Choquekirao

El anuncio de construcción del teleférico por parte del Presidente Regional de Apurímac, sin consultar a la Región Cusco, donde está ubicado este complejo arqueológico, ha generado una honda preocupación y rechazo a este tipo de aprovechamiento en la opinión pública del Cusco, sin embargo este hecho es una buena oportunidad para definir posiciones y propuestas al respecto.

| 11 abril 2013 12:04 AM | Especial | 1.8k Lecturas
Choquekirao
AGENDA PARA EL DESARROLLO Y LA INTEGRACIÓN
1863

El Complejo de Choquekirao en primer lugar debe ser abordado como un bien patrimonial y arqueológico que requiere la intervención de diversos componentes, de carácter: cultural, histórico, ambiental, ordenamiento territorial, turístico, integrador, seguridad, administrativo y competencias, entre otros, los mismos que deben ser abordados desde un inicio a través de la elaboración de un Plan Maestro y su correspondiente Unidad de Gestión, para evitar improvisaciones.

En este terreno resulta vital aprender las lecciones que reporta la actual administración y uso del Complejo de Machu Picchu, que se ha caracterizado por su manejo monopólico, centralista, improvisado y burocrático, hechos que ponen en peligro la propia existencia del Patrimonio Cultural de la Humanidad. En consecuencia, Choquekirao no debe repetir la vieja historia que beneficia a unos y margina a otros.

En el Cusco, desde diversos espacios como el Gobierno Regional, la Dirección Regional de Cultura; municipalidades provinciales y distritales, empresarios y trabajadores, se ha venido trabajando diversos proyectos y componentes frente a Choquekirao, solo que se ha trabajado de manera sectorial y sin un plan rector, por ello resulta vital que una de las primeras tareas debe ser la elaboración de un Plan Integral del Complejo Arqueológico de Choquekirao, para así evitar las improvisaciones y el aprovechamiento de algunos “vivos”, el mismo que viene siendo abordado con iniciativa por el actual Presidente Regional del Cusco, Jorge Acurio Tito.

La propuesta de un Teleférico para Choquekirao no es un proyecto nuevo, desde la región Cusco se trabajó la formulación del perfil y el expediente, pero chocó con las paredes altas y exigentes de los requisitos del SNIP, que las rechazó con toda clase de argumentos supuestamente “técnicos” hasta deshabilitarla, sin embargo esos mismos funcionarios que rechazaron la propuesta cusqueña entre gallos y medianoche aprobaron el Perfil del Teleférico que parte de la Región Apurímac a territorios de la Región Cusco, curiosamente sin consultar o informar a los posesionarios territorialmente del monumento, hecho que se presta a la duda y especulación, habida cuenta que años atrás muchos altos funcionarios de los gobiernos de Fujimori y Toledo, fueron denunciados periodísticamente por la compra arreglada de grandes extensiones de terrenos que han cercado el Complejo Choquekirao con la evidente intención de privatizarla y monopolizarla como ocurre con Machu Picchu.



La propuesta cusqueña debe partir de una visión integral y global del Complejo Arqueológico de Choquekirao, visión a partir del cual debe trabajar la relación de los diversos proyectos con el Gobierno Nacional y con el Gobierno Regional de Apurímac, dejando de lado aprobaciones sectoriales o temporales.

En consecuencia la propuesta del Teleférico de Choquekirao por parte de Apurímac, no debe ser rechazado por el Cusco, solo debemos señalar que dicho proyecto es apenas un componente más de varios y que no debe ser ni el único ni el exclusivo en el terreno del acceso. Por el contrario, ahora que el tema se encuentra en la Agenda Nacional del gobierno central, debe servir para aprovechar el costo de oportunidad para incorporar la AGENDA CHOQUEKIRAO de manera integral.

El Gobierno Regional del Cusco, las municipalidades provinciales de Anta y La Convención, las distritales de Mollepata, Santa Teresa, entre otras, la Dirección Regional de Cultura y la Dirección Regional de Turismo, tienen proyectos y actividades respecto al tema, pero que requieren una articulación, en esa perspectiva se debe conformar rápidamente una Comisión de Trabajo de autoridades, sociedad civil y empresarios, que desarrolle y proponga acciones para llevar adelante la Agenda Choquekirao, recogiendo avances y propuestas contenidos en:

• Un Plan de Reordenamiento Territorial y Ambiental circundante del Complejo Arqueológico de Choquekirao como es el Parque Natural Regional.

• Definir los alcances y contenidos del Circuito Turístico de Choquekirao que abarcan a todas las provincias y poblaciones del ámbito de intervención a través del: Camino Inka, servicios turísticos alternativos y sociales como porteadores, turismo vivencial, etc. que se encuentran en las regiones Cusco y Apurímac.

• Infraestructura vial terrestre: La carretera Mollepata – Choquekirao y la carretera Santa Teresa – Choquekirao: Respecto a la infraestructura aérea: los teleféricos de Yanama (Santa Teresa – Choquekirao) y la de Mollepata – Choquekirao que se encuentran en formulación.

• Definir las competencias y funciones de la Unidad de Gestión de Choquekirao u otro organismo que recaude, administre y distribuya el boletaje de ingreso de manera proporcional a los distritos, provincias y región correspondiente.

• Analizar el Convenio entre los gobiernos regionales del Cusco y Apurímac respecto a la construcción del Teleférico de Apurímac, conociendo la modalidad de la iniciativa o concesión; los componentes del Proyecto; la administración y distribución de recursos a recaudar en la puerta de ingreso.

Sola un visión integral y que materialice todos estos componentes permitirá que Choquekirao tenga una diversidad de accesos que garantizan su competitividad y seguridad evitando el monopolio; un Plan Maestro que desde un inicio señale las fronteras de la actuación del turismo y la cultura; la redistribución social de los ingresos a los pueblos de la región para frenar la voracidad centralista; será un piloto de modelos a demostrar que la integración de las regiones del Cusco y Apurímac es viable y progresiva sin aprovechamiento de nadie.



CUNA DE ORO
Choquekirao
Del aymara chuqui, oro, y del quechua k’iraw, cuna.
Son las ruinas de una ciudad inca situada entre las estribaciones del nevado Salcantay, en la provincia de Anta, región del Cusco, al sur del Perú. El complejo de Choquekirao se compone de nueve sectores, entre los que destacan el centro político religioso, el sistema de fuentes y canales con acueductos, y el grupo de las portadas. Están conformados por edificios y terrazas distribuidas en diferentes niveles. Choquekirao (a veces también referida como Choqequirau o Choquekiraw) es conocida como la “hermana sagrada” de Machu Picchu por la semejanza estructural y arquitectónica con esta.

Centro político y religioso
Choquekirao fue un gran centro político y económico que sirvió como enclave comercial y cultural entre la costa, sierra y selva. Por su localización es probable que haya sido el centro religioso más importante y que estaba ocupado por los sacerdotes y aquellos consagrados a las divinidades. Se ha encontrado pinturas y cementerios que confirmarían esta teoría. Choquekirao está ordenado en nueve zonas construidas como pequeñas aldeas alrededor de una gran plaza, donde se encuentran todas las calzadas provenientes de cada zona. Se ha logrado ubicar la plaza superior (Hanan), los depósitos (Qolqa), la plaza principal (Huaqaypata), la plaza inferior (Hurin), el sistema de andenes de cultivo inmediatos a la plaza principal (Chaqra Anden), la plataforma ceremonial (Ushno) y la vivienda de los sacerdotes en la parte baja de la colina.

Formas de acceso
Presumiblemente esta ciudadela fue usada como una garita de control para asegurar el acceso a las áreas de Vilcabamba, que conectaba la selva con otros centros importantes como Písac y Machu Picchu. Aún cuando solo el 30 por ciento, de 1,810 hectáreas del complejo, han sido rescatadas, la vía terrestre es la única forma posible de alcanzar la ciudadela de Choquekirao. La ruta más conocida es tomando la carretera rumbo a Abancay y en el km. 154 elegir el desvío que lleva al pueblo de Cachora, desde allí se debe realizar una caminata cuesta arriba de unos 30 km, cuyo recorrido alcanza los dos días de duración.


Jesús Manya Salas
Colaborador


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario