Cahuachi: Nuevo y gran atractivo

Un gran atractivo turístico con 24 kilómetros cuadrados de pirámides, 32 acueductos, casi desconocido para la mayoría de peruanos pero no para europeos y asiáticos que lo visitan diariamente, es el gran Centro Ceremonial de Cahuachi en Nasca considerado el más grande en adobe del Perú prehispánico.

| 03 marzo 2013 12:03 AM | Especial | 4.4k Lecturas
Cahuachi: Nuevo y gran atractivo
Impresionantes acueductos de Cahuachi.
Tiene 24 kilómetros de pirámides y 32 acueductos. Es considerado el mayor centro ceremonial precolombino del Perú.

Más datos

“Megafenómeno del Niño”

Orefici señala que, según estudios científicos, cada 500 años se producen meganiños (fenómeno de “El Niño” en grandes proporciones, que provocan enormes inundaciones) lo que pudo comprobar por evidencias tanto en Nasca como en la Isla de Pascua, y hasta en Europa “estamos llegando a ese ciclo”, profetizó.
4421

“Cada año llegan a conocer Cahuachi, al margen de las importantes líneas de Nasca, entre 30 y 40 mil turistas de diferentes países del mundo después de conocer su existencia gracias a los videos de Discovery Chanel y de National Geographic”, explica el arqueólogo italiano Guiseppe Orefici quien durante treinta años dirige los trabajos en la zona.

“Al exponer el tema ‘Las pirámides de Cahuachi: Avances de las investigaciones sobre el centro teocrático Nasca’, en el Centro Cultural Inca Garcilaso del Ministerio de Relaciones Exteriores, el científico explicó que Cahuachi fue el centro del poder político y particularmente religioso de la cultura Nasca que floreció entre los siglos 400 a.C y 450 d.C.

Por su grandiosidad, revelada en los trabajos que se realizan en el lugar, Nasca, según Orefici, se extendió hasta Cañete, Huancayo, Huánuco y es una de las culturas más importantes del Perú por su gran Centro Ceremonial, restos arquitectónicos, acueductos “que en su época de esplendor habrían sido el doble”.

En diálogo con LA PRIMERA, el estudioso, profesor en universidades de Italia y Francia, explica que, por su gran importancia, Cahuachi recibía periódicamente a gente de la época que efectuaba peregrinajes caminando hasta mil kilómetros para depositar ofrendas y llevar otras a su lugar de residencia.

“Su máxima divinidad era un felino extraño que tenía cola de pescado y una especie de serpientes y aves. Por Cahuachi conocemos la evolución del hombre religioso”, afirma.

La puesta en valor del Centro Ceremonial de Cahuachi y los trabajos que todavía se realizan, forman parte de la cooperación del gobierno de Italia al Perú que acaba de cumplir 30 años. Precisamente con parte de estos recursos, algunos de los hallazgos de Cahuachi, se exhiben en el museo de la ciudad sureña. “Desde el año pasado también colabora la Municipalidad de Nasca”.


Orefici lleva 30 años trabajando por el rescate del centro ceremonial.

NIÑA SACERDOTISA
Entre los hallazgos de Cahuachi, los arqueólogos encontraron la tumba de la llamada Niña Sacerdotisa que tendría 10 años de edad. Había sido enterrada con un ajuar funerario que comprendía collar de spondylus (conchas llamadas el oro rojo de los incas), brazaletes de oro con piedras preciosas, nariñera de oro bañada en plata, textiles con adornos de orcas marinas. La tumba tenía cuatro maderos de huarango que se encontraron tres metros y medio por debajo de la superficie.

“La cultura Nasca se encuentra entre las más antiguas con grandes conocimientos científicos, artísticos, de arquitectura y astronomía. Las líneas son obras de la misma gente de la época, aunque las primeras fueron realizadas por pobladores de la cultura Paracas, particularmente las que se encuentran en Palpa y continuadas por los Nasca”.

PIRÁMIDES SUMERGIDAS
Sobre las líneas de Nasca, Orefici afirma que se trata de material lítico que son ofrendas al agua y a la fertilidad y para su construcción utilizaban de 500 a mil personas permanentemente. “Gracias a los cuidados de la Dra. María Reiche se pudieron preservar”.

Se refiere también a las pirámides sumergidas, al templo escalonado con sus muros de 12 metros de altura y sus frisos, trajes ceremoniales incluidos de niños y niñas, instrumentos musicales principalmente antaras de hasta 85 centímetros y silbatos y cabellos de humanos y camélidos como ofrendas.

El estudioso que publicó hace dos años un libro sobre la cultura Nasca y prepara otro, explica que Nasca desapareció como cultura por obra de fuertes aluviones y de un terremoto muy fuerte “por lo que quedó sepultada, después de mucho excavar hallamos grandes muros y gente bajo los escombros, gracias al apoyo de 45 arqueólogos peruanos y de mil estudiantes de arqueología y un número pequeño de obreros”.


Denis Merino
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD