Las cárceles, una explosiva realidad

El nuevo presidente del Instituto Nacional Penitenciario, José Luis Pérez Guadalupe, inició una tarea titánica: reestructurar su institución. En 180 días deberá presentar los lineamientos base para lograrlo, busca erradicar la corrupción y considera que el ex presidente Fujimori debe mantener el régimen de protección ordinario de mínima seguridad por su edad avanzada y en resguardo a su salud.

| 04 setiembre 2011 12:09 AM | Entrevista | 12.9k Lecturas
Las cárceles, una explosiva realidad
José Luis Pérez Guadalupe cree que hace falta más capacidad para albergar presos, recursos, personal idóneo y tecnología.
JOSÉ LUIS PÉREZ GUADALUPE

Más datos

Por ejemplo, en el penal de Trujillo, hay infinidad de testimonios de los extorsionados que van al penal a pagar y le dan la plata al policía para que le dé al interno tal, su cuota.

DETALLE

Fujimori.
El presidente ejecutivo del INPE ha manifestado que “no esta en agenda nuestra, ni del Ministro de Justicia alguna modificación en el Régimen Ordinario de minima seguridad en que se encuentra el señor Fujimori. Esta ahí por medidas de seguridad y de cuidado de su salud” puntualizó sin más comentarios.
12936

- El Presidente del Consejo de Ministros, Salomón Lerner, anunció en la presentación ante el Congreso que se reestructurará al Instituto Nacional Penitenciario (INPE) en 180 días.
- Lo primero que hay que expresar es la voluntad política en el tema que es sensible e importante. En 180 días se darán los lineamientos base de la reorganización. Sin embargo, es imposible en este período de tiempo cubrir el déficit de 22 mil plazas que enfrenta la institución y esto es un problema grave. Actualmente, tenemos 49 mil 234 internos y cada día aumenta la cifra. La capacidad que tiene el Perú da para alojar a 27 mil 154 reclusos, así que hay cerca de 22 mil plazas faltantes. La región Lima es una de las más problemáticas, pero también tenemos ahora problemas con la región norte del país. Es una cosa normal que el aumento de la delincuencia en ciertas regiones como Trujillo, Chiclayo, Piura, se traduzca inmediatamente en una mayor población penitenciaria. Cuando hay una política policial, judicial y fiscal eso inmediatamente se ve trasladado a las cárceles.

- ¿Cuánto se necesita para mejorar la infraestructura penitenciaria?
- Eso depende de qué aspectos: mejorar lo que tenemos o crear nuevas plazas. Está previsto hacia fin de año crear mil 500 plazas más. Está presupuestado hacia el 2012 unas 3 mil 995 plazas, pero el tema es que son 5 mil plazas nuevas y si vemos el crecimiento poblacional de las cárceles, prácticamente cuando construyamos esas plazas, van a estar 5 mil presos más con lo cual hemos mantenido el déficit, pero no lo habremos reducido, para eso se necesita otro tipo de penales, para ir bajando el déficit actual.

-¿De qué manera implementará controles efectivos de seguridad en las cárceles?
-Hay cosas que uno puede mejorar con mayor personal penitenciario, pero también necesitamos mejor personal, más capacitado, que no sea susceptible de corrupción, pero es cierto que si podemos acceder a medios tecnológicos, va a ser mucho mas fácil. Si no tenemos detector de metales manuales o lo que pasa ahora que los detectores fijos que tenemos están malogrados, como ocurre en Piedras Gordas y Picsi, esto sucede porque no hay presupuesto de mantenimiento. Entre otras cosas, 10 mil personas se calcula que entran a Lurigancho el fin de semana ¿como controlar? por más que eso pertenezca a la policía, necesitamos más medios. En Castro Castro, hay un scanner de productos y personas. Pensar que en los 66 penales vamos a tener eso, no es factible, pues tenemos que pensar que no sólo entran armas o metales, también entra droga.

-¿Qué mecanismos adoptará el Inpe para combatir la corrupción que impera en el sistema nacional penitenciario?
-Hay dos líneas básicamente, una es la línea de comprar tecnología para esto, pues las máquinas no se corrompen y lo otro, son las personas. Primero es trabajar en lo que se planteó, como la Ley del Trabajador Penitenciario, que falta reglamentar y allí podemos hacer una línea escalonada de ascensos que implica mayores sueldos, poco a poco, no se hace de la noche a la mañana, sino de acuerdo a evaluaciones. El otro tema es acudir a las mejores personas que actualmente tiene el INPE, haré nuevas evaluaciones, revisaré el expediente con la finalidad de seleccionar al mejor personal.

-¿Cuáles han sido sus primeras acciones?
-Estamos haciendo la evaluación del personal. He citado a todos los directores regionales, así como, a los directores de los departamentos de la sede central. No queremos cambios bruscos, cambios injustos e innecesarios, queremos mantener a los buenos funcionarios y por eso los estamos evaluando, el próximo mes publicaremos los cambios y las rotaciones que se den.

-Usted siempre ha analizado críticamente el tema penitenciario y ahora se encuentra al otro lado, es la máxima autoridad de penales. ¿Cuál sería su principal línea de acción?
-Estoy asumiendo el reto, estoy trabajando con gente de primera y espero lograr un cambio. Tengo 25 años yendo a cárceles y estoy acostumbrado a tratar con los internos, creo que hay cosas que se pueden lograr a través del diálogo. Ahora mis funciones son distintas, pero mi metodología no va a cambiar. Seguiré haciendo lo mismo y me queda claro que la ley aquí se cumple.


Las cárceles albergan casi el doble del número de internos que permite su capacidad.

-¿No tendrá deferencias con nadie, incluso con el hermano del Presidente?
-Hay un dicho que siempre repito: dura es la ley, pero es la ley, aquí el Presidente Humala lo ha dejado claro: Acá no hay parientes, ni amigos, y la ley se cumple para todos.

-¿Podrá evitarse la reciente serie de incursiones de la prensa para tomar declaraciones a un preso en un penal de máxima seguridad?
-Hay que implementar la transparencia frente a terceros que hacen cosas indebidas. Estamos viendo qué sanciones se están aplicando, eso es a nivel interno. También queremos ver las sanciones que se les pone a quienes ingresan cosas indebidas al penal. Por otro lado, hay una ley que quedó pendiente en la anterior legislatura que frenaría esto, pero está en el Congreso y voy a revisarla para impulsarla y ver la posibilidad que se debata. La prensa puede entrar a los penales, si hay una orden, un pedido, un permiso. Lógicamente hay penales y pabellones a los que por medidas de seguridad y por el perfil de los internos no se puede permitir el ingreso de reporteros. Estamos en un nuevo formato, para identificar los objetivos. Esa es la parte regular.

-¿Qué otras medidas va a tomar?
-En la parte no regular, tenemos que evaluar cómo ingresa una cámara a los penales, una grabadora y también cuando se graba, puede ser un celular que ya está adentro, una cámara que ya está adentro, que no es de un periodista. Vamos a trabajar en penalizar el ingreso de estas herramientas sea de periodista o no. Pero yo sí apelo a la prensa, que esa información que ha sido obtenida ilegalmente, violando normas internas. Yo apelo a la responsabilidad de los medios de comunicación en este tema. Hay un delito que se llama receptación, que significa comprar cosas robadas, no es igual, pero para mí es muy parecido. ¿Cómo puedo usar y difundir información obtenida ilegalmente? Porque fue obtenida violando las normas del INPE.

-¿Está hablando de penalizar las entrevistas en las cárceles?
-Yo no digo que hay que penalizar, lo que yo hago es apelar a la responsabilidad de los medios para parar ese tipo de cosas, y allí vienen sus mecanismos de autorregulación. No sólo es el que roba, sino el que compra, no solo es el que graba, es el que lo difunde. Ya hemos hecho un primer contacto con el Consejo de la Prensa Peruana para buscar colaboración. Esto es responsabilidad de todos y todos tenemos que colaborar.

-Hay un tema recurrente, la dirección de crímenes desde los penales. El premier anuncio que se va a mejorar es la inteligencia penitenciaria. ¿De qué manera?
-Mira, Yo no creo que todos los crímenes de Lima, todos los secuestros sean dirigidos desde los penales, es una exageración. No es así, porque todos los “apretones”, todos los “faites”, la gente brava, no están en la cárcel, ¿por qué no los puede dirigir “secos”, “faites” que están en la calle? Aunque sí hay casos en los que los crímenes se dirigen desde las cárceles. Por ejemplo, en el penal de Trujillo, hay infinidad de testimonios de los extorsionados que van al penal a pagar y le dan la plata al policía para que le dé al interno tal, su cuota. Si tenemos la posibilidad de adquirir los bloqueadores de celulares, eso bloquea la comunicación del interno con el exterior. Ya no van a decir, a menos que lo haga con palomas mensajeras que esto se dirige desde el penal.


Es una exageración decir que los crímenes son dirigidos desde los penales.

-¿Pero esta adquisición demanda un alto presupuesto, verdad?
-Todas esas medidas, como entenderás, tienen un costo, social y económico: un bloqueador para un penal cuesta millón y medio de dólares, tanto la tecnología israelí como la norteamericana, a esto hay que sumar los gastos de mantenimiento, instalación y también ver cuántos se van a adquirir. Si se decide comprarlos para 10 penales: son 15 millones, y sumando los otros gastos, puede ser 25 millones de dólares para garantizar su operatividad por un promedio de cinco años, y es necesario satisfacer esta gran demanda social. ¿Soluciona esto el problema del INPE?, no lo soluciona, porque hay otros, muchísimos problemas más. Eso es un avance, pero cuesta. Yo no puedo gestionar crisis, hay que gestionar una institución de la mejor manera y para eso se necesitan recursos.

-¿Cuánto gasta el Estado manteniendo a un interno?
-En todo el sistema penitenciario gasta entre 6 y 7 dólares diarios por interno, pero no en todo, sino solamente en comida, seguridad, alojamiento. Sin tomar en cuenta lo que se gasta en los efectivos policiales que pone el Ministerio del Interior. Concesionado los penales puede llegar a costar el doble o el triple.

-El presidente Ollanta Humala dijo en su mensaje que se iban a implementar sistemas de trabajo para los reos.
-Lo veo bien difícil obligar al trabajo forzando, lo ideal es darles la posibilidad del trabajo. Hay que ver la viabilidad de esos proyectos desde el punto de vista legal.


Rocío Vara
Redacción

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD