Acabemos con el bullyng

“Techi”, tenía tan solo 17 años cuando optó por quitarse la vida pensando que solo así podía librarse de las constantes burlas a las que era sometida por sus compañeros de un colegio nacional de Villa María del Triunfo. Ni siquiera el hecho de que faltara un mes para celebrar su cumpleaños y realizar el ansiado viaje de promoción la pudo detener, no aguantó más humillación.

| 27 noviembre 2011 12:11 AM | Especial | 2.5k Lecturas
Acabemos con el bullyng 2507
-.-

En San Miguel, un niño de 12 años fue golpeado, pateado y aplastado en el suelo por cinco de sus compañeros del colegio Isaac Newton, al punto que podría quedar inválido.

Sara cursaba el primero de secundaria en un colegio particular de Surco y también era sometida a maltratos por parte de sus compañeras y solo por ser introvertida y callada, hasta que el infierno que vivía a diario acabó cuando se decidió contar a sus padres lo que le pasaba y éstos se quejaron con las autoridades educativas.

Luis, harto del acoso de sus “amigos” de colegio se vio obligado a cambiarse a otro, donde nadie lo calificara de “serrano” y “gordo”. A diferencia de Sara, de nada le valió que sus padres se quejaran por el maltrato que recibía ante los responsables de su centro de educación.

Estos son sólo algunos casos que aparecen a diario en los medios de comunicación sobre menores víctimas del llamado bullyng que no es otra cosa que el acoso que sufren colegiales de todo el mundo por parte de sus propios compañeros como bien lo explica la coordinadora de la organización no gubernamental “Acción por los Niños” María Lourdes Febres Chirinos.

La experta detalla que dentro de la escuela hay un entorno de violencia que se expresa de varias formas y una de ellas es el acoso que se presenta generalmente en contra de uno de los chicos por ser más débil o porque a lo mejor es un niño que llegó del interior del país que tiene determinadas formas diferentes de comportamiento.

ACOSO
“Entonces deciden agarrarlo de punto y es cuando desde los más pequeños a los más grandes empiezan a acosarlo y molestar; por ejemplo en un primer momento le quitan la lonchera, le botan sus cuadernos, le rompen el examen”, dice.

Febres Chirinos sostiene que esta situación, conforme avanza, afecta gravemente a la víctima, toda vez que es sometida a actos que afectan su intimidad, su ser y autoestima; entonces lo que sigue es un resquebrajamiento de su amor propio por esa confrontación constante que cada vez se torna más agresiva.

La experta llama la atención en que el chico que comete estos actos contra otros menores, siempre tienen un grupo que los apoya y festeja porque su accionar supone que es el más fuerte y que puede hacer frente a determinadas situaciones, es decir se erige como el líder del grupo y busca que lo admiren y festejen.

Pero –añade- si este líder entre comillas, que es el acosador, no tuviera un grupo atrás no lo va a hacer, pues no habría quien lo haga sentir cada vez más fortalecido en lo que está haciendo.

El problema del bullyng se da tanto en los colegios nacionales como en los particulares como lo demuestra no sólo el caso de Sara, sino el de “Carlos”, un niño de nueve años que empezó a ser acosado por niñas de su misma edad en un colegio exclusivo de la capital.

“Primero le quitaban sus colores, su borrador, pero él no lo impedía porque decía que no podía faltar el respeto a una mujer, hasta que llegaron al colmo de regar su comida por el colegio. Hasta que un día explota, tira sus cuadernos al suelo, abandona el salón y se refugia en el baño, donde lo encuentran. Recién es cuando sus papás se enteran de lo que le pasaba su hijo a diario”, relata Febres Chirinos.

PROFESORES INDOLENTES
En este punto, precisa que hay ocasiones en que los profesores no se compran los pleitos y no intervienen ni corrigen a los acosadores cuando deberían hacerlo porque, como en el caso de “Carlos” muchas veces los maltratos ocurren dentro del aula.

Advierte que, de no corregirse una actitud que algunos pueden considerar normal, entonces se acumula y crece hasta hacerse incontrolable.

“El papá entonces fue al colegio y exigió hablar con la directora y la tutora de su hijo, quienes (tras negarse a atenderlo) recién lo recibieron cuando advirtió a gritos que tenía todo el tiempo del mundo y que no se movería del lugar hasta no hablar con las personas encargadas”, refiere.

Reitera que a los maestros solo se limitan a dictar sus clases y se van o si corrigen el comportamiento de los almumnos lo hacen de forma inadecuada y de forma violenta.

Con la misma indiferencia actuó la directora del colegio Isaac Newton, donde ocurrió la agresión contra el menor de 12 años que puede quedar inválido, pues primero negó el incidente y luego lo admitió, aunque dijo que fue durante un juego y hasta negó que el niño fuera golpeado en la columna.

Aquí cabe destacar que esta misma indiferencia por parte de los maestros ante lo que pueda ocurrir con sus alumnos quedó en evidencia con lo sucedido con la pequeña Pierina, quien fue asesinada por su madre luego de ser sometida a crueles torturas. Según Febres Chirinos, nadie en la escuela a la que casi nunca asistía tomó atención en ella ni hizo nada ante las heridas que presentaba.

VIOLENCIA REPRODUCIDA
La representante de “Acción por los Niños” sostiene que al profundizarse el tema se descubrió que la niña que dirigía los ataques contra “Carlos” tenía conflictos en su hogar no trabajados, los cuales se empezó a tratar, y es que los niños reproducen la violencia que ven, pues si un menor es tratado de “bruto”, “zonzo” “bueno para nada”, buscará a alguien que considera más débil y lo tratará de la misma forma.

Comenta que esa institución desarrolla su labor con estudiantes de 18 colegios públicos de San Juan de Miraflores para determinar la problemática de la violencia y procurarles un rol participativo en la solución de la misma ya sea a través de los municipios escolares o del gobierno local y los alumnos han determinado tres espacios, la escuela, familia y la comunidad.

En el tema de la familia, indica que los menores se referían a hogares desestructurados, donde los padres habían abandonado la casa, muchas veces para trabajar desde muy temprano hasta muy tarde, razón por la cual los chicos se quedaban solos, sometidos a situaciones de riesgo.

”También nos comentaron sobre la falta de comunicación que determina que muchas veces las pautas de enseñanza no son manejadas por los progenitores, sino por otros menores en la calle o en el colegio a quienes los hijos optan por recurrir para realizar alguna consulta sobre determinado tema”, subraya.

Añade que es así que muchas veces estos chicos se topan con otros que viven situaciones similares y, al no tener alternativas para poder ocupar su tiempo libre ni en el colegio, ni encontrar un apoyo en el escuela; entonces empiezan prácticas que lindan con la inconducta.

A ello se suma, aclara, los contenidos de violencia, racismo y discriminación que observan a diario en la televisión o por Internet y que contribuyen a la pérdida de valores.

En este sentido, revela que el organismo a su cargo trabaja de forma coordinada con el Ministerio de Educación para contrarrestar la aguda y preocupante violencia en los colegios


(1) Congreso aprobó ley antibullyng que no se cumple (2)María Luisa Febres Chirinos : Falta una política pública.

FALTA UNA POLÍTICA
La coordinadora de Acción por los Niños acota que, si bien es cierto hay varias tareas pendientes a nivel de la familia, la escuela, el gobierno local y el regional, esta problemática requiere de una política pública que implique la asignación de un presupuesto del Estado para hacerlo posible, ya que, de lo contrario, de nada valdrá contar con un Código del Niño y Adolescente, el más avanzado de la región.

Hace casi seis meses el Congreso aprobó la ley 29719 que promueve la convivencia sin violencia en las instituciones educativas, también llamada ley antibullyng y que está pendiente de reglamentación para su aplicación.

Esta norma obliga al Ministerio de Educación a establecer sanciones para los responsables del “bullying”, desde el director hasta los alumnos agresores.

El ministerio asimismo, debe “elaborar una directiva que diagnostique, prevenga, evite y erradique la violencia, el hostigamiento y la intimidación entre alumnos”, así como evaluar el cumplimiento de las metas de la ley. Y debe reglamentar la norma en 60 días.

Dicha ley, de otro lado, establece que los docentes, el personal auxiliar y los directores están obligados a detectar, atender y denunciar ante el Consejo de Violencia Institucional (Conei) estos hechos.

Los padres de las víctimas también tendrán que recurrir a esta instancia a denunciar el hecho y los colegios deberán contar al menos con un sicólogo para atender estos casos. Sin embargo, teniendo en cuenta que hay 37 mil instituciones educativas públicas, en primaria y secundaria, y solo 17,150 psicólogos colegiados, será difícil que a fines del 2012 cada plantel cuente con un psicólogo,

MINISTRA DE LA MUJER
Además, señala que Indecopi supervisará los colegios con inspecciones para verificar la existencia de “toda forma de hostigamiento y acoso entre estudiantes” y se encargará de tomar declaraciones y denuncias, hacer investigaciones e, incluso, imponer sanciones al colegio.

En tanto, la Defensoría del Pueblo tendrá que efectuar estudios para determinar la expansión del problema y deberá supervisar al Minedu para que se cumpla la nueva ley.

La ministra de la Mujer y Desarrollo Social, Aída García Naranjo en diálogo con LA PRIMERA, expresó su preocupación ante el incremento del bullyng y anunció que su despacho realizará una serie de eventos en contra la violencia infantil.

“Hemos presentado el Plan Bicentenario a favor de la infancia y estaremos prontamente lanzando toda su fase operativa”, dijo al detallar que la misma está dirigida a beneficiar a toda la niñez y evitar la violencia en todas sus formas y, en especial, enfrentar esta violencia en los colegios denominada bullyng.

FACEBOOK CONTRA EL BULLYNG
Es tal el grado de preocupación que existe en el mundo ante el incremento de casos de bullyng que hasta el Facebook pensó en lanzar una aplicación con el objetivo de transmitir un compromiso del usuario de frenar a los hostigadores.

La participación de Facebook refleja la creciente preocupación de que su red social, con más de 750 millones de miembros, se ha vuelto también un medio para el acoso entre estudiantes, al igual que entre amistades.

Hace algunos meses Facebook implementó una aplicación que hace más fácil reportar a los hostigadores en Internet, que fue presentada en una conferencia en la Casa Blanca, encabezada por el presidente Barack Obama.

“Consideramos que, al colaborar con padres y maestros, podemos enseñar a los jóvenes a expresarse y frenar el hostigamiento”, dijo Sheryl Sandberg, principal ejecutiva de operaciones de Facebook.

Y ello debido a que cada día es menos sorprendente que niños muy pequeños manejen a la perfección las redes sociales y el Internet en general, como demuestra un estudio hecho en Londres que indica que 38% de los niños de Europa entre 9 y 12 años cuenta con una cuenta en la red social Facebook.


Vilma Escalante
Redacción

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Espere...