Alan García está dando señales de que ya empezó la campaña electoral

Sus muchachos que por espíritu de ironía se hacen llamar “renovar”, están pintando paredes y haciendo murales para que el ego colosal logre la hazaña de volver por tercera vez al sillón presidencial.

| 14 noviembre 2014 12:11 PM | Especial | 2.4k Lecturas
Alan García está dando señales de que ya empezó la campaña electoral
Alan García está dando señales de que ya empezó la campaña electoral
2401

Algunos dirán que el hombre está apurado y quiere ganarle por puesta de mano a sus rivales, pero tal vez sea verdad que lo que más teme es que la gran concentración mediática lo deje de lado por su preferencia por el color naranja, y que para contrarrestar ese riesgo que lo ha invadido después del 5 de octubre, es que ya se ha mandado con varias iniciativas un poco refritas pero que tratan de mostrar iniciativa: el pacto de partidos del sistema y el shock social.

No es que AGP no sepa cómo ganar arrancando del tercer puesto y con fuerte antivoto en las encuestas. A mediados del 2005, los sondeos de opinión decían que el 70% de los electores entrevistados no votarían jamás por García, después del desastre de su primer gobierno, lo que hacía pensar que Lourdes Flores se la llevaría fácil. Pero entonces apareció el fenómeno Humala que cambió los términos de la disputa. La favorita empezó a perder terreno y cayó al segundo lugar y ahí perdió la confianza de sus auspiciadores, que se pasaron a García convencidos que era el único que podía detener el “peligro chavista” que representaba el hoy Presidente del Perú.

Alan ganó la elección del 2006, a pesar de la promesa de mucha gente de nunca votar por él. Recuérdese que se decía que se había votado con las narices tapadas o como si fuera un vómito inevitable. Pero para cualquier fin práctico el grandote había vuelto a su oficio “natural” de presidente. El problema para el 2016, es que no se ve por qué lado podría aprovechar una polaridad para convertirse en el mal menor.

Y lo que más teme es que Keiko se le dispare en las encuestas y en la preferencia mediática, que buscaría hacer con la gordita lo que fue la candidatura de Castañeda por Lima el 2014. Eso le conviene a la visión del mundo de los Miró Quesada que están buscando un “mandato claro”, sin discusiones para la ejecución de su programa, como reclamaba Vargas Llosa en 1990 y fracasó. El ego colosal sabe que no puede ser la ficha para una estrategia de este tipo y por eso trata de forzar otro escenario.

Es un juego que tiene sentido mientras no haya quién ocupe el lado izquierdo de la batalla electoral que se viene. Por ahora la ilusión es que solo habrá candidatos del mismo lado como Fujimori, García o Kuczynski. Pero nadie sabe con exactitud lo que pasará en los siguientes meses. Tal vez la campaña adelantada de García sea la preparación de su propia derrota.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo:


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital