Al caos del transporte

Ayer aparecieron los primeros síntomas del plan antirreformista de Luis Castañeda. Se ha lanzado contra el Corredor Azul. Al inicio de su campaña había dicho que estaba de acuerdo con ese proyecto, aunque este necesitaba mejoras. Ahora afirma que el sistema “no funciona”.

| 09 octubre 2014 04:10 PM | Especial | 1.6k Lecturas
Al caos del transporte
Al caos del transporte
Por: César Lévano
1624

Esa táctica hace temer que el alcalde electo traiga en su mochila un afán de volver al pasado. El caos vehicular, el dominio de mafias que son asesinos de las pistas: a eso otorga libre tránsito el burgomaestre venidero.

Si esa es la esencia de su programa, la ciudad puede esperar una nueva y peor temporada en el infierno del tránsito capitalino. Puede pasar del Corredor Azul al callejón oscuro.

Suponemos que en ese propósito de desandar lo andado no cabe la restauración del Mercado Mayorista, que era un nido de ratas en el sentido directo –el de los roedores que degustaban los alimentos que luego iban a los mercados– y en el sentido figurado –de las bandas de ladrones y mafiosos–. Ese sería un crimen descomunal, que sin duda indignaría a muchos de los que votaron por el retorno de Castañeda al sillón edil.

Deseamos que el tiempo disipe estos temores.

En el proyecto del Corredor Azul se cometieron errores. Así lo revela su breve período de prueba. Hubo una presentación deprisa. Una tempranía que permitió la sospecha de apuro electoral. Esa falla fue magnificada y machacada con odio y mala fe por el poder mediático.

A la luz de esa deficiencia aparece una fuente poco vista, y ocultada: Susana Villarán no contó con una asesoría previsora y eficiente. Este vacío duplicó el que más de una vez ha reprochado a los sectores progresistas peruanos: su falta de conocimiento de los mecanismos de los medios de comunicación, incluso los que le son afines.

Con pena y desagrado recuerdo un aspecto de las resoluciones del multitudinario Congreso de Izquierda Unida. Hay allí un capítulo dedicado a los medios de comunicación que ocupa apenas ocho líneas, que en realidad no dicen nada, excepto reclamar libertad de expresión para todos, callando sobre el hecho de que en esa esfera hay tiburones y pequeños peces.

Considero, pese a todo, que Susana Villarán demostró en esta campaña audacia y coraje. Acudió a la lid sin un respaldo organizado. Los partidos de izquierda que debieron apoyarla no pudieron hacerlo por estar fraccionados. La candidata sabía que se enfrentaba al ogro de la derecha unida. Pese a eso, combatió.

Nuestro diario ha comprobado la agonía de los partidos políticos peruanos. Puede pensarse que la crisis más grave la padece el Partido Nacionalista, que no arriesgó ninguna candidatura en todo el país. Un walk over poco deportivo.

César Lévano


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital

Deje un comentario

Espere...
0.588470220566