaconetti.

Para Herrera Descalzi, el discurso optimista de Humala ante miles de cusqueños en la Plaza de Armas de San Sebastián fue en base a una mala información brindada por su ministro de Energía y Minas, Jorge Merino. “Fue un discurso optimista como debía de ser, pero el Presidente fue por decir lo menos, sorprendido”, opinó.

Aquel 3 de abril del 2012, un optimista Humala Tasso aseguró a los miles de cusqueños que la supuesta recuperación de las reservas del Lote 88 es “un hito histórico” para el país porque permitirá consolidar el polo petroquímico el gasoducto del sur.

“Las cosas estaban hechas de tal forma que era difícil conseguir esas reservas de gas (2.5 TCF del Lote 88 que siguen en poder del Consorcio) para el mercado interno, y eso generaba un problema para construir el gasoducto y hablar del polo petroquímico, porque no podíamos construir la petroquímica ni el gasoducto si no había las reservas de gas”, dijo en ese entonces Humala.

Transcurrido más de 12 meses, el gasoducto sigue sin contar con las reservas probadas suficientes (aproximadamente 5 TCF) para ser rentable. Incluso el propio ministro Jorge Merino anunció que para completar las reservas de gas natural (aproximadamente entre 3 y 3.5 TCF) el Estado comprará de otros lotes operados por Repsol o Petrobras.

Sobre este punto, el especialista Manuel Dammert lamenta que todo lo relacionado al Lote 88 esté paralizado, pese a que existe una situación de desabastecimiento y considerando que la recuperación de las reservas permitiría contar con las reservas de gas natural para el proyecto del gasoducto del sur.

“La recuperación de las reservas del Lote 88 permitiría avanzar en la construcción del gasoducto del sur, proyecto que es demandado desde años atrás por la población del sur del país. Lamentablemente hasta ahora todo sigue estancado”, comentó Dammert.



SE NEGÓ FIRMAR ADENDA
Si Perupetro no ha cumplido con lo ordenado en el decreto supremo, no es por responsabilidad suya, pero sí del Consorcio Camisea que no ha podido reemplazar los 2.5 TCF que tiene como aval ante los bancos por otra garantía, afirmó Aurelio Ochoa, quien se desempeñara como presidente de Perupetro y recibiera la tarea de reunirse con el Consorcio para firmar la adenda al contrato del Lote 88.

Incluso, Ochoa afirmó que a las 48 horas de firmado el decreto supremo citó a los representantes del Consorcio para regularizar la firma de la adenda, pero el Consorcio argumentó que tienen que estar todos los representantes que lo conforman.

Por ello, en una segunda reunión realizada antes de cumplirse un mes de la firma del decreto, en que se esperaba firmar la adenda del Lote 88, el Consorcio dijo que tenía problemas para liberar las reservas de gas natural con los bancos.

Fue en este momento, asegura Ochoa, que se optó por legalizar la carta de intención presentada por el Consorcio al Presidente Ollanta Humala.

Esa segunda reunión fue la última que tuvo Perupetro con el Consorcio Camisea en la administración de Ochoa, quien dejara el cargo aproximadamente a finales de julio de 2012.

Luego de la legalización de la carta, el Consorcio lo utilizó como argumento para no firmar la adenda. “Nos dijeron para qué más garantías (la firma de la adenda), si ya teníamos una carta legalizada en que ambas partes (Estado y Consorcio) por mutuo acuerdo decidieron destinar la totalidad de las reservas del Lote 88 para el mercado interno”, contó Ochoa.

Y si bien Ochoa defiende que la carta de intención que dejó legalizada es suficiente para impedir cualquier intención de exportación del gas del Lote 88, reconoce que es necesario firmar la adenda al contrato.

¿Qué tiene que decir la adenda?
En opinión del exministro de Energía y Minas Carlos Herrera Descalzi, la adenda al contrato del Lote 88, entre el Estado y el Consorcio Camisea, y que tiene que firmar Perupetro, debe anular los cambios al contrato original que permitieron al privado tomar las reservas del Lote 88 y usarlos como garantía ante los bancos.

“La adenda tiene que decir que se anula los cambios realizados previamente al contrato original o que se destina la totalidad de las reservas del Lote 88 para el consumo exclusivo del mercado interno”, dijo Herrera Descalzi.

Argucias legales que facilitaron la exportación
En el 2005, durante el gobierno del presidente Alejandro Toledo, se autorizó la modificación del contrato del lote 88 con el Consorcio Camisea para darle en garantía 2.5 trillones de pies cúbicos (TCF, por sus siglas en inglés) que sirvan de respaldo al proyecto de exportación de gas natural licuado (LNG, en inglés) de Perú LNG, empresa que ya tenía comprometidas las reservas de gas del lote 56.

En ese sentido, ha sido un reclamo nacional que se vuelva al contrato original y que la totalidad del gas del lote 88 sirva para abastecer las necesidades del mercado local y solo las reservas del lote 56 sean exportados.



EN CORTO

“La recuperación del gas del Lote 88 se constituye en un hito en la historia del Perú (…) El Consorcio Camisea se ha puesto la camiseta del Perú sin necesidad de tomar una medida drástica”, declaró el Presidente Humala Tasso en la ceremonia por la firma del decreto supremo realizada en Cusco.

Para Herrera Descalzi el discurso optimista de Humala ante miles de cusqueños en la Plaza de Armas de San Sebastián, fue en base a una mala información brindada por su ministro de Energía y Minas Jorge Merino. “Fue un discurso optimista como debía de ser, pero el Presidente fue por decir lo menos, sorprendido”, opinó.

Transcurrido más de 12 meses el gasoducto sigue sin contar con las reservas probadas suficientes (aproximadamente 5 TCF) para ser rentable. Incluso el propio ministro Jorge Merino anunció que para completar las reservas de gas natural (aproximadamente entre 3 y 3.5 TCF) el Estado comprará de otros lotes operados por Repsol o Petrobras.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

1.26515412331