Bombas de humo y sangre

La Operación Pilar Defensivo logró el objetivo de destruir el arsenal militar de Hamas con la muerte de unos 155 palestinos, entre ellos, unos 42 niños que constituyen el “daño colateral” –así le llaman a la masacre de civiles- del inmisericorde ataque israelí a la Franja de Gaza.

| 24 noviembre 2012 12:11 AM | Especial | 1.7k Lecturas
Bombas de humo y sangre
ISAREL-PALESTINA

Más datos

El territorio es controlado por Hamas desde 2006 cuando se impuso en las elecciones obteniendo el 65% de los escaños del Parlamento Palestino. Tras violentas luchas intestinas entre el movimiento Al Fatah, la totalidad del territorio cayó bajo su control. En Gaza viven alrededor de 1,7 millones de habitantes.
1715

Tras 64 años de ocupación del territorio palestino, Israel volvió a lanzar una nueva ofensiva en la Franja de Gaza bajo el pretexto de luchar contra el terrorismo, ataque que esta vez cobró la vida de unos 155 palestinos, la mitad de ellos civiles, y provocó heridas a más de un millar y medio de ellos. En el otro lado de la frontera, cinco israelíes murieron.

El objetivo de acabar con el arsenal militar de Hamas, la organización islámica que controla esa porción de territorio palestino, fue cumplido pese a que jamás representó un peligro real para los intereses sionistas. Por ese hecho pagaron con su vida unos 42 niños palestinos.

SALVAJISMO
Los sectores guerreristas de Israel, apoyados por el reelecto presidente de Estados Unidos y premio Nobel de la Paz, Barack Obama, bombardearon todo lo que quisieron atacar, incluyendo edificios gubernamentales y residenciales, salas de prensa y colegios, provocando una sangría que provocó indignación en el mundo entero por su salvajismo. No por nada, EEUU otorga 3.000 millones de dólares en ayuda militar al gobierno sionista.

Tras la muerte del jefe militar de Hamas, Ahmed al-Yabari, y bajo el pretexto del lanzamiento de misiles por parte de grupos radicales, el sionismo justificó el bombardeo de una población que sufre el bloqueo económico y político desde hace varios años, lo que ha convertido a sus ciudadanos en presos en su propio país. Pero algunos memoriosos pusieron al descubierto el doble juego. El periodista inglés Robert Fisk recordó que los israelíes negociaron, con el apoyo del servicio secreto alemán, con el mismo Yabari, hace menos de 12 meses. Así que la llamada Operación Pilar Defensivo, dijo, más se parece a un Pilar de Hipocresía.

Y algunos pacifistas israelíes como Uri Avneri opinaron que la Operación Pilar Defensivo es una trampa en la que cayó Hamas al lanzarse a una absurda lucha de misiles con Israel por la muerte de su jefe militar. En realidad, señala, la operación habría tenido el objetivo de destruir el armamento de Hamas y no responder a los cohetes lanzados desde Gaza. Otros analistas indican que la traducción correcta del hebreo de la operación es “Operación Columna de Nubes”. Una frase que tiene su origen en el libro del Éxodo (13:21) que reza lo siguiente: “Y el Señor apareció entre ellos en el día sobre una columna de nubes para guiarlos en su camino”.



VICTORIA
Ahora todos proclaman la victoria. Tras ocho días de bombardeos, el ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, aseguró que Israel cumplió su cometido durante la ofensiva contra Gaza. “Los objetivos fueron alcanzados por completo”, aseveró durante una conferencia de prensa en la que pidió respeto a la tregua, pues, en caso contrario, “podría seguir siendo necesaria una ofensiva terrestre”.

El jefe en el exilio de Hamas, Jaled Mechaal, también se mostró victorioso al afirmar que el movimiento palestino logró “imponer (sus) condiciones a Israel” después de la conclusión de un acuerdo de alto el fuego. Y ni corto ni perezoso saludó el apoyo militar de Irán a los grupos armados palestinos.

Pese a que Israel intentó justificar la masacre asegurando que sus objetivos eran los “terroristas” y no un puñado de inocentes, lo que se conoce es que ellos iniciaron la escalada. La revista Atlantic Monthly reveló que el asesinato de un palestino con problemas mentales que vagabundeaba por la frontera con Israel pudo haber marcado el comienzo del conflicto. Otros afirman que el asesinato de un niño perpetrado cuando un grupo armado de palestinos trataba de cruzar la frontera, desató el conflicto. Si esto fuera cierto, serían hombres palestinos armados -y no miembros de Hamas- los que habrían iniciado los enfrentamientos.

Más allá de ello, este conflicto también sirvió para experimentar el nuevo armamento israelí. El cirujano plástico Hisham Ammous, explicó en el Hospital de Shifa, el mayor de la Franja, que ha tratado lesiones para él inéditas: “He visto un tipo de quemados que nunca había visto en mi vida. Cuerpos carbonizados y decapitados”, detalló. No sabía a qué atribuirlo. En el mismo lugar, el ministro de Sanidad de Gaza, Mufid Mujalalati, sostuvo que Israel utiliza a los vecinos de Gaza de “cobayas de su nuevo armamento”.

Los daños provocados por los misiles israelíes alcanzan hasta un estadio de fútbol -cuyas gradas quedaron convertidas en un queso gruyere-, el Ministerio del Interior, las oficinas de las agencias de noticias y todo aquello que pudiera llamarse un edificio en la ciudad.

Otro de los objetivos del ataque a la Franja era dejarle un mensaje a Irán, para que deje de apoyar a los rebeldes palestinos con la entrega de misiles y sepa a qué atenerse en caso avance en su programa de experimentación nuclear. El ataque buscaba, además, forzar a los Estados Unidos a un alineamiento incondicional con su único aliado en la zona, y el único garante de sus intereses en la región.

La Franja de Gaza, una estrecha franja de tierra situada al suroeste de Israel y al noreste de la península del Sinaí, bañada por el Mediterráneo, forma parte junto con Cisjordania de los llamados Territorios Palestinos. Territorio que tras la partición de Palestina en 1947, fue ocupado por Egipto. En 1967, tras la Guerra de los Seis Días, la Franja fue conquistada por Israel, y permaneció ocupada hasta 1994, cuando se firmaron los Acuerdos de Oslo. Entonces, la Autoridad Nacional Palestina recibió el 80% del territorio.

CERCO TOTAL
Pero Israel sigue controlando sus fronteras (excepto la de Egipto) y la comunicación de Gaza con Cisjordania y con los mercados internacionales, así como los espacios aéreo y marítimo y el suministro de combustible y agua, que provienen en su totalidad de Israel debido a que Gaza no cuenta con recursos propios.

El territorio es controlado por Hamas desde 2006 cuando se impuso en las elecciones obteniendo el 65% de los escaños del Parlamento Palestino. Tras violentas luchas intestinas entre el movimiento Al Fatah, la totalidad del territorio cayó bajo su control. En Gaza viven alrededor de 1,7 millones de habitantes.

Desde su creación en 1987, Hamas se convirtió en objetivo de las operaciones militares israelíes, que terminaron con la vida de importantes miembros del movimiento, incluyendo a su fundador y líder espiritual, el jeque Ahmed Yasín, y a su sucesor Ábdel Aziz ar-Rantisi, en 2004. Su auge proviene del rechazo al acuerdo firmado entre Yasser Arafat e Isaac Rabin, en 1993 y 1994, que permitió la división de la Palestina histórica.

Tras el ataque a Gaza el respaldo al movimiento islamista creció entre la población de Gaza, pese a los pronósticos israelíes. Y provocó además que las facciones palestinas olviden sus viejas rencillas. Las banderas amarillas de Fatah, (el color del partido laico que lidera Mahmud Abbas), con las verdes de Hamas y las negras de la Yihad Islámica, volvieron a ondear juntas. “Parece que cada vez que Hamas sufre un golpe sale fortalecida”, dijo Ayub al Shubaki, médico de 57 años, y fiel seguidor de los islamistas.

Mientras los israelíes están a punto de sufrir una severa derrota en los escenarios internacionales. La apuesta de Fatah para que la ONU vote el 29 de noviembre si acepta a Palestina como Estado Observador en la Asamblea General, tiene todas las posibilidades de éxito. El analista Talal Okal sostiene que esa medida “es objetivamente un paso hacia un conflicto con Israel, incluso si no es lo que (el presidente Mahmud) Abbas pretende”. Así lo cree Ramsi el Geren, un palestino simpatizante de Fatah, partidario de combinar las dos vías que caracterizan a las dos facciones palestinas: “El rifle con la política puede lograr más que solo el rifle o solo la política”.

Así, la Gaza de Hamás y la Cisjordania de Fatah podrían alcanzar una victoria plena, luego que todas las negociaciones para restablecer la unidad palestina fracasaran en el pasado. “Ahora el ambiente es propicio para la reconciliación”, sostiene el analista Talal Okal.

Por lo pronto, ya el pleno de la Eurocámara instó a los estados miembros a apoyar la iniciativa para que se reconozca a Palestina como país no miembro de la ONU, en una resolución adoptada por amplia mayoría. Los sionistas rabian.


Efraín Rúa
Editor Mundo


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD