Un modelo que produce pobreza

Ex miembro de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, el sacerdote Gastón Garatea expone en esta entrevista sus críticas al modelo económico y habla de la urgencia de priorizar la inversión en la infancia. También opina sobre el proceso de diálogo entre el gobierno y las comunidades indígenas amazónicas, que corre el riesgo de romperse, y marca distancia de la postura oficial de la Iglesia Católica contra la píldora del día siguiente.

| 16 noviembre 2009 12:11 AM | Entrevista | 1.7k Lecturas
Un modelo que produce pobreza
(1) Hemos perdido una gran oportunidad de combatir a la pobreza. (2) A los políticos tradicionales no les interesa la infancia.
Gastón Garatea

Más datos

Si seguimos por este camino, vamos a terminar muy mal, como un país en el que la gente se mata. Ya hemos tenido a Sendero y podríamos tener otro Sendero.
1792

-¿Las brechas sociales y económicas se han ampliado en estos años a pesar del crecimiento económico del país?
-SÑ El crecimiento económico que hemos tenido no se debe a que el país haya hecho algo para crecer, sino que es consecuencia del alza del precio internacional de los minerales. Pero hemos desperdiciado una oportunidad para aprovechar el aumento de capitales y reducir las brechas sociales y económicas, que son muy grandes, como también lo son las brechas raciales, educativas. Las brechas son terribles. Más de la mitad del Perú habla quecha, pero nunca hemos visto un presidente que hable quechua. El Estado está ahondando las brechas entre los peruanos. Por eso la gente lúcida dice que hay que reformar el Estado…

-¿En qué sentido debe darse esa reforma del Estado?
-En el sentido de que la riqueza se comparta más. No puede ser que los dueños de los bienes sean los únicos que se enriquezcan.

-¿El actual modelo económico neoliberal concentra riqueza y aumenta la pobreza?
Eso es evidente. Lo que más produce este modelo económico son pobres.

-¿Es incompatible una inversión social que reduzca significativamente la pobreza y mejore la calidad de vida de la población con este modelo económico neoliberal?
-Ambas cosas son incompatibles, por eso hay que cambiar este modelo económico, en el que gana quien tiene dinero, y eso no puede ser.

-El gobierno califica de antisistema a todo el que cuestiona el actual modelo económico. ¿Usted se siente un antisistema?
-Yo soy antisistema, en el sentido de que estoy convencido que no podemos seguir con este sistema. Hay que cambiar este modelo económico.

-¿Qué consecuencias sociales traería la continuación del actual modelo económico?
-Que se nos caiga todo. Si seguimos por este camino, vamos a terminar muy mal, como un país en el que la gente se mata. Ya hemos tenido a Sendero y podríamos tener otro Sendero.

-¿Se están incubando condiciones sociales para que se repitan respuestas violentas como la de Sendero?
-Me duele mucho tenerlo que decir, pero la respuesta es sÑ La mayor parte de jóvenes no tiene oportunidad de obtener un buen empleo, ni siquiera los que han estudiado en la universidad con mucho esfuerzo. Eso es frustrante. Un país de gente frustrada es peligrosísimo porque la gente se va a matar.

-¿La clase política no tiene conciencia de la gravedad de la situación social que vive el país?
-La clase política vive con la vista en el botín. Quien es elegido para un cargo lo que busca es aprovechar el botín, y quien no lo hace es considerado como un tonto. Hablar de los políticos que se sacrifican por el pueblo es una gran mentira. El Parlamento es una desgracia. Hemos elegido a personas que no tienen la categoría para ser parlamentarios. Son una sarta de sinvergüenzas. Están el roba luz, el roba agua; todos roban en el Congreso. El viaje de los congresistas a Finlandia pagado por la Universidad Alas Peruanas no es serio ni decente. La clase política es responsable de muchos males del Perú.

-Usted pone el énfasis en la necesidad de invertir en educación. ¿Hemos avanzado algo en educación en estos últimos años en los que el Estado ha tenido importantes recursos económicos?
-En educación no hemos aprovechado nada del crecimiento económico. Nuestra educación es mala. Los chicos salen del colegio sin saber leer ni escribir bien…

-¿La política educativa del gobierno es un fracaso?
-Con este gobierno la educación es un desastre. La educación es lo peor de este gobierno.

-¿Y cómo evalúa la política social del gobierno?
-Es una política que no tiene coherencia. No hay coordinación entre los programas sociales. Muchos programas sociales han desaparecido. La aparición de los núcleos ejecutores es otro aspecto negativo…

-¿Los núcleos ejecutores son un mecanismo del partido aprista para utilizar los programas sociales y la ejecución de obras locales con fines clientelistas mirando las próximas elecciones?
-Claro, eso es evidente. Son una politiquería. Los problemas son muy serios y medidas como esta de los núcleos ejecutores son un retroceso. Pero una cosa buena de la política social es haber seguido con el programa Juntos…

-Cuando este programa fue creado por el gobierno de Toledo usted lo criticó…
-Sí, así es, yo fui uno de los primeros en atacar ese programa, pero después me he dado cuenta que ha funcionado bien. La estrategia de Crecer de este gobierno me parece buena. Esas son las dos cosas positivas de la política social del gobierno.

-El presupuesto del gobierno central para el año 2010 se ha incrementado, mientras que los recursos para los gobiernos locales y regionales se han reducido. ¿Cómo afectará a los programas sociales esta centralización del Presupuesto Público?
-El Presupuesto Público para el 2010 es un retroceso a un centralismo terrible. Con este presupuesto presentado por el gobierno para el próximo año no quedan recursos para que los gobiernos locales y regionales ejecuten programas sociales. Esta centralización le hace un enorme daño al país. Otro problema grave del Presupuesto Público es que los recursos para educación y salud son considerados como un gasto y no como una inversión. Eso permite que cada vez que se recorta el presupuesto para ahorrar lo primero a lo que le quitan recursos es a salud y educación, cuando estos son temas en los que no se debe ahorrar. Pero cuando al ministro (de Economía) Luis Carranza uno le habla sobre pobreza, infancia, educación, salud, desarrollo humano, él contesta con números. Pero el tema no es números, es humano.

-¿Hay una salida a los problemas sociales del país con esa forma de pensar?
-Con esa forma de pensar no hay salida.

-¿Ve alguna posible salida entre las propuestas políticas que competirán en las elecciones de 2011?
-Creo que Tierra y Libertad tiene cosas muy interesantes, aunque yo no estoy de acuerdo que Marco Arana sea candidato…

-¿Por ser sacerdote?
-Así es. Yo creo que como sacerdote no debe ingresar en política. Pero los planteamientos de su grupo me parecen buenos.


“La píldora del día siguiente no debe prohibirse”

-Usted forma parte del colectivo de la sociedad civil que le exige al gobierno un diálogo sin persecución con los indígenas amazónicos.
¿El gobierno no está actuando con sinceridad en su diálogo con las comunidades indígenas?

-El gobierno no es sincero en ese diálogo. Cómo puede ser sincero si tiene amenazados a todos los dirigentes indígenas. Esta actitud del gobierno puede llevar a que esto termine en un problema muy grande…

-¿Esto puede llevar a otro “baguazo”?
-Creo que lo de Bagua no se va a repetir. Contra lo que se piensa, los dirigentes nativos son muy inteligentes, civilizados y sensatos, y saben que no les conviene la bala.

-¿Esta postura del gobierno en su diálogo con las comunidades indígenas, que amenaza su continuidad, se explica por los intereses económicos que están detrás de las tierras amazónicas?
-Detrás de esa actitud hay, efectivamente, intereses económicos, pero también una falta de cultura de parte del gobierno, de sentirse superiores y ver a los indígenas como inferiores.

-¿Qué opina de la decisión del Tribunal Constitucional de prohibir la distribución gratuita de la píldora del día siguiente?
-Este no es un problema eclesial, sino jurídico. Yo no estoy de acuerdo con este fallo del Tribunal Constitucional. Debería haber una discusión mucho más a fondo sobre este tema, que ha pasado muy rápido.

-¿Está usted contra la prohibición de esta píldora?
-En caso se demuestre científicamente que esta píldora es abortiva, yo creo que no debería prohibirse, pero sí informarle a la gente que es abortiva. Yo no tengo derecho de decirle a nadie, por el hecho de que no coincida con mi opinión, que lo que hace es malo. La Iglesia debe respetar la opinión de todos.

-¿Cipriani respeta la opinión de quienes piensan diferente a él?
-No lo hace, pero la opinión de Cipriani no es la opinión de la Iglesia.


“Sin inversión en la infancia no hay desarrollo”

-¿Cuáles son los puntos más importantes de la propuesta de Pacto Social con la que culminó el reciente Encuentro Nacional sobre infancia?
-Lo más importante es la propuesta para poner como prioridad en la agenda del gobierno nacional y de los gobiernos regionales y locales, el tema de la infancia, que ahora está postergado. Eso es clave para mejorar el desarrollo de los niños y niñas del país. Otro punto muy importante es el pedido para que se destine más presupuesto para la infancia, especialmente para la primera infancia. Este documento será entregado al Ejecutivo, al Congreso, a los gobiernos regionales y locales, para que asuman este Pacto Social por la infancia. Los candidatos presidenciales también deben asumirlo y poner la atención a la infancia como prioridad en sus programas y planes de gobierno.

-Reuniones como este Encuentro Nacional y el Pacto Social por la infancia que propuso, ¿son un aporte efectivo para mejorar la situación social, o estamos ante discursos y declaraciones destinados a quedar como letra muerta?
-En el Perú no hay conciencia sobre la situación de la infancia, que para un sector muy importante del país es dramática. Creo que este tipo de reuniones hace que vayamos tomando conciencia de esta situación y de la necesidad de actuar para cambiar las cosas. Esta declaración seguramente no se va aplicar desde mañana, pero es importante ir creando conciencia. Pero este es un proceso lento y eso desespera.

-¿Por qué es urgente priorizar la inversión en la infancia?
-Primero, por dignidad humana. En segundo lugar, porque esa es la manera más eficaz de luchar contra la pobreza. En tercer lugar, porque si no tenemos niños bien nutridos y educados este país no tiene futuro. Sin inversión en la infancia no hay desarrollo. Educación, salud y nutrición son claves para tener un desarrollo humano que nos permita un desarrollo económico sostenible. Pero estos temas no están entre las prioridades del gobierno…

-¿A qué atribuye este desinterés del gobierno por estos temas?
-A que la inversión en la infancia, en educación, en salud, es una inversión cuyos resultados se ven después de varios años, y eso no es rentable para los políticos, que prefieren invertir en obras como carreteras, que para ellos es políticamente más rentable porque los resultados de esa inversión se ven en el corto plazo.

-El gobierno exhibe como un logro una supuesta disminución importante de la pobreza y una mejora en temas como desnutrición infantil. ¿Cree en las cifras oficiales o le parece que están maquilladas para magnificar los logros del gobierno?
-Siempre hemos estado ante cifras maquilladas. Es cierto que la pobreza ha disminuido, pero también es evidente que no se ha hecho todo lo que se podía haber hecho a favor de los pobres. El Perú es un país donde aumenta la tuberculosis, lo que es algo terrible. Se ha dicho que la desnutrición ha bajado al 19%, pero por otro lado la anemia ha aumentado. Cómo se puede hablar de personas bien nutridas con anemia. Eso no es serio.

-En este Encuentro Nacional sobre la infancia se propuso eliminar la desnutrición infantil. ¿Esa es una meta viable o es una declaración utópica?
-No es una meta utópica. Es posible llegar a tener desnutrición cero en corto tiempo. Para lograr eso lo que hace falta es voluntad política. El problema para avanzar más en la erradicación de la pobreza y en mejorar las condiciones de desarrollo de la infancia, no es falta de recursos económicos, sino falta de voluntad política. Durante los seis años que estuve en la Mesa de Concertación de Lucha contra la Pobreza me convencí que sí se podía derrotar la pobreza, pero el problema es que así como no se ha querido terminar con el terrorismo, tampoco se ha querido terminar con la pobreza, porque hay mucha gente que se beneficia con la pobreza de otros.

Entrevista
Carlos Noriega


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD