Allende y el golpe de Estado en Chile

Hoy se cumplen 37 años del golpe de Estado en Chile, con el que se derrocó al presidente Salvador Allende. El pueblo chileno recuerda al que fuera el primer presidente marxista electo en el mundo por el voto de los ciudadanos.

Por Diario La Primera | 11 set 2010 |    
Allende y el golpe de Estado en Chile
Derecha chilena, la CIA y la iglesia católica avalaron el golpe.

En la cúspide de la guerra fría entre la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y Estados Unidos, Salvador Allende después de 4 intentos obtuvo la victoria en las elecciones presidenciales de 1970 y se dispuso a construir el socialismo en su país.

Con el apoyo de los sectores populares y sindicatos, Allende implementaría reformas encaminadas a conseguir cambios como la reforma agraria con la cual se desamortizaron las tierras que hasta ese entonces eran acaparadas en un 85% por los terratenientes que representaban el 7% de la población. Se empezaba a tramar el golpe.

También la Iglesia Católica participó en el golpe de Estado con grupos de extrema derecha, que se organizaron en torno al Partido Nacional, pues veían a Allende como un peligro por ser socialista.

Todos se unieron al ala más reaccionaria del ejército chileno y de la policía nacional, organizados bajo el mando del general Augusto Pinochet, que era el segundo hombre en jerarquía después del general Carlos Prats, que fue un hombre leal a Allende y que cayó por las presiones de la reacción, lo que propiciarían el golpe militar.

Ataque desde EE.UU
En 1970, semanas antes de iniciar el gobierno de Allende, el presidente estadounidense Nixon ordenó a la CIA “que evitara que Allende asumiera el poder, o lo derrocara”.

En Chile, Henry Kissinger y la CIA operaron el golpe de Estado contra Allende en contubernio con el ejército, la oligarquía, la Iglesia Católica, las transnacionales y los medios de comunicación. Chile fue el laboratorio para ensayar lo que en 1975 se llamó “Operación Cóndor”, que fue un plan de contrainsurgencia elaborado por Kissinger para la región Suramericana.

El golpe de Estado se consumó con la sublevación militar, con el general Augusto Pinochet al mando, en el bombardeo y la toma a sangre y fuego del Palacio de La Moneda donde se encontraba el presidente Salvador Allende, que junto a sus compañeros, resistió el ataque empuñando un fusil y defendiendo su gobierno hasta que se consumó la traición y su asesinato.

Tras el golpe en Chile, Suramérica vivió una época de sangrientas dictaduras. En Chile, el golpista Pinochet hizo de un país libre una dictadura que los chilenos recuerdan con gran pesar.

Como la mayoría de los dictadores, Pinochet fue sostenido por la CIA y apoyado fervientemente por la Iglesia Católica, lo que ha sido un común denominador de todos los dictadores fascistas.

Alejandro Robledo Flores
SDP Noticias

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.