“Nuevo gobierno puede recuperar el Callao”

-Enapu ha quedado casi desaparecida después de la entrega del Muelle Norte a un concesionario privado, ¿hay posibilidades de reflotar la empresa?
-Sí, por dos cuestiones. Una en relación con los vicios que ha tenido el contrato y dos, la condición de asociante de Enapu no le impide que se fortalezca en la relación con APM Terminales (la concesionaria), sobre todo porque en estos momentos el Contrato no está dando los resultados esperados.

| 22 agosto 2011 12:08 AM | Entrevista | 3.4k Lecturas
LUIS NEGREIROS:

Más datos

(1) Aprista de toda una vida, el ex congresista Luis Negreiros Criado no abdica de sus posiciones en defensa de un trabajo digno en el país. Fueron conocidas sus públicas discrepancias con el expresidente Alan García, a quien acusa de no haber tenido la voluntad política para fortalecer a la Empresa Nacional de Puertos a la que está vinculado por su condición de ex trabajador y dirigente portuario. El gobierno de Ollanta Humala tiene la posibilidad de rescindir el contrato de concesión del Muelle Norte y recuperar Enapu, señala en esta entrevista.

(2) Para el entrevistado, el expresidentes Alan García no tuvo voluntad política para defender los puertos peruanos.

(3) Negreiros cree que hay que fortalecer el sindicalismo y al negociación colectiva.
3440

-¿Qué está pasando en el Muelle Norte, después de la concesión?
-Hay problemas de orden técnico y eso se refleja en que han disminuido los ritmos de la descarga. Luego, en que hay una serie de fallas debido a que todos los servicios son subcontratados y hay un problema serio con respecto a las tarifas, donde los agentes señalan que no son tarifas reales y afectan sus costos.

-Estas fallas pueden llevar a la rescisión del contrato?
-Claro. Son cosas objetivas que no sólo son perturbadoras sino que puede agravar la situación. Creo que el Poder Ejecutivo puede tomar rápidamente una medida, inclusive cuando el presidente del Consejo de Ministros dé su discurso. Si no se actúa rápidamente, se va tornando irreversible la situación. Estamos en un punto crucial para salvar la situación del puerto. Prontamente se pueden tomar decisiones, sin mayor demora. 


Poder Ejecutivo y Congreso.

-¿Qué puede hacer el Congreso?
-Hay un proyecto de Ley de Fortalecimiento y Modernización de Enapu que no se vio y que puede ser rescatado para evitar que Enapu desaparezca. Y el Poder Ejecutivo podría intervenir con respecto al contrato.

-¿El gobierno podría revisar el contrato y ver la posibilidad de rescindirlo?
-Así es. Rescindirlo o reformularlo. Una de las cláusulas del mismo contrato, permite esa rescisión. No habría nada ilegal. Tiene que ver con la voluntad política del Poder Ejecutivo.

-¿No es un reclamo a destiempo?
-No hubo voluntad política de parte del gobierno de Alan García. Lo digo con toda claridad: no hubo voluntad política en el gobierno de Alan García para fortalecer a la Empresa Nacional de Puertos. Ninguna, lo reitero porque es una posición que yo he mantenido siempre. No hubo semana que no haya reclamado y presentado alternativas. Inclusive un día antes de la firma del contrato señalé que se habían modificado las bases.


LEGISLACIÓN LABORAL

-¿El inicio de un nuevo gobierno es propicio para replantear la actual legislación laboral?
-Me parece que eso es indispensable, teniendo en cuenta que durante los últimos 10 años esto no ha ocurrido, -la revisión de la política laboral- y en los 10 anteriores, o sea en la década de los 90’, se produjeron cambios sustantivos que se conocen como de flexibilización y desregulación laborales, a decir de la OIT “en grado extremo”, en comparación con los procesos que se siguieron en otros países de América Latina. De manera que me parece importante, por tratarse de una nueva gestión social, laboral.

-Usted formó parte del gobierno pasado, en la medida en que es miembro del partido Aprista…
-Miembro del partido, pero obviamente no he tenido responsabilidades directivas, ni en el partido, ni en el gobierno. Yo he tenido sí, una participación muy activa en la Comisión de Trabajo. Nunca he faltado ni llegado tarde y he participado en todos los temas vinculados al orden social y laboral en particular, lo mismo en las otras comisiones que se vinculan, por ejemplo la Comisión de Producción, Pymes y Cooperativas donde mi participación ha sido igual y también en la Comisión de Comercio Exterior.

-Mi pregunta iba más bien dirigida a que si fue una oportunidad perdida que el anterior gobierno aprista no revisara esta flexibilización y regulación extrema que dejó el fujimorismo
-Me parece, y por varias razones. La primera de ellas que veníamos tratando, lamentablemente sin resultados, de que se aprobara la Ley General de Trabajo, hubiésemos logrado incrementar la productividad laboral, que no se encuentra entre las mejores -no por responsabilidad de los trabajadores- en la subregión y en general en América Latina.

-En el mercado laboral peruano hay múltiples sistemas de contratación, ¿cuál es la situación actual?
-En realidad hay muchas y se puede utilizar cualquiera y es posible la terminación de la relación laboral sin causalidad que realmente lo explique y lo justifique, porque si hay puestos de carácter permanente, obviamente, el trabajador debe tener un contrato que no responda a las limitaciones que tiene ahora, que lamentablemente impiden, por ejemplo, programas de capacitación. Para un contrato de tres meses, el empresario no invierte en capacitación o en otro tipo de tecnologías que requieren incluso de esa capacitación del trabajador. Tenemos que hay modalidades de contratos laborales casi hasta el infinito. Estamos de acuerdo, tiene que haber flexibilidad, pero ésta no tiene por qué colisionar con el bienestar laboral, que es base de la productividad, ni con determinadas condiciones laborales que son fundamentales para la dignidad del trabajador que se constituyen en un eje para que esos trabajadores tengan una mejor disposición para el trabajo.


PRECARIEDAD

-Se puede decir que en estos momentos la situación del trabajador peruano es precaria?
-Sí, claro. Es precaria desde momento en que Usted tiene que 6 ó 7 trabajadores de cada diez son informales, e incluso ganan manos del mínimo vital. Esta situación es precaria obviamente.

-¿Su larga experiencia sindical qué le indica? ¿Cuál es su visión de los cambios que se requieren?
-Por ejemplo, hay una iniciativa que me parece fundamental del gobierno, que estaría enviando un proyecto relativo al Consejo Económico y Social, que va a incluir obviamente el Consejo Nacional del Trabajo. Entonces, creo que allí se dan los espacios de concertación. Esta es una idea que nos es familiar a los apristas, no es homologable ni equivalente al Congreso Económico Nacional, clásico planteamiento del aprismo, pero obviamente tiene una similitud que me parece conveniente resaltar. Va a ser un instrumento muy importante para darle mejor base democrática a las relaciones laborales. Y, por otro lado, hay que impulsar la negociación colectiva, no se necesita tener propiamente un sindicato, sino que la relación trabajador-empleador va a permitir resolver temas propiamente de la empresa, no sólo salarios y acciones de trabajo. El tema está en la Constitución y hay hasta tres convenios internacionales que los garantizan y de los cuales el Perú es signatario..

-¿Negociación colectiva sin sindicatos?
-Sin sindicatos claro, no hay necesidad. Se nombran personeros, delegados y pueden negociar. Lo importante es la técnica de la negociación colectiva y para eso necesita el Estado fomentar esta práctica democrática y contribuir decisivamente a que la negociación colectiva pueda traducirse en logros muy concretos. Uno de ellos, el de la formalización, porque podrían ponerse de acuerdo trabajadores y empleadores a ver cómo se formalizan. En la negociación colectiva está un poco la clave de que se puede seguir avanzando. Pero hay un prejuicio con respecto a ella.

-¿La sindicalización es importante en estos tiempos de mercado y globalización?
-Creo que también hay un prejuicio respecto a la sindicalización, que es fundamental para acumular el capital social. El sindicato cumple un papel importante en relaciones sociales que no van a ser superadas –de dominadores y dominados o una relación que siempre es desfavorable en este caso del empleador con respecto al trabajador-, entonces, el sindicato contribuye al restablecimiento del equilibrio que debe haber en esas relaciones. El sindicato juega un papel importante. Es un prejuicio el que margina del imaginario político al sindicato.


LIBERALISMO

-¿Qué piensa de algunas posiciones liberales que prefieren desaparecer al Estado en el ámbito económico?
- Ellos lo que quieren no es competir, lo que quieren es dominar, y por eso el Estado tiene que aportar factores democratizadores para que realmente haya una verdadera competencia. Fíjese en el caso del puerto del Callao, allí el problema es de competitividad. DP World, la que tiene la concesión del Muelle Sur cuestiona al Estado porque dice: Señor ha creado condiciones que afectan la competitividad, las reglas, en su demanda con relación a la operación del Muelle Norte que tiene tarifas a la mitad y en otros casos gratuitas.

-¿Hay necesidad de promover otras modalidades económicas como el cooperativismo que no fue tomado en cuenta por el anterior gobierno?
-Así es, el movimiento cooperativo ha sido otro de los grandes olvidados de los últimos 10 años y constituye una alternativa, incluso dentro del capitalismo. Hay una obra importante que es “El Capitalismo contra el Capitalismo”, donde uno de estos capitalismos de origen europeo, la cooperativa, juega un papel importante. Después de la crisis del 2008 y en la actual, en EEUU y Europa que atraviesan problemas muy serios, las cooperativas sobreviven y se mantienen en condiciones que hacen ver que van a salir inclusive en mejor forma. Acá han tenido errores propios de una actividad en formación, pero ya hay una buena experiencia en las cooperativas cafetaleras que están entre las empresas con mayor solidez.


Pide inclusión también para los pensionistas

-Ha habido una tendencia a descalificar el sistema nacional de pensiones y fortalecer el privado, ¿cree que los perjudicados han sido los pensionistas?
-Es un tema muy importante. Durante estos 20 años no se han dado iniciativas para mantener el poder adquisitivo, -ni siquiera digo incrementar sino mantener el poder adquisitivo-, de las pensiones del sistema nacional que administra la ONP. Estamos hablando de políticas inclusivas y no hay inclusión en el caso de los pensionistas.

-Son los grandes olvidados del sistema.
-Exacto son los grandes olvidados. Una de las vías es mejorar la gestión de los recursos que tiene el Sistema Nacional de Pensiones, y que provienen por ejemplo de empresas eléctricas. No tiene que ser distinta la gestión de lo que hay en el sistema privado de pensiones. Además, el Estado debe ir transfiriendo los recursos que les debe a los pensionistas y se debe resolver el vía crucis del pensionista, por ejemplo la judicialización de sus reclamos, a donde va el 50% de sus demandas. Hay que sensibilizar a la burocracia.

-¿Se debe reestructurar la ONP?
-La reestructuración de la ONP es importante porque va a permitir mejorar la calidad de sus servicios. No se puede ver a los pensionistas como un sector improductivo, simplemente beneficiario. Son agentes de consumo económico importantes, en salud, en turismo.

-¿Cómo se mejora la situación del pensionista en el sistema privado de pensiones?
-Teníamos un proyecto, que ojalá se actualice. Aunque usted. no lo crea los dueños de los recursos, los aportantes, deben tener una participación importante en los directorios del sistema privado de pensiones, de las AFP, sobre todo porque hay una desaceleración de la economía y se habla de que las inversiones de los fondos de pensiones deben ir a infraestructura. En el sistema privado de pensiones las comisiones son las más altas de la región y eso debe corregirse.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo:


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD