Chinalco pagó a pobladores U$ 9 por m2

El representante de Chinalco en la ciudad de Morococha, Pedro Salazar, confirmó la suma ínfima de nueve dólares el metro cuadrado con la que la minera estatal china pagó a los pobladores de Morococha por sus viviendas, asentadas en los terrenos donde está ubicado su proyecto minero Toromocho y por el cual los pobladores de esa zona serán reubicados en una nueva ciudad construida por la minera.

| 17 noviembre 2012 12:11 AM | Especial | 4.2k Lecturas
Chinalco pagó a pobladores U$ 9 por m2
Pobladores reciben cifras inferiores para que abandonen sus tierras.
TREMENDA INJUSTICIA

Más datos

DETALLES

Toromocho espera producir anualmente 250.000 toneladas de cobre (casi la cuarta parte de la producción total actual del país) durante unos 35 años desde fines del 2013.

Esta semana, centenares de pobladores del distrito de Morococha (Junín) bloquearon la Carretera Central a la altura del kilómetro 154. Los pobladores se resisten a ser trasladados a vivir a la nueva ciudad de Carhuacoto, ya que-aseguran-esta no tiene reconocimiento como ciudad.

El proyecto Toromocho se ubica a 4.500 metros sobre el nivel del mar en el distrito de Morococha, departamento de Junín y cuenta con una inversión de US$ 2.200 millones y han sido invertidos US$ 50 millones en la construcción de la nueva ciudad de Carhuacoto que reemplazará a Morococha.
4271

El proyecto Toromocho de la minera Chinalco está ubicado a 4.500 metros sobre el nivel del mar en el distrito de Morococha en el departamento de Junín y para reubicar a los pobladores que habitan la zona de extracción minera, la empresa pagó nueve dólares por metro cuadrado a los dueños de las viviendas que la minera piensa desaparecer para ejecutar su proyecto.

El representante de Chinalco en la ciudad de Morococha, Pedro Salazar confirmó, mediante comunicación telefónica con este diario, la pequeña suma con la que la minera pagó por los terrenos en los que está ubicado su proyecto Toromocho.

-La gente que ha venido, el 90% es gente foránea que viene a laborar en minería porque es la única actividad que les ofrece desarrollo-, me dice Salazar.

-¿El 90% de Morococha es gente foránea? ¿Sabe usted hace cuánto están instalados en ese lugar a quienes usted llama foráneos?-, le pregunto.

-Nosotros ya los hemos encontrado aquí porque el distrito de Morococha es minero desde hace muchos años-, contesta el representante de Chinalco.

-Entonces señor Salazar, no puede usted llamar a esa gente foránea porque ellos llegaron antes que Chinalco a Morococha ¿Es cierto que han pagado ustedes nueve dólares el metro cuadrado?-, le consulto finalmente.

-Sí, así es-, confirma Pedro Salazar.

-¿Y no le parece muy poco para un terreno que está rodeado de riquezas mineras?-.

-Yo le diría pues que me diga si alguien de fuera viene y va a querer pagar nueve dólares el terreno en este lugar-, contestó Salazar como dando a entender que Chinalco les ha hecho un favor a los pobladores al pagarles nueve dólares por el metro cuadrado de sus viviendas.

-Aunque esa es una tarifa referencial. Se ha tenido que evaluar el material de la vivienda, pero aparte de eso les entregábamos una casa nueva-, agregó con cierto orgullo el representante minero.

Al consultarle el precio más bajo y más alto con los que la minera estatal de China se hizo con las casas de los pobladores que habitan la zona de su proyecto Toromocho, Pedro Salazar se excusa y no puede dar una cifra concreta y me contesta que eso lo ve un área específica de la empresa.

-¿Cuánto costó la casa más cara en Morococha y cuánto costó la más barata?-

-Honestamente, no es que quiera sacar el cuerpo, tenemos una área de compra de propiedades. Lo que sí puedo decir es que hay una casa de material noble, la más grande que hemos comprado, pero no podría decirle cuánto se ha pagado por ella.

-¿No tiene un monto de la casa más barata que se ha comprado en Morococha?-

-No, no tenemos ni un máximo ni un mínimo, pero se tiene que mencionar otros elementos como el material. Antes de que llegáramos nosotros como empresa, por las casas de Morococha no se pagaba más de 5 mil soles.

TERRENO DE “NUEVA” MOROCOCHA ES DE CHINALCO
El terreno donde ha sido construida la nueva ciudad de Morococha, bautizada como Carhuacoto, está inscrito en los Registros Públicos a nombre de la empresa minera Chinalco “Sobre ese terreno hemos edificado la nueva ciudad de Morococha”, cuenta Pedro Salazar, representante de la minera.

Al consultarle si los pobladores de la antigua Morococha que decidieron reubicarse cuentan con un título de propiedad de su nueva vivienda me dice:

“Está en proceso legal el procedimiento que se debe hacer para inscribir la casa a nombre de cada una de las familias en Morococha, pero no hay una fecha límite, esto está a cargo de un área correspondiente de la minera”, se excusa nuevamente Salazar.

Y agrega que “Nosotros (Chi-nalco) entregamos un certificado a través de un proceso acreditando a la gente que la casa se les otorga gratuitamente”. Además se les otorgó un bono de 10.000 dólares a los pobladores que no radican en Morococha y no desean habitar la nueva ciudad.

SÍ SE QUIEREN REUBICAR, PERO CON MEJORES CONDICIONES
El alcalde del distrito de Morococha, Marcial Salomé, indica que no toda la población quiere ser reubicada y además acusa a Chinalco de no haber consultado antes con la población para saber si están dispuestos a cambiar su estilo de vida y dejar para siempre el lugar que habitaron durante toda su vida.

“La ciudad (la nueva ciudad edificada por Chinalco) está construida unilateralmente por la empresa, sin consultar a la población, aprovechando su poder económico. La población se va a reubicar siempre y cuando se mejoren las condiciones de mudanza y se tenga un Convenio Marco, un compromiso con nuestra población”, agrega Salomé.

Casi la mitad de la población no está de acuerdo con la reubicación de sus viviendas hacia la nueva ciudad de Carhuacoto, ellos exigen ante todo, la firma de un Convenio Marco con la empresa, la cual incluye garantías para que reciban servicios como educación, salud y además tengan acceso a un empleo.

“No es que no nos vayamos a mover, estamos de acuerdo con un posible reasentamiento pero la empresa no quiere otorgar las condiciones. Queremos que se cumpla el convenio marco que incluye darle a esos pobladores educación, salud y trabajo, tecnología, un parque industrial”, agrega el alcalde del distrito en pie de lucha.

Por su parte, el representante de Chinalco en Morococha, Pedro Salazar, aclara que la empresa nunca se ha cerrado a dialogar. “Lo que queremos es construir climas sociales. La gente quiere garantías para poder llevar su ritmo de vida como antes lo llevaba”, comenta.

“Nosotros por ejemplo estamos trabajando, hay mucha gente en el distrito de Morococha que tiene su propio negocio: restaurantes, tiendas. Hemos contratado los servicios de gente especializada para que la gente cambie de actitud, cambie la percepción de lo que es un negocio”, dice Salazar.

Añade que el compromiso de Chinalco es que su campamento minero estará en la nueva ciudad, de tal manera que ellos (los pobladores reubicados) no pierden su mercado, más bien incrementen su mercado.



VIVIENDAS NUEVAS ESTARÍAN EN MAL ESTADO
De acuerdo con información que tenemos, las paredes de las nuevas casas construidas por Chinalco se están rajando, hay humedad, nos cuenta el alcalde distrital de Morococha, Marcial Salomé.

Además agrega que la gente que se está mudando a la nueva Morococha “No tiene licencia de construcción, no tiene títulos de propiedad, ni habilitación urbana. Solo les han hecho firmar un acta, no saben los términos, un engaño”.

“La última inspección que se realizó (en la nueva ciudad) fue hace un mes y se encontró afloramiento de agua en las viviendas, paredes con rajaduras y el personal de la minera no nos dejó ingresar a jirones donde había más filtraciones de agua”, añade el alcalde Salomé.

Y advierte también que parte del terreno en el que ha sido edificada la nueva ciudad está concesionado a la minera Volcán.

En tanto, Pedro Salazar, el representante de la minera Chinalco, se defiende y aclara que la ciudad ha sido edificada bajo estándares técnicos y se ha contado con expertos en ingeniería civil de trayectoria reconocida para que audite las condiciones del terreno en el que se levantaba Carhuacoto.

Por otra parte, el representante de los mineros Pedro Salazar, recuerda que “Cuando llegamos acá (a Morococha, Junín) había una actividad minera que históricamente atropelló, abusó de la gente y en ese sentido se ha trabajado un plan operativo social que pasa por mejorar la educación, la salud, trabajar para el desarrollo”.

Y aclara que hay más de 200 jóvenes naturales de Morococha en los que la mina ha invertido en educarlos para convertirlos en operadores de su yacimiento.

“He trabajado más de 30 años en zonas de extrema pobreza y donde estoy trabajando, sin ánimos de ser petulante, creo que con este paso que se está dando con Chinalco, estamos poniendo una valla social bien alta para otros proyectos mineros que nos tomarán como referencia a nosotros”, puntualizó Salazar.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD