Bomberos, siempre listos

El comandante general del Cuerpo de Bomberos del Perú, Gonzalo Lostanau, dialogó con LA PRIMERA acerca de la labor que viene desarrollando al frente de esta institución de servicio voluntario. Expresó que aún con los avances que están teniendo los bomberos en el Perú, se necesita más apoyo de la comunidad y de las autoridades para implementar más compañías en el país y atender de manera más rápida y efectiva cualquier emergencia.

| 04 mayo 2013 12:05 AM | Especial | 2.2k Lecturas
Bomberos, siempre listos
Son muchas las necesidades, sin embargo su entrega es total.
MIRANDO AL FUTURO
2212

-¿Cuál es la situación en que se encuentra el Cuerpo de Bomberos actualmente?
-Tenemos una gestión de dos meses, en la que hemos desarrollado lo que se podría haber hecho en un año. Estamos trabajando casi 12 horas diarias, y hemos logrado los objetivos trazados en la parte económica, pues tenemos solo un 30% de gastos, a diferencia de otras gestiones anteriores. Estamos gestionando con éxito la compra de 60 ambulancias para las ciudades más alejadas de la capital, especialmente en la costa peruana. Además, entregaremos 98 unidades de servicio. Estamos entrando con buen pie, pero trabajamos mucho.

-¿Qué otras gestiones han estado realizando?
-Estamos haciendo los cálculos para comprar 6,000 uniformes nuevos de la mejor calidad, para que el bombero pueda trabajar con todas las de la ley. Estos uniformes son una réplica de los mamelucos que usa la Fuerza Aérea, que les dará una comodidad muy grande a los bomberos, que tienen una aprobación de 97% a nivel nacional.

-¿Cómo captan a los nuevos bomberos?
-Hemos ingresado un grupo de entre 14 y 18 años, además de las “escuelitas”, donde se forman desde los 5 hasta los 8 años. La gran diferencia es que estos niños juramentan, de tal manera que se comprometen a continuar la labor que realizan. De esta manera, establecemos la cadena que nos faltaba. Les formamos en su carácter. También vamos a tener una banda de música que nos identifique plenamente con los valores patrios, porque el que no recuerda su pasado, tampoco puede avizorar un futuro grande. Entonces, estamos trabajando hablando de nuestros héroes, mostrando nuestra maquinaria antigua, en todos los frentes. En la parte administrativa, que es la más importante, estamos tratando de ubicar gente idónea. Apostamos por la juventud, por eso hemos traído jóvenes profesionales, con un récord impactante en los estudios, y los estamos ubicando en las áreas más importantes, con la finalidad de que nuestra labor sea limpia, que permita que mañana estemos orgullosos y nos demos cuenta que nuestra labor ha sido beneficiosa. No queremos que bajo ningún punto de vista se cuestione la labor que pretendemos realizar. Es una unión entre jóvenes bomberos y tres oficiales generales que damos las pautas, y creo que honradamente hemos logrado avances impensados.

-¿Cuáles son las necesidades que falta atender?
-Lo más interesante es la implementación, que debe ser sostenida y que no cambie las reglas de nuestro trabajo cotidiano. Actualmente las unidades bomberiles son múltiples: te llevan agua, espuma, electricidad, polvo químico, materiales peligrosos, equipos de corte; todo en un solo carro, lo que anteriormente era un carro para cada especialidad. La implementación es básica, pero también es importante que podamos crecer como institución. Tenemos un retraso de muchos años con otros países. Ya es tiempo que las autoridades se den cuenta que cuanto más compañías de bomberos tengamos, el servicio será de mejor calidad y con mayor rapidez. Lima es una ciudad de más de 9 millones de habitantes y tenemos 60 compañías, deberíamos tener 600.



-¿Qué necesitan para llegar a 600 compañías?
-En primer lugar, la gente debe entender que tener una compañía en el barrio es tener la seguridad en la propia casa, porque va a ser administrado por la gente del mismo barrio. Si tenemos la posibilidad de que esa juventud dedique su tiempo a apoyar a los demás, estaríamos sacándola además de los vicios. Es muy fácil formar una compañía si existe interés de la población, pero a algunos les molesta tener una compañía cerca por el ruido. Sin embargo, no saben lo que están perdiendo, porque es una necesidad muy grande. Si un carro de emergencia demora a veces hasta 20 minutos, estando en el mismo barrio no demorará más de cinco minutos, lo que da la posibilidad de salvar a un ser querido sin esperar tantos minutos. Por ejemplo, en la zona norte de Lima, llegar a Carabayllo toma una hora, y a Ancón dos, existiendo dos bases en este trayecto. Para combatir un incendio, pueden abastecerse y hacer esfuerzos muy grandes, pero lo ideal sería multiplicarlos por diez, para que haya más material y de mejor calidad. Ese desarrollo no va estar en esta gestión, sino que queremos dejar los lineamientos para que las nuevas generaciones que vayan entrando a gobernar la institución, tengan esa línea. Lo que más sueño es que algún día todo esto que proyectamos se convierta en realidad, con jóvenes entusiastas, profesionales, que nos puedan dar el apoyo que requerimos.

-¿Reciben algún apoyo del Estado?
-El Estado nos entrega una cantidad suficiente de dinero: ha aumentado prácticamente al doble para las compras de ambulancias, y la cotización a nivel internacional de autobombas (carros contra incendios). Pensamos que podemos llegar a unas 50 y comenzar a repartirlas a nivel nacional. Las ambulancias son equipadas, muy rápidas, y en las provincias del Perú, sobre todo en la costa, van a tener una acción plausible, que nos dará buenos frutos.

-El año pasado hubo varios incendios en Lima: en un centro de rehabilitación ilegal para drogadictos en San Juan de Lurigancho, y en el almacén del Ministerio de Educación en el Cercado de Lima, por citar dos casos. ¿Cómo evalúa la actuación de los bomberos? ¿Tuvieron alguna dificultad?
-El bombero está preparado para todo, porque tiene un entrenamiento riguroso de un año, al margen de la experiencia que tendrá cuando tenga un par de años de práctica y servicio. Pero hay situaciones que por darles mucha seguridad, terminan en trampas mortales. Lamentablemente en Lima han ocurrido situaciones de este tipo, donde les ponen rigurosidades que al final son trampas. Pero aún así hemos trabajado de la misma forma. Sin embargo, para estos casos necesitamos equipos sofisticados. Hay cámaras especiales en uso en otros países, que traspasan paredes y enfocan prácticamente, a través del calor humano, la zona donde se origina el fuego, para trabajar con rapidez. Estamos haciendo todo lo posible para poder adquirirlos, tenemos por suerte el apoyo del gobierno. Creo que a muy corto plazo estaremos implementando elementos de última generación.

-¿Qué motivación debería tener aquella persona que quiera ser bombero?
-Todos podemos ser bomberos. Somos transparentes, gente de bien. Tenemos que brindar lo que hemos recibido de la sociedad, y el bombero entiende esas acciones en forma voluntaria, sin percibir ningún beneficio a cambio. Eso nos ha caracterizado a través de nuestros más de 150 años de trabajo continuo, ya que hemos nacido casi junto con la libertad definitiva de la Patria, pues el 2 de mayo de 1866, uno de nuestros héroes fue Antonio Alarco. Eso nos trae a la memoria actos muy espirituales, que llegan conforme uno se va haciendo mayor y va creciendo mental y espiritualmente, y uno se va dando cuenta de lo que está haciendo es bueno. Yo soy dentista de profesión, pero si tuviese que elegir, creo que volvería a elegir ser bombero.



EN CORTO

EN LOS PUERTOS. La primera compañía de bomberos del país se organizó en el puerto piurano de Paita, el 28 de noviembre de 1860, por iniciativa del Concejo Municipal, reuniendo 500 pesos de la época entre comerciantes y propietarios de la ciudad. Sin embargo, una década después dejó de funcionar. En consecuencia, la compañía más antigua del país en actividad es la “Unión Chalaca”, fundada el 5 de diciembre de ese mismo año, en la Provincia Constitucional del Callao, por el impulso de vecinos notables y ciudadanos extranjeros que residían en el primer puerto del país, luego de un trágico incendio ocurrido cuatro días antes en la calle Marco Polo. Originalmente llamada “Chalaca”, en 1868 se fusiona con el Club Unión y de allí en adelante se denominó “Unión Chalaca”.

FUNDACIÓN. El Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú (CGBVP) fue fundado el 2 de diciembre de 1953, vinculando a las diferentes compañías de bomberos, que trabajaban de manera independiente en todo el territorio nacional. A lo largo de su historia ha contado con personajes que no solo han contribuido con la sociedad, sino con la defensa de la Patria, como Antonio Alarco Espinoza, caído en el Callao en 1866, durante el Combate del 2 de Mayo, junto al entonces ministro de Guerra, José Gálvez; y “Los Trece Garibaldinos”, ciudadanos italianos que servían en Chorrillos y que cayeron en la Guerra del Pacífico defendiendo al Perú;

ESTADÍSTICAS. En la actualidad el Cuerpo de Bomberos del Perú cuenta con 196 compañías en todo el país, de las cuales 60 están en Lima. Durante el 2012, atendieron un total de 105 mil 150 emergencias en todo el territorio nacional, de las cuales 61 mil 322 fueron emergencias médicas, 11 mil 329 fueron incendios y 10 mil 680 fueron accidentes vehiculares. Hasta antes del año 2003 no pasaban de 80 mil emergencias, pero al año siguiente se mantienen en más de 100 mil anuales. Hasta abril del 2013, se han atendido 30 mil 911 emergencias.


Víctor Liza
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD