Al rescate de los niños del Cusco

Para evitar que los niños sean arrasados al trabajo infantil, la Fundación Telefónica en convenio con el Instituto Peruano del Deporte, impulsa desde hace algunos años las Academias Deportivas Escolares dirigidas a incentivar en los niños el hábito del estudio y también de la sana diversión.

| 19 noviembre 2012 12:11 AM | Especial | 1.6k Lecturas
Al rescate de los niños del Cusco
La ex matadora Lucha Fuentes resaltó la importancia del deporte en la vida de todos.
ACADEMIAS DEPORTIVAS
1655

Si viene por primera vez al Cusco, e inmediatamente se dirige al centro de la ciudad, lo primero que descubrirá son sus calles completamente empedradas, que pese a no estar asfaltadas como en Lima, no desequilibran el traslado de los vehículos.

Además, verá sus hermosos edificios coloniales, que se entremezclan con construcciones incaicas; de las que disfrutan no solo sus orgullosos habitantes, sino los turistas de todas partes del mundo que llegan hasta aquí atraídos por la mística y bohemia de la ciudad imperial.

Sin embargo, Cusco no solo es turismo y diversión. Como en todo el país, hay gente a la que no le llegaron los beneficios del crecimiento económico, que vive en condición de pobreza dentro de la misma ciudad (y ni se diga de los que viven en otras provincias de la región).

Por ello, y como ocurre también en Lima, muchos niños se ven obligados, ya sea por voluntad propia ante la necesidad o por presión de los padres, a trabajar en una edad en la que solo deben dedicarse a estudiar y divertirse.

Ante esta realidad, como lo hacen muchas instituciones preocupadas por la problemática del trabajo infantil, que puede poner en riesgo el futuro de los niños, la Fundación Telefónica ha implementado las denominadas “Academias Deportivas Escolares” en Cusco, con la finalidad de incorporar a los menores de edad en condición de pobreza y que también se dedican a trabajar a temprana edad.

Además del Cusco, estas Academias Deportivas Escolares también están presentes en otras 17 regiones del país, y durante 12 años han capacitado a más de 20 mil niños y adolescentes. Desde el 2008, el programa se orientó específicamente hacia los niños en peligro de caer en el flagelo de la explotación laboral infantil.

Al respecto, el director de la Fundación, Mario Coronado, manifestó que el principal objetivo “es la erradicación progresiva y sostenible del trabajo infantil”. Expresó que la práctica del deporte entre los menores en edad escolar “es uno de los elementos inspiradores que utilizamos para contribuir a la formación física, social y ética de los niños, niñas y adolescentes”.

Los programas son implementados en coordinación con el Instituto Peruano del Deporte (IPD) y la Dirección Regional de Educación, en este caso con la del Cusco. Las actividades deportivas fueron desarrolladas en el Coliseo Cerrado de la ciudad imperial.

La última actividad de las Academias Deportivas Escolares en el Cusco fue la semana del 5 al 9 de noviembre. En la ceremonia de clausura estuvieron presentes el presidente del IPD, Francisco Boza, el jefe nacional de los IPD departamentales, Percy Moreno, el director regional del IPD Cusco, Emiliano Mendoza; y la gerente de proyectos sociales y educativos de la Fundación, Lilian Moore.

Cabe señalar que en septiembre pasado, la Fundación Telefónica y el IPD suscribieron un convenio de cooperación interinstitucional, en el que promoverán conjuntamente la práctica del deporte en los centros educativos y la promoción de valores entre los escolares.

CON LAS GLORIAS
Coronado afirmó que los participantes de este programa “tienen la oportunidad de compartir con deportistas destacados que han dado tantas glorias al país”, en referencia a dos personajes que, durante las décadas de 1960 y 1970, llevaron al deporte peruano a los picos más altos a nivel continental e incluso mundial.

En efecto, las Academias Deportivas Escolares han incorporado en su equipo de trabajo a la exvoleibolista Lucha Fuentes, actualmente profesora de Educación Física, seis veces campeona sudamericana con la Selección, y que también ha representado al país en los Juegos Olímpicos y campeonatos del Mundo. Fuentes tiene a cargo la enseñanza del voleibol.

Cabe recordar que Fuentes también fue premiada como la mejor voleibolista a nivel nacional en seis ocasiones, y también fue campeona tres veces en los Juegos Bolivarianos. Sin duda alguna, uno de los símbolos no solo del voleibol, sino del deporte nacional en su historia.

Además, también está presente en las Academias Deportivas Escolares el exbasquetbolista Ricardo Duarte, quien junto a sus hermanos Raúl, Luis y Enrique, además del recordado Carlos “Chino” Vásquez y el propio cardenal Juan Luis Cipriani, integraron una selección que marcó época en la década de 1960.

Con la Selección de Basquetbol, Duarte fue tres veces medalla de bronce en Campeonatos Sudamericanos, y máximo anotador en los Juegos Olímpicos de Tokio 1964. Duarte está a cargo de las escuelas de minibasket.

Otros deportistas destacados que también trabajan en las Academias son la exvoleibolista Katherine Horny, exmedallista olímpica en Seúl 1988; las atletas Martha Vergara y Johana Bravo y el profesor Raúl Véliz, preparador físico de la Selección de vóley durante la era de Man Bo Park.

Estos “jales” de las Academias Deportivas Escolares buscan lograr una mayor trascendencia en cuanto a la participación de los menores, para que estos se sientan motivados de ser dirigidos por destacados deportistas.



IMPORTANCIA DEL DEPORTE
En diálogo con LA PRIMERA, Lucha Fuentes resaltó la labor que hacen con los menores, al señalar que “el deporte es importante en la vida de todos, en especial en los niños y los jóvenes, y más en los de escasos recursos o en riesgo de trabajar”.

“Queremos que el trabajo infantil desaparezca si es posible, y que los niños se dediquen a estudiar y hacer deporte, porque ambas cosas van de la mano. Si van a ser buenos deportistas, van a ser mejores estudiantes”, expresó la ex “matadora”.

Desde su experiencia personal, Fuentes sostuvo que la práctica del deporte desde temprana edad “te hacer una mejor persona, porque te aleja de cosas nocivas para tu salud”. Además, argumentó que los niños “tendrán mas valores, porque el deporte te da elementos que te ayudan en tu vida, que no los encuentras en otras profesiones, eso dura toda la vida.

Agregó que además de la enseñanza del deporte “también les inculcamos valores, porque muchos de estos niños trabajan en la calle y desarrollan agresividad. Tratamos de que controlen eso y que sepan que el niño que está al lado de ellos es su compañero, que puede ser su amigo y que se pueden ayudar”.

Por su parte, Ricardo Duarte dijo que la idea no es que los menores “sean altos exponentes del deporte ni que salgan a ser estrellas”, sino que la actividad física desde temprana edad les permitirá “tener de manera permanente un estilo de vida adecuado, organizado y sano”.

Si bien sostuvo que algunos de los menores pueden desarrollar en el futuro capacidades y aptitudes “para convertirse en estrellas rutilantes”, y que eso dependerá del apoyo que reciban en primer término de sus familias, sus entornos, y luego de las autoridades; recalcó que la idea principal “es darles una carga lúdica, para que se entretengan y diviertan. Aquí no se les maltrata ni se les grita”.

Agregó que esta formación deportiva “es una experiencia que no van a olvidar, porque es algo nuevo para ellos, muy libre”; pero al mismo tiempo indicó que les ayudará a tener disciplina en sus vidas personales “porque tienen que obedecer instrucciones y entender que esto no solo es recreación; van a ir aprendiendo con el tiempo”

Aunque reconoció que por el contexto de la sierra peruana, muchos niños trabajan en el campo ayudando a sus progenitores, Duarte expresó que esto debe hacerse “dentro de las normas y los derechos universales de los niños, para que no se frustre la posibilidad de educarse y ser alguien mañana; de lo contrario estarían anulados de por vida”.



EXPERIENCIAS DE VIDA
LA PRIMERA conversó con algunas de las beneficiarias del programa, quienes contaron cómo la práctica del deporte les ayuda en su desarrollo personal, y revelaron que también reciben apoyo en temas educativos, como la comunicación y las matemáticas.

Sonia Olivera, una menor de 16 años del colegio Andrés Avelino Cáceres, del distrito cusqueño de Santiago, reveló que tiene un año en el programa, y que ahora tiene más motivaciones para vivir. Agregó que ahora siente “que con esta oportunidad podemos tener nuevas experiencias”, y que está “muy feliz” de poder participar en las Academia Deportivas Escolares.

La menor, que desea estudiar arquitectura cuando termine el colegio, también dijo que “es lo máximo trabajar con Lucha Fuentes”, y que eso es una motivación para no desaprovechar estos momentos”.

Por su parte, Ingrid, de 10 años, del colegio Manco Cápac del mismo distrito, expresó que está “feliz” por la oportunidad de poder desarrollarse a través de la práctica del deporte, y agregó que todo esto “me ayuda en mi desarrollo personal”. Reveló que tiene cuatro años en el programa, y que también le han enseñado a leer y escribir.

Otra de las menores beneficiadas es Janet, de 13 años, del colegio Viva El Perú, también del distrito de Santiago. Manifestó estar “muy orgullosa” por compartir momentos con grandes glorias del deporte, y reveló que participa en el programa desde hace cinco años. “Me siento feliz por estar aquí y poder aprender”, dijo.


Víctor Liza
Redacción

Melina Mejía
Fotos


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

1.26880311966