Asamblea crucial para La Oroya

Decidirán medidas frente a incierta situación laboral que atraviesan, informan dirigentes.

| 30 abril 2012 12:04 AM | Especial | 2k Lecturas
Asamblea crucial para La Oroya
DE TRABAJADORES EN LUCHA
2019

Este miércoles 2 de mayo, a las tres de la tarde, los trabajadores de Doe Run Perú tendrán una reunión crucial con toda la población de La Oroya, pues decidirán las medidas que adoptarán para revertir su actual situación laboral de paro obligatorio, y lograr el reinicio de operaciones de su Complejo Metalúrgico de informaron sus dirigentes.

Aseguraron que los trabajadores de La Oroya siguen en pie de lucha, pero han manifestado que se están cansando de tocar puertas buscando la solución para el problema de la paralización del complejo, que ya lleva más de tres años.

Sostienen que sus esfuerzos han sido infructuosos pues han chocado, en unos casos, con la indiferencia, y en otros, con la abierta hostilidad, de algunas autoridades del gobierno. Asimismo, una feroz campaña mediática ha estigmatizado malamente a la ciudad de La Oroya y a la única refinería en América capaz de procesar todo tipo de minerales, poniendo mil y una trabas para que no vuelva a operar.

CRONOLOGÍA DE UN ESFUERZO
Desde que se inició la paralización, el 2 de junio del 2009, se han hecho múltiples gestiones para revertir esa situación, aunque sin éxito. Este año, una vez instalada la Junta de Acreedores, como acreedores minoritarios de Doe Run, se decidió impulsar la candidatura de Luis Castillo, secretario general de la Federación Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Siderúrgicos del Perú, como presidente, para desde esa instancia gestionar y lograr acuerdos que permitan un pronto reinicio de operaciones en el Complejo.

Lamentablemente se fracasó en el intento, pues fue elegido el abogado Diego Calmet, representante de Volcán Cía., minera para la cual la reapertura de la refinería no parece que fuera algún objetivo a corto plazo, y más bien, estaría en el bando de los que buscan un cambio de administración.

Ante la cercanía de los plazos para aprobar un Plan de Reestructuración (que viabilizaría el reinicio de operaciones) o la liquidación de Doe Run, los trabajadores intentaron presionar realizando un paro el último miércoles 4 de abril, y bloquearon la Carretera Central, pero por la tarde de ese mismo día fueron convencidos a deponerlo y dar una tregua, por el presidente regional de Junín, Vladimir Cerrón, quien prometió invitarlos a una próxima reunión pactada con el Presidente Ollanta Humala. No sabían que los estaba meciendo.

El 12 de abril, la Junta de Acreedores de Doe Run acordó no aprobar el Plan de Reestructuración presentado por la empresa, e ingresar a un proceso de Liquidación en marcha. Para atenuar el golpe, voceros del gobierno anunciaron que los puestos de trabajo en La Oroya estaban garantizados, así como el respeto a los convenios colectivos firmados.

Buscando asegurar sus puestos de trabajo y derechos adquiridos, los trabajadores tocaron las puertas del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE). Ordenadamente se instalaron en las afueras del local de la Av. Salaverry y lograron que el ministro José Villena, reciba a una delegación el jueves 19 de abril. Sin embargo, se llevarían una ingrata sorpresa, pues el ministro les informó que ningún puesto estaba garantizado y menos el pago de sus remuneraciones, pues la empresa estaba en proceso liquidatorio.

MALA FECHA
El martes 24 de abril fue otra fecha funesta. Los trabajadores, encabezados por sus dirigentes asistieron con entusiasmo al Palacio de Gobierno para la reunión pactada por el presidente regional, Vladimir Cerrón, con el Presidente Ollanta Humala en la que se buscaría arribar a una fórmula que les permitiera volver al trabajo. Sin embargo, no les permitieron ingresar a la reunión.

Tras buscar, infructuosamente, una cita con el Presidente Ollanta Humala, los trabajadores de La Oroya regresaron a su ciudad el último sábado.

INCERTIDUMBRE
Según Luis Castillo, los trabajadores pasarán este primero de mayo, Día de los Trabajadores, con la incertidumbre de la fecha en que volverán a trabajar, pues sus ingresos cada vez se acortan. Desde el 2 de junio del 2009 reciben el 70% de su sueldo, pero la situación es crítica, según Royberto Guzmán, secretario general del Sindicato de Trabajadores Metalúrgicos de La Oroya. Guzmán reveló que el tener los sueldos congelados y una constante alza del costo de vida, ha deteriorado sus ingresos y ahora ese 70% representa, en valores actuales, el 48%.

“Nosotros no hemos regalado ese 30% de nuestro sueldo. Nuestro compromiso era que empezaríamos a cobrarlo con el reinicio de operaciones pero las exigencias del ministro (Jorge Merino), de cumplir las exigencias ambientales para reiniciar las operaciones, es un obstáculo. La parte del PAMA que le falta al Complejo puede terminarse después del reinicio de operaciones”, agregó Castillo.

Los trabajadores no ven una solución pronta a sus problemas económicos. “Eso pasaría por el reinicio de las operaciones del complejo” dijo Guzmán, pues de esa manera recibirán el 100% de sus sueldos, y comenzarían a recibir el 30% que les adeudan.

El reinicio de las operaciones del complejo pasa porque se apruebe el Proyecto de Ley N° 925/2011-CR, que ya fue aprobado por la Comisión de Energía y Minas del Congreso. Guzmán dice que este proyecto sólo debe ser modificado en su artículo 2, que exige que se cumpla los Estándares de Calidad de Aire y esto sólo podrá cumplirse cuando se culmine el PAMA, que señala un plazo de 30 meses, según el proyecto de ley.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD