¿Bioética o contrabando?

Un día antes de finalizar el gobierno de García, aparece una norma que entra en colisión con los principios universales sobre bioética y que parece provenir de una agenda ultraconservadora.

| 11 setiembre 2011 12:09 AM | Especial | 3.4k Lecturas
¿Bioética o contrabando?
ENFOQUE

Más datos

¿Conservadora?
Declaración Universal sobre Bioética

Artículo 1: La Declaración trata de las cuestiones éticas relacionadas con la medicina, las ciencias de la vida y las tecnologías conexas aplicadas a los seres humanos, teniendo en cuenta sus dimensiones sociales, jurídicas y ambientales.

Artículo 2: Promover el respeto de la dignidad humana y proteger los derechos humanos, velando por el respeto de la vida de los seres humanos y las libertades fundamentales, de conformidad con el derecho internacional relativo a los derechos humanos.
3489

El 27 de julio, fecha inconveniente para temas legislativos, el gobierno saliente aprobó el DS 011 2011 JUS: Lineamientos para garantizar el ejercicio de la bioética desde el reconocimiento de los derechos humanos.

En principio suena bien, pero el tema es altamente delicado, por lo que merece profundizar y contextualizar, ya que la Declaración Universal sobre Bioética suscrita por el Perú, se refiere a lo jurídico, social y ambiental, no a temas espirituales o concepciones religiosas de la vida.

En el mundo existe todo un debate y lucha política sobre el control del cuerpo humano, su relación con el avance de la ciencia y las medidas legales que pueden fortalecer las libertades o limitarlas. La bioética nace justamente desde esas inquietudes y pretende establecer criterios para que la ciencia vaya en concordancia con la dignidad humana.

El problema es que esta dignidad, que implica antes que nada el respeto a la propia voluntad y la autonomía del humano sobre sus decisiones más personales, ciertos sectores la interpretan como la continuidad del control social sobre la voluntad.

PALABRAS
Algunas citas de la norma aprobada: “La vida corporal y espiritual de la persona representa un valor fundamental… desde la concepción hasta la muerte”. “Toda investigación… considerará la igualdad ontológica de todos los seres humanos, indistintamente de la etapa de vida”. “Se debe buscar el bien corporal dentro del conjunto del bien espiritual y moral de las personas”.

Como vemos, las palabras esconden intensiones. Determinar un valor moral desde la concepción en relación a la investigación supondría, desde una perspectiva conservadora religiosa, el impedimento de investigar por ejemplo con células madre o buscar abolir los avances de la fecundación asistida.

Y afirmar que ese valor se da hasta la muerte, en la práctica podría estar cerrando definitivamente el necesario debate sobre la eutanasia y la muerte digna a la que los humanos tienen derecho si así lo deciden por sí mismos o vía sus familias dada determinada situación. En ese mismo sentido va el asunto de la igualdad ontológica, ya que ello alude a lo trascendente.

NO ES CASUAL
Esta norma se publicó de forma extraña, ya que no figura en el índice de la separata de normas legales del 27 de julio, pero sí en su contenido, como si se hubiera buscado despistar a los que revisan las normas diariamente; además, la fecha hace pensar que se trata de una última concesión de Alan García y la ex ministra Fernández al extremismo religioso que tanto incentivaron.

Lo que no se llega a comprender es cómo el ex Ministro de Salud Oscar Ugarte puede haber firmado una norma que puede ir en contra de la ciencia y de la libertad individual.

Todo este asunto no es algo aislado. Se relaciona directamente con la desesperación de los ultra conservadores por la llegada al Ministerio de la Mujer, de una gestión que sí aplicará un enfoque de género y reactivará el debate sobre temas pendientes, como el aborto terapéutico o por violación, así como sobre la absurda ley que tipifica como violación toda relación con o entre adolescentes, que no ha servido de nada para aminorar el embarazo adolescente. Del mismo modo, la intensión del Opus Dei de apropiarse de la Universidad Católica proviene de este fermento ideológico medieval.

IMPIDEN EL DESARROLLO
Y es que, no contentos con tener toda la libertad del mundo para profesar su fe y sus creencias, los continuadores de la inquisición no se resignan al avance de las libertades humanas.

Unos creen que como en siglos pasados pueden satanizar a una casa de estudios para luego llevarla a una hoguera simbólica y apropiarse de sus bienes; otros asumen que siguen siendo dueños de los cuerpos de las mujeres y que éstas son útiles sólo para reproducirse.

Pues no; hay que enfrentar con toda la energía posible estas pretensiones arcaicas, que hoy sin duda se constituyen como uno de los principales lastres para que en el país emerja una real modernidad, que no tiene porqué sostenerse desde ningún tipo de tutela.

Ciertamente la ciencia debe respetar la dignidad humana y debemos velar porque la industria y otros intereses no utilicen a los humanos más necesitados para sus fines económicos, o se creen argollas médicas que lucran con la investigación como en el país sucede con el cáncer.

Pero eso no puede ser un pie forzado para contrabandear una normatividad que puede tener consecuencias nefastas para la libertad y la investigación científica en el país. La Presidencia del Consejo de Ministros, el Ministerio de Justicia y el Ministerio de Salud están obligados a aclarar este tema y si es necesario corregir o derogar la norma impuesta entre gallos y medianoche por un gobierno ultra conservador.


Alexandro Saco
Colaborador


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

0.705280065536