Ancianos olvidados por la sociedad

Dejados de lado por años, ancianos y enfermos de Alzheimer requieren ayuda urgente de todos para tener una vida digna. Sin embargo, pese a existir organizaciones como la Asociación Benéfica María Echevarría Saona, comprometidas a darles una mejor calidad de vida a estas personas, la colaboración del Estado no se siente. Es por ello, que demandan un local para poder atender a estos adultos mayores, invisibilizados por la sociedad, a la que tanto aportaron.

Por Diario La Primera | 06 ago 2012 |    
Ancianos olvidados por la sociedad
ENFERMOS DE ALZHEIMER

Más datos

La labor de la ONG María Echevarría Saona empieza muy temprano. A las 6 de la mañana la señora Cristina y otra integrante de la institución recorren las calles del Cercado de Lima y otros distritos para encontrar a más necesitados que en muchos de los casos están durmiendo en las calles o empiezan a hacer colas en comedores populares.

Al respecto, la ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Ana Jara Velásquez, informó que el proyecto piloto “Vida Digna” tendrá como fin proteger los derechos de las personas adultas mayores en situación de abandono, en materia de alojamiento, alimentación, higiene, atención médica básica y transferencia monetaria.

Para brindar apoyo a la ONG Asociación Benéfica María Echevarría Saona puede depositar su colaboración a las cuentas del banco Interbank: 117-300073754-7 (soles) y 115-300079308-2 (dólares).

Con el objetivo de atender a numerosos ancianos abandonados en las calles de la capital una organización lucha día a día para darles alimento y cariño pero también se enfrentan a la desidia de las autoridades que no los apoyan y prefieren priorizar otros temas para salir en los medios de comunicación.

La ONG Asociación Benéfica María Echevarría Saona funciona desde hace un año debidamente registrada y buscando en las calles a estas personas abandonadas a su suerte o que padecen la enfermedad de Alzheimer. Hasta ahora varios congresistas, funcionarios de instituciones benéficas y alcaldes ha sido requeridos, pero la insensibilidad es más fuerte.

Rosario Vicuña Araujo, coordinadora de la institución, indicó que desde que empezaron a trabajar no contaron con el apoyo de autoridades sino de mercados o institutos médicos quienes colaboraron desinteresadamente con ellos.

Agregó que lo principal para su ONG es contar con un local propio ya que algunos supermercados y tiendas por departamentos les han ofrecido ayuda pero no tienen donde almacenar los productos y por otro lado el no contar con local propio genera un poco de dudas.

Sobre este tema, criticó a la Presidenta de la Sociedad de Beneficencia de Lima, Fina Capriata, a quien acudieron para solicitarle ayuda pero en respuesta les dijo que “la Beneficencia no tenía local para prestar sino para alquilar”.

Vicuña Araujo explicó que no quieren un local para siempre, sino por un tiempo hasta que la ONG cuente con los ingresos necesarios y así contar con un establecimiento propio. Por ello sostuvo que los locales del Hogar de Cristo podrían ser utilizados por ellos ya que están abandonados. Agregó que ellos podrían atender a aquellas personas que quedaron abandonadas ante el cierre de esa institución.

BUSCANDO EN LAS CALLES
La labor de la ONG María Echevarría Saona empieza muy temprano. A las 6 de la mañana la señora Cristina y otra integrante de la institución recorren las calles del Cercado de Lima y otros distritos para encontrar a más necesitados que en muchos de los casos están durmiendo en las calles o empiezan a hacer colas en comedores populares. Hasta el momento, afirmó, tienen cerca de treinta empadronados a quienes citan casi todos los días en la iglesia San José, ubicada en el centro de Lima o en otros puntos cercanos a la zona donde fueron encontrados.

Pero no solo son desayunos. Los encargados de la atención también organizan campañas de salud como la que hicieron hace unos meses en la zona de José María Arguedas, en Pamplona Alta, San Juan de Miraflores. “Allí atendimos a más de cien personas gracias al instituto de Salud San Pablo de Los Olivos cuyos profesionales vinieron hasta el cono sur con sus equipos. Además en la navidad del año pasado, por ejemplo, realizamos una chocolatada y regalamos colchas y otras prendas”, relató la coordinadora.

Para las próximas semanas, agregó, están preparando dos campañas médicas en las zonas de José Gálvez, en Villa María del Triunfo y la zona de Mateo Pumacahua, en Surco.

Para la presidenta de la ONG, Cristina Gutiérrez Echevarría, los programas de apoyo social, el ministerio de la Mujer y de Poblaciones Vulnerables así como el nuevo ministerio de la Inclusión deberían mirar a las organizaciones que están decididas a apoyar y cuentan ya con un registro de personas que necesitan de esta ayuda.

“De los treinta debidamente empadronados, tres sufren de Alzheimer y no tienen a nadie. Los ministerios pueden contar con nosotros, si nos dan un local podemos trabajar unidos para mejorar la situación de estas personas abandonadas por sus familias y que si bien les damos desayunos no sabemos si almorzarán o cenarán. Falta mucho por hacer por ellos y se necesita del apoyo del Estado”, afirmó Gutiérrez Echevarría.



HONOR A SU MADRE
María Echevarría Saona es el nombre de la ONG y también el nombre de la madre de la presidenta Cristina Gutiérrez. Su mejor amiga, la coordinadora Rosario Vicuña explicó que acordaron el nombre porque la señora María padece de la enfermedad del Alzheimer y es muy triste ver que poco a poco ha olvidado casi toda su vida.

“La mamá de Cristina me conoce desde el colegio, vivimos cerca y siempre me vio con su hija. Después de años nos volvimos a encontrar. Ahora cuando me acerco a ella no me reconoce y solo ríe, pero no se acuerda de mí”, afirma Rosario.

En tanto que Cristina Gutiérrez explicó: “Esta enfermedad es un drama. Mis hermanos y yo nos dimos cuenta cuando escuchábamos que mi madre se quejaba con todos que no comía todos los días. Luego le pedimos que compre un kilo de azúcar en la tienda, cuando regresó trajo papel higiénico. De ahí dijimos que algo andaba mal y le hicimos las pruebas”.

Explicó que en el Perú no existe una atención especializada y muchos lo confunden con demencia senil. “Siempre dicen, los que se olvidan las cosas, pero es mucho más”. Tras vivirlo en carne propia, sostiene que es una enfermedad que empieza de un momento a otro, cuenta con medicinas de apoyo pero es irreversible.



APOYO DEL GOBIERNO
Afortunadamente el presidente Ollanta Humala anunció en su mensaje a la Nación por fiestas patrias la creación de dos programas pilotos para apoyar a niños y ancianos en estado de abandono. Al respecto la ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Ana Jara Velásquez, informó que el proyecto piloto “Vida Digna” tendrá como fin proteger los derechos de las personas adultas mayores en situación de abandono, en materia de alojamiento, alimentación, higiene, atención médica básica y transferencia monetaria. Ello permitirá validar un modelo de atención y aportará al diseño de una política nacional de intervención para personas en situación de calle.

Este proyecto articularía las acciones de rectoría (promoción, seguimiento, monitoreo y evaluación) del ministerio con las acciones de ejecución directa de las municipalidades provinciales, en coordinación con otros sectores e instituciones, para garantizar la atención integral de las necesidades de las personas adultas mayores en situación de abandono. “Las personas mayores en situación de abandono viven al margen de los sistemas de protección social y no tienen asegurada una atención sistemática de sus necesidades básicas, se trata de un sector altamente dependiente de los mecanismos de apoyo asistencial público y caritativo. Frente a esta situación se requiere reforzar, ampliar y diversificar la oferta de servicios de protección y asistencia social para atender de manera inmediata las necesidades de las personas adultas mayores en situación de calle”, puntualizó.

Jara Velásquez informó también sobre el lanzamiento del Programa Nacional “Yachaq” (aprendiendo) que constituye una estrategia de intervención pública de protección para la atención de niños, niñas y adolescentes que viven en la calle.

Explicó que el objetivo del Programa será el desarrollo de un servicio de atención integral dirigido a niños, niñas y adolescentes que se encuentran en las calles, ya sea porque es su espacio de trabajo, el lugar donde mendigan, viven e incluso son explotados.


Alejandro Arteaga
Redacción

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.