CGTP paro en marcha

Esta tarde se cumplirá la marcha que la CGTP y otras organizaciones sindicales, así como los jóvenes organizados, han programado para rechazar recientes medidas laborales y la política general del régimen frente al pueblo trabajador. Los manifestantes se concentrarán frente al Ministerio de Trabajo (Avenida Salaverry), para luego movilizarse hacia la sede de la Confiep.

| 10 abril 2015 07:04 PM | Especial | 5k Lecturas
CGTP paro en marcha
CGTP paro en marcha
5075

La concentración expresa asimismo su solidaridad con el reclamo de la población de Islay, Arequipa, que se opone al proyecto minero de Tía María, proyecto que el gobierno de Ollanta Humala quiere imponer mediante la represión.

Los trabajadores han colocado en su agenda un paro fechado para el 9 de julio. El gabinete ministerial de Pedro Cateriano enfrenta así una prueba de fuego, que ojalá no responda con balas.

La marcha y el paro reflejan el ánimo de los ciudadanos de a pie, que sufren los efectos de la crisis a través de las alzas de precios, los despidos estimulados desde arriba, el afán privatizador en todas las esferas. Su estado de ánimo no es el de los partidos políticos de la derecha, que se muestran serenos y complacientes en los diálogos de Palacio.

Muy mal harían los gobernantes –incluidos el presidente Ollanta Humala, la señora Nadine Heredia y el premier Cateriano– si creyeran que los conflictos sociales, que se acumulan y agravan, son obra de agitadores y “terroristas”. Ese argumento revela una ceguera que ya dura un siglo.

Bueno es recordar que el gobierno oligárquico de José Pardo clausuró en enero de 1919 el diario El Tiempo, en el que escribían los jóvenes periodistas José Carlos Mariátegui y César Falcón. El pretexto es que esos diaristas apoyaban el paro por la jornada de ocho horas, y por ello se les acusó de “soliviantar el ánimo de las clases populares”.

La represión fue violenta y sanguinaria entonces, pero la acción de los trabajadores y la masa popular se impuso. El 15 de enero de 1919 se oficializó la jornada de ocho horas.

Hasta ahora ha cumplido con quienes no votaron por él. Ha traicionado así las promesas de cambio, no de revolución, que le abrieron las puertas de Palacio.

La plataforma de la marcha de hoy incluye la exigencia de derogación del Decreto Supremo 013, que autoriza despidos masivos en empresas que registran pérdidas durante nueve meses. Mal parto será ese. Sería adecuado que el Ministerio de Trabajo estudie la experiencia de países como España, donde la política neoliberal de despidos y disminución de salarios ha conducido a una quiebra económica.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: |


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital