Conocer y valorar a las comunidades originarias

Una campaña para que los peruanos, particularmente los que viven en las grandes ciudades costeras, conozcan la existencia y las culturas de las cerca de ocho mil comunidades originarias, tanto amazónicas como andinas y hasta del litoral, que existen en nuestro territorio, iniciaron diversas organizaciones ecologistas y de derechos humanos.

| 14 octubre 2012 12:10 AM | Especial | 2.6k Lecturas
Conocer y valorar a las comunidades originarias
PLANTEA CAMPAÑA SOLIDARIA
2622

Las actividades para promover el interés por estos peruanos, de segunda categoría según la insinuación de un expresidente, se inició con una exposición promovida por el Instituto del Bien Común (IBC) sobre pueblos amazónicos y su realidad, que fue inaugurada por la alcaldesa Susana Villarán. La muestra recorrerá en los próximos días los parques de Lima.

Asimismo, el presidente del IBC, Richard Cheese Smith, presentó en días pasados un “Directorio de Comunidades Nativas en el Perú 2012”, con mapas de los pueblos originarios por departamentos, tanto de los titulados como de los que están por inscribir y titular.

Exigió celeridad con las titulaciones, particularmente con las amazónicas que, contrariamente a las andinas y costeñas, sufren un sinnúmero de trabas y cuya situación empeoró desde diciembre del 2010.

MÁS DE SEIS MIL
En el evento se precisó que existen seis mil 069 comunidades campesinas y mil 469 comunidades nativas, reconocidas por Cofopri, de las que 16 por ciento no cuenta con título de propiedad.

Las comunidades ocupan 27 por ciento del territorio nacional. En las campesinas de la costa y los andes viven y trabajan un millón y medio de familias y otra cifra igual en la Amazonía.

En cuanto a la totalidad de nuestro territorio, los promotores de la campaña afirman que un 60 por ciento es amazónico y concentra a tres millones 600 mil habitantes, entre los que hay 51 etnias de 13 familias lingüísticas, siendo la más importante la Asháninka con 26.6 por ciento de pobladores.

DETERIORO DE TITULACIONES
El informe presentado contó con el concurso de organizaciones como IBC, Comisión Andina de Juristas, Comisión Episcopal de Acción Social, Instituto de Defensa Legal, Centro Amazónico de Antropología y Aplicación Práctica, Racimos de Ungurahui, Centro Peruano de Estudios Sociales, Confederación Campesina del Perú, Coordinadora Nacional de Comunidades del Perú afectadas por la minería, Paz y Esperanza, SER y Derecho, Ambiente y Recursos Naturales y fue financiado por Oxfam y Rights+Resources.

“Desde que el gobierno militar de Juan Velasco Alvarado otorgó títulos, principalmente a las comunidades campesinas a través del Sistema Nacional de Apoyo a la Movilización Social (Sinamos), el proceso se fue deteriorando hasta casi congelarse”, señala.

El informe agrega que “durante el gobierno de Alan García se otorgaron apenas 19 nuevos títulos a comunidades nativas y 23 ampliaciones territoriales, según cifras de Cofopri. Este régimen cometió el error de quitarle al Ministerio de Agricultura el Proyecto Especial de Titulación de Tierras y Catastro Rural (PETT), lo que truncó el financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para la titulación”.

Para concienciar sobre la importancia de preservar las comunidades originarias, los promotores de la campaña comparan al Perú con el cuerpo humano y a las comunidades con el corazón.

“Son la parte vital del país porque alimentan a los peruanos de todos los estratos sociales con los cultivos que domesticaron y preservaron por siglos, aparte de aportar a la cultura nacional con el canto, la música y la poesía; las que practican la solidaridad y el intercambio para una mejor distribución de la riqueza; las que cuidan los bosques, aire, tierra y agua que hacen posible la vida; las que construyeron carreteras, puentes, colegios, postas médicas y demás infraestructura en pueblos alejados donde el Estado era un fantasma”, refiere.

Para los defensores de las comunidades, el poder político ha asociado a estas, lamentablemente, con el atraso, la ociosidad y la falta de conocimientos, lo que generó que en las últimas tres décadas se aprueben normas en contra del régimen comunal. “Sobre todo a partir de los 90, cuando se afianzó una carrera de inversiones privadas en sus tierras”.

CONCESIONES PELIGROSAS
Los defensores de las comunidades consideran como una presión externa la apuesta de los gobernantes por una intensa y agresiva política de promoción de las inversiones en hidrocarburos, minería y energía.

“Desde ese enfoque, estos espacios comunales son considerados como una opción apetecible para explorar y explotar estos recursos no renovables, sin considerar criterios éticos, de derechos humanos, biológicos ni legales. En la toma de decisiones no se ha considerado la organización, características y complejidades que marcan la existencia de las comunidades y que están relacionadas con sus aportes.”

Manifiestan que en la Amazonía se concesionó más del 60 por ciento en territorios comunales, en Cajamarca el 47.3 por ciento y en Apurímac el 58.4 por ciento. Esta situación conflictiva originó entre el 2006 y setiembre del 2011 la muerte de 195 peruanos y dos mil 312 heridos en conflictos generados en torno a esas concesiones.

Los promotores de las concesiones parecen ignorar que en nuestro país se producen solo en papa, uno de los alimentos más populares en las mesas del mundo, tres millones de toneladas al año, las que en 90 por ciento provienen de los Andes y que aporta al Producto Bruto Interno (PBI) 13 por ciento.

“Otro producto fundamental es el maíz, del que existen mil 500 variedades desarrolladas por las comunidades, de las que entre 50 y 60% son comerciales. En el caso de la quinua, existen más de tres mil que se caracterizan por su color, tamaño y adaptación al clima. En la Amazonía se han identificado 162 especies de frutas, de las que cien son comercializadas en los mercados de las ciudades”, señala el informe citado.


Denis Merino
Redacción

Loading...


En este artículo: | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario