Un triunfo de Villarán puede servir a Toledo

Antonio Zapata, historiador y analista político, examina la contienda electoral que enfrenta a Lourdes Flores y Susana Villarán, y los efectos que puede tener la campaña de ataques contra Villarán, y de las implicancias de un buen resultado que pueda obtener la candidata de Fuerza Social.

Por Diario La Primera | 06 set 2010 |    
Un triunfo de Villarán puede servir a Toledo
(1) Antonio Zapata ofrece una visión particular del panorama electoral. (2) Para el entrevistado, Alejandro Toledo tiene posibilidad de ganar el 2011. (3) La polarización puede tener resultados sorprendentes para sus protagonistas.

-¿Qué tanto se fortalecería una opción de izquierda para el 2011 con un buen resultado electoral de Susana Villarán?
-Un buen resultado electoral de Susana Villarán en principio no favorece una opción u otra. Todo depende de lo que se haga. Es difícil saber el efecto que tendría. Podría fortalecer una opción tipo Frente Popular, que es la estrategia que en los años ‘30 los comunistas trazaron frente al fascismo. En este caso, ante el peligro del fascismo, léase Keiko Fujimori, se puede formar un frente amplio que incluya un sector de la burguesía nacional, sectores democráticos no fascistas de la élite y la centro izquierda. Eso sería ir con Toledo. Un buen resultado electoral de Susana Villarán podría fortalecer a Toledo, que ya se ha desmarcado de Lourdes Flores y está buscando una alianza con Susana Villarán, que el 2011 podría querer ir con Toledo. Los caviares ya tuvieron una cuota de poder en el gobierno de Toledo. Pero no se puede sacar conclusiones del Perú solamente con las elecciones de Lima. Hay que ver cómo les va a las listas de izquierda en el resto del país…

-¿Y cómo le puede ir a la izquierda en el interior del país?
-Listas de izquierda tienen la opción de ganar en Arequipa, Puno, Moquegua, Piura, Cajamarca, San Martín. Hay que ver qué liderazgos son esos. Lo de Susana Villarán en Lima puede ser uno de esos liderazgos regionales, pero hay otros, como Atkins en Piura o Quintanilla en Puno.

-¿Villarán está más cerca de una alianza con Toledo que con Humala?
-Veo a Toledo con más interés que Humala de ir a un entendimiento con Susana Villarán, veo a Toledo abriéndole las puertas y a Humala tirándole un portazo cuando ella estaba subiendo. No veo mucho terreno para un entendimiento entre Humala y Villarán. Humala ha dicho que ningún candidato sabe de seguridad ciudadana y que el único que sabe del tema es él. Con esa actitud se está cerrando a la posibilidad de hacer alianzas. El comandante parece estar desubicado al creer que tiene la sartén por el mango y no necesita ningún aliado.

-¿Otra vez el miedo, igual que el 2006, como factor central de la campaña electoral?
-El miedo es uno de los componentes de la política. Los temores se agitan diciendo que hay una amenaza contra el orden social y que eso va a hacer que la gente pierda mucho. El miedo es un factor del conservadurismo. Esa es una vieja estrategia.

-¿Esto le funcionará a Lourdes Flores para ganar votos y minar el apoyo a Villarán?
-En el anterior trazado de la cancha, entre honestidad y corrupción, sí era real que Kouri es un corrupto, ahí están los vladivideos. En esta ocasión, en cambio, es una exageración fuera de cuadro decir que Villarán sería manejada por Patria Roja. Esta campaña exagera lo que es Patria Roja, que está cumpliendo un buen papel dentro de la candidatura de Susana Villarán y que es un grupo democrático que compite en todas las elecciones desde 1980, igual que Acción Popular o el PPC. Yo veo a Patria Roja como un partido del orden democrático, cien por ciento comprometido con la democracia…

-¿Pero qué tanto puede influir en los votantes esta imagen de radicalismo violentista creada por algunos medios para referirse a Patria Roja y su papel en la coalición de Villarán?
-Se quiere hacer crecer a Patria Roja como un fantasma y la gente se da cuenta cuando se trata de fantasmas. Una exageración como decir que Patria Roja sería igual a Sendero es desorbitada y las estrategias basadas sobre una distorsión de la realidad normalmente llevan al error. La estrategia fina es la que se fundamenta en las habilidades propias o las debilidades del adversario, pero las debilidades reales. Cuando inventas un adefesio como éste, sobre la base de una exageración, de mentiras gruesas, de un video falso, de cosas muy endebles, como las acusaciones de Chichi Valenzuela contra la candidata a regidora Olga Morán, eso se desmorona.

-¿Pero esta campaña no golpea a Villarán, especialmente en el sector A que es dónde le va mejor?
-En alguna medida esta campaña le puede resultar a Lourdes Flores para quitarle votos a Villarán en el sector A, pero también es posible que sea el mecanismo a partir del cual Susana Villarán ingrese con un poco más de soltura a sectores que hasta ahora no le han sido tan fáciles de penetrar, como los sectores C, D y E, en los que no necesariamente tiene un sentido negativo ser de izquierda, tener ideas de compromiso social.

-¿Quién gana y quién pierde más?
-Recuperar el sector A se ha vuelto prioritario para Lourdes Flores, pero este sector no es más del 3% del total. Y por recuperar ese sector, se está arriesgando a perder votos en los sectores C, D y E, que son mayoritarios. Si ganas dos puntos en el sector A y pierdes dos puntos en el C, en el balance terminas perdiendo. Con esta campaña en su contra, Susana Villarán puede perder votos en el sector A, pero ganarlos en los otros sectores. Creo que al final a Lourdes Flores no le va a ir bien con esta campaña.

-¿Es un error de Susana Villarán responder marcando distancias de su aliado Patria Roja?
-No es que ella esté marcando distancias de su aliado, sino que está diciendo lo que es verdad: que su aliado no es igual a ella. En eso no creo que esté cometiendo un error. Yo le aconsejaría reducir la trascendencia del tema sin caer en el extremismo de no contestar nada. Debería responder con un discurso que destaque que Patria Roja es un grupo político que tiene los mismos pergaminos democráticos que el PPC. Lo único que puede resultar aterrorizante de Patria Roja es el nombre.


Hay una gran intolerancia política

-¿Esta guerra sucia contra una opción de centro izquierda vuelve a poner en evidencia que hay una intolerancia conservadora que domina buena parte del discurso político y de los medios de comunicación?
-Sí, hay una intolerancia grande, que es una marca de fábrica de la élite peruana a lo largo de la historia. Esa intolerancia busca el exclusivismo, evitar la integración, no dejar que suban otros diferentes a esa élite. Es un esfuerzo por controlar el núcleo de los que tienen poder de decisión y excluir a todos lo que no comulgan con ellos. La existencia de un discurso intolerante, antidemocrático, poco inclusivo de sectores de la élite, ha sido muy fuerte en la historia del Perú, que es un país que a lo largo del tiempo ha mostrado una tendencia de estar muy anclado en posiciones conservadoras.

-¿Qué explica el crecimiento de Villarán en las encuestas?
-Cuando algunas encuestas le preguntan a la gente si es de centro, derecha o izquierda, la inmensa mayoría se dice de centro, luego viene la gente de derecha con alrededor de 25%, pero la distancia con la izquierda, que es como 18%, no es muy grande. Cuando los candidatos de izquierda ha sacado menos del uno por ciento, como el 2006, es porque hubo varias candidaturas, y a ese 18% le resultaba difícil votar por quienes no tenían ninguna opción. Ahora no se está repitiendo ese error y solamente hay una candidatura de centro izquierda. Con un 18% que se siente de izquierda como base, Villarán crece más porque es una persona talentosa, porque no está Kouri y hay un vacío, y porque Aldo Mariátegui la está ayudando bastante con esta campaña de calumnias. Susana debería darle las gracias con un chifa a Aldo Mariátegui y a Chichi Valenzuela.

-¿Un segundo lugar con una buena votación deja a Villarán como una potencial candidata presidencial para el 2011?
-Lo veo difícil. Yo no le aconsejaría eso, me parece que sería quemar su propia figura muy rápido. Si ahora saca 15% en Lima, y en su candidatura presidencial no resulta exitosa, su ganancia se desinfla. Yo la veo como una persona prudente, cautelosa, no creo que se lance a una candidatura presidencial el 2011.

-¿Y un triunfo de Villarán en Lima y una buena gestión municipal relanzaría a la izquierda al punto de ponerla en una buena posición para intentar ganar la presidencia el 2016?
-Eso sería una catapulta, así como fue una catapulta lo de ‘frejolito’ el año 83. Eso pondría a Susana Villarán como la candidata natural de la izquierda para el 2016. Si eso ocurre, Susana Villarán podría convertirse en la nueva Barrantes.


“La izquierda debe ir sola al Congreso”

-¿Qué debe hacer la izquierda en el 2011, apostar a Humala o impulsar una alternativa propia?
-El Partido Nacionalista no ve con muy buenos ojos las relaciones con la izquierda. A mis amigos de izquierda les he oído decir que Humala nunca los ha tratado muy bien. Ahora Patria Roja está con Susana Villarán, y aparentemente muy feliz de estar con ella. Creo que la izquierda debe presentar sus propias listas para el Congreso, pero sin candidato presidencial…

-Pero el problema de presentar solamente listas parlamentarias es que no se tiene la locomotora de una candidatura presidencial que las jale.
-Si no tienes un buen candidato, esa candidatura presidencial antes de ser una locomotora se vuelve un ancla, un peso muerto amarrado al cuello. Hay ocasiones en las que puedes sacar un buen resultado en las elecciones al Congreso sin tener un candidato presidencial. Eso te deja manos libres para apoyar críticamente a alguien, que podría ser Humala, pero yo no iría disuelto en las listas parlamentarias de Humala. Eso me parece un error. La izquierda debe presentar sus propios candidatos al Congreso.

-¿La izquierda debe apostar a reconstruirse desde el Congreso?
-La izquierda debe apostar a meter sus mejores cuadros al Congreso, que es clave. Líderes como Javier Diez Canseco en Lima y otros líderes en las regiones sacarían una buena votación para ingresar al Congreso. Hay entidades políticas que se construyen, o reconstruyen, desde el Congreso, con parlamentarios que hagan una buena labor. La izquierda debe buscar recomponerse en el Congreso metiendo una buena bancada pensando en el 2016. De ese grupo parlamentario puede surgir una figura presidenciable, o esa figura podría ser algún joven, tipo Marisa Glave.

-¿Un buen resultado electoral en las elecciones de octubre podría impulsar una candidatura presidencial propia de la izquierda para el 2011?
-Con los sucesivos 0,5% que la izquierda ha sacado desde 1995 hasta el 2006, es como que ha descendido de categoría; está como el Muni. Entonces tiene que ganar Segunda antes de pretender campeonar en Primera. Desde la posición que se encuentra, la izquierda tiene que aspirar a algo sensato y eso es recomponer sus fuerzas desde el Congreso.

-Siguiendo con esa metáfora futbolera, ¿un buen resultado electoral de Villarán en Lima y ganar en algunas regiones sería un ascenso de categoría para la izquierda?
-Eso sería un cierto ascenso. Sería como pasar de la Copa Perú a Segunda División, pero no como para competir en las presidenciales el 2011.

Entrevista: Carlos Noriega

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.