Arte que perdura

Quién no ha quedado embelesado en una iglesia al mirar los vitrales con figuras religiosas que destacan por su forma y su colorido. Difícil no caer en ese encanto que da la observación de lo bello. Para los que creen que es un arte propio del Viejo Mundo le aseguramos que en nuestro medio existen vitralistas que destacan por su dedicación y maestría en esta difícil disciplina. Una de ellas es la arquitecta Maritza Benvenuto.

| 08 noviembre 2009 12:11 AM | Especial | 1.8k Lecturas
Arte que perdura
Los vitrales de la artista Maritza Benvenuto

Más datos

Imágenes en vidrios de colores de Jesús, de la Virgen María, de santos y ángeles que adornan templos de Lima y el interior han salido de las manos de la especialista…

DETALLE

“En la iglesia San Sebastian de Piura está mi Virgen del Perpetuo Socorro de 54 metros cuadrados, en la San Martín de Porres de Pucallpa mi Jesús de 16 metros cuadrados, en Moyobamba 22 ventanas de 120 metros. Tengo trabajos en Ica, Cieneguilla, Manchay, Casma y un jinete y una tapada de 9 metros cuadrados en una casa particular”.
1889

Imágenes en vidrios de colores de Jesús, de la Virgen María, de santos y ángeles que adornan templos de Lima y el interior han salido de las manos de la especialista que se dedica desde hace más de 40 años a la fabricación de vitrales tanto a pedido como por iniciativa propia.

Pero, ¿qué motivó a doña Maritza a alejarse de la arquitectura para dedicarse a los vitrales?

“Tuve un padre sabio, creador, amoroso, cuando yo tenía 7 u 8 años me hizo un caleidoscopio con pedacitos de vidrio de color, parecían vitrales infinitos, el caleidoscopio se convirtió en mi tesoro, de allí quedé amarrada a ese mundo de luz y color”, responde de inmediato.

Aprendizaje y experiencia
Sobre su aprendizaje en este arte precisa que “durante mis estudios de arquitectura fui alumna del gran maestro Adolfo Winternitz, el trabajo de emplomado y restauración lo adquirí en Francia como aprendiz de J. Le Chevallier y posteriormente en Cuba con Alberto Chiu. En Lima proseguí perfeccionándome en el atelier de Willy Lemke y trabajé la técnica Tiffany en el taller Prisma”.

Los primeros vitrales fueron traídos al Perú de Europa y además de los templos adornaron los locales del Congreso y de las antiguas sedes de los bancos Popular y de Crédito. Mientras algunos fueron rescatados, otros lamentablemente se perdieron.

Maritza Benvenuto no sólo ha fabricado vitrales para el Perú; también los ha hecho para el extranjero. “En Táchira, Venezuela, está mi vitral de Nuestra Señora del Valle y en Gran Caimán una cúpula ovoide de 18 metros cuadrados con dos pavos reales y flores”.

Si bien entre sus principales trabajos están las figuras religiosas, ha creado y restaurado vitrales de todo tamaño para techos y escaleras de edificios públicos, hoteles y grandes mansiones, entre los que se encuentra varios ambientes del Congreso, el cementerio Presbítero Maestro, la estación de Desamparados, el museo de la Inquisición y el colegio Sophianum.

Denis Merino
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD