“Sendero no es un riesgo para la seguridad nacional”

El ataque a la comisaría de San José de Secce, en Ayacucho, volvió a poner sobre el tapete la situación en el VRAE y desató un debate sobre la fortaleza actual de Sendero Luminoso. Desde el oficialismo se han escuchado voces contradictorias sobre el tema. En la siguiente entrevista, Fernando Rospigliosi, ex ministro del Interior, responde sobre la situación en el VRAE, las operaciones militares en la zona y la magnitud actual de las facciones senderistas armadas, sus objetivos y su relación con el narcotráfico.

Por Diario La Primera | 10 agosto 2009 |  1.4k 
(1) Para Rospigliosi, el gobierno ha fracasado política y militarmente en el VRAE. (2) Van casi 50 muertos y no ha caído ningún subversivo. (3) Los remanentes senderistas no son ni la sombra del Sendero de antes.
Fernando Rospigliosi

Más datos

“El narcotráfico está ganando”

-¿Parte de los recursos que se gastan en el VRAE deberían usarse para reforzar la labor de inteligencia a fin de capturar a las cabezas del narcotráfico?
-Capturar a los cabecillas es la tarea más importante. Las capturas más importantes han sido las de Fernando Zevallos y Luis Valdez, pero no hay más que eso.

-¿Y se está haciendo algo para combatir el lavado de dinero, que es un tema clave en la cadena del narcotráfico?
-En eso se ha retrocedido, porque la unidad de inteligencia que fue creada el año 2002, que hay que reconocer no se le dio mucha importancia en el gobierno anterior, ha sido rebajada de nivel y metida en la Superintendencia de Banca y Seguros. Si no hay inteligencia financiera, difícilmente van a haber grandes descubrimientos en el tema del lavado de dinero.

-En enero de 2008, el presidente García hizo una conferencia de prensa en Palacio de Gobierno, acompañado por el entonces ministro del Interior, Luis Alva Castro, para anunciar una acción decidida contra el narcotráfico y el lavado de dinero. ¿En qué quedó eso?
-Eso quedó en cero, en nada. Ha sido como la Oficina Nacional Anticorrupción, el Pacto Social y todas las tonterías que se le ocurren a García para distraer a la opinión pública. Cada cierto tiempo lanza una de estas cosas, engaña a unos incautos y después queda en nada. Todas esas cosas son mentiras de García.

-¿No existe voluntad política en el gobierno para luchar contra el narcotráfico?
-No existe esa voluntad política. Lo que hay es una continuación burocrática de lo que siempre se ha hecho…

-¿Esa falta de voluntad política es producto de la incapacidad del gobierno o de complicidad con el narcotráfico?
-Es incapacidad, miedo, ineptitud, y no sabemos si en algunos casos llega a la complicidad.

-¿El Estado está perdiendo el combate contra el narcotráfico?
-El narcotráfico está ganando, no hay ninguna duda. El Perú es ahora el primer exportador de cocaína en el mundo.
1435  

-¿Sendero Luminoso es, o puede convertirse, en una amenaza para el país?
-Sendero no representa un riesgo a la seguridad nacional. No estamos asistiendo al nacimiento de un movimiento terrorista que pueda expandirse y crecer nacionalmente. El Sendero de los años ochenta y noventa está liquidado. No tiene ninguna posibilidad de resurgir…

-¿Sendero no se ha fortalecido en los últimos años?
-Las cosas han empeorado, pero no porque Sendero haya crecido, sino porque el gobierno ha cometido errores muy graves. Tenemos dos grupos armados de Sendero Luminoso, en el VRAE y en el Alto Huallaga, que están ahí desde hace más de veinte años y actualmente se han convertido en sicarios del narcotráfico. Estos grupos están focalizados y no se están expandiendo ni creciendo. Subsisten gracias al narcotráfico. La facción de Sendero que opera en el VRAE tiene entre 120 y 150 hombres armados, no hay más.

-¿La facción de Sendero en el VRAE es solamente una banda de sicarios del narcotráfico, o sigue siendo una organización con objetivos políticos?
-Tiene una tradición que viene del Sendero de antes, pero ya no tiene objetivos políticos, ya no está interesado en tomar el poder. Su único objetivo es sobrevivir y vivir del narcotráfico. Ya no tiene perspectiva política. La gente que dirige Sendero en el VRAE no tiene ninguna capacidad política, ni concepción estratégica…

-Pero esa facción mantiene en el VRAE un discurso político.
-Sí, por supuesto, como muchos partidos políticos que mantienen un discurso político, pero lo único que le interesa es ganar un municipio o un cargo en el Congreso. Así como el Apra ya no tiene ideología y se organiza para tomar el poder y usufructuarlo, Sendero se organiza para servir al narcotráfico. El discurso de Sendero es obsoleto y no tiene ninguna posibilidad de tener aceptación, como podía tenerla en los años ochenta. Sendero tiene un discurso político, pero vive del narcotráfico…

-¿Más allá de su relación con el narcotráfico, ese sector no tiene una estrategia propia, diferenciada de las bandas de narcotraficantes?
-Sendero tiene su propia estrategia, es cierto, pero esa estrategia no tiene objetivos políticos, está en función de los intereses del narcotráfico…

-¿El cambio de esta facción en su relación con la población, a la que ya no ataca, no es parte de una estrategia política para ganar el apoyo de esa población con el objetivo de consolidarse en el VRAE y desde ahí comenzar a expandirse?
-Ese cambio de estrategia es real, pero no es un cambio político sino un cambio práctico para adaptarse a la realidad y sobrevivir. La facción senderista del VRAE no tiene el objetivo de expandirse a las zonas contiguas. Antes Sendero peleaba por objetivos políticos, quería imponerse en la zona para ir creciendo y algún día llegar a capturar el poder. Por eso luchaba contra los comités de autodefensa. Como eso se acabó y ya no tiene objetivos políticos, Sendero ya no intenta imponerse por la violencia sobre la población ni se enfrenta a los comités de autodefensa. Todos viven del narcotráfico, por eso no se enfrentan.

-Si ya no tiene objetivos políticos, ¿este grupo debe ser combatido como una banda más del narcotráfico?
-Están al servicio del narcotráfico, pero no es una banda más de narcotraficantes porque vienen de una tradición política, tienen una organización y una estructura militar distinta a la de las bandas de narcotraficantes, y no están dedicados exclusivamente al narcotráfico. Los narcotraficantes no tienen bases en medio de la selva, como sí las tiene Sendero. Por eso, tiene que haber una especialización en la lucha contra Sendero.

-¿Esa lucha debe ser exclusivamente policial o también política?
Sendero es básicamente un problema policial. No hay un debate político que dar con Sendero, porque, insisto, no tiene objetivos políticos.

-¿La prioridad en el VRAE debe ser enfrentar a los subversivos o al narcotráfico?
-El problema principal es el narcotráfico, pero la lucha tiene que ser simultánea contra ambos; no se puede combatir solamente a uno y dejar al otro.

-Usted ha calificado como un grave error haber ocupado militarmente Vizcatán, pero esa zona era el principal bastión de esta facción senderista. ¿No es importante haberle quitado el dominio de esa zona?
-No le han quitado nada. Vizcatán es una zona montañosa muy complicada y despoblada. No tiene ningún sentido ocupar Vizcatán, porque no da ninguna ventaja estratégica. Con esa ocupación los militares no han ganado nada, porque Sendero se mueve por otros sitios y asedia las bases militares. La “Operación Excelencia”, diseñada y ejecutada por los militares, es un desastre, un fracaso total, una de las peores barbaridades que se han hecho. La prueba es que han muerto más de cincuenta miembros de las fuerzas de seguridad y ningún senderista. Y ha fortalecido a Sendero, que en las emboscadas a los militares se ha apoderado de decenas de fusiles, lanzagranadas e incluso una bazuca antitanque RPG, que es un arma muy poderosa. El Ejército ha fracasado no sólo ahora, también fracasó en la época de Fujimori.

-¿El Ejército debe salir del VRAE?
-No, pero debería reducir su participación. Deben quedar algunas bases, pero no la cantidad que hay ahora, que es un absurdo. La enorme cantidad de dinero que se le ha entregado inútilmente a las Fuerzas Armadas (FFAA), que este año han recibido 170 millones de soles para el VRAE, debería ponerse a disposición de la policía para que prepare un batallón antisubversivo y mejore su capacidad en la lucha antidrogas. En este tema, la policía hace mejor las cosas, como ha quedado demostrado en el Alto Huallaga, y debería estar a cargo del VRAE. Se pueden hacer muchas cosas con la enorme cantidad de plata que está siendo desperdiciada por las FFAA…

-Pero los militares se quejan de que la plata no les alcanza para operar adecuadamente en el VRAE.
-El problema de los militares no es la falta de recursos económicos. Es su torpeza, su incompetencia y su ineptitud. Con más dinero no se van a arreglar las cosas.

-¿Qué se debe hacer en el VRAE?
-La estrategia es sencilla: inteligencia para saber dónde se mueven los senderistas y capturar a los mandos, fuerzas especiales y móviles para combatir a Sendero de igual a igual, y un sistema de recompensas. Con eso se puede derrotar a Sendero, como se le está derrotando en el Alto Huallaga.

-¿En cuánto tiempo se podría derrotar a Sendero?
-Para derrotarlo primero hay que comenzar a actuar y todavía no se ha comenzado. En cinco años podría ser derrotado completamente, pero en un año o año y medio se le puede dar un golpe fuerte. En el Alto Huallaga ha demorado dos años hacer retroceder a Sendero.

Carlos Noriega
Entrevista
Referencia
Propia

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.
    Loading...

    Deje un comentario