“Gobiernan los abogados de las grandes empresas”

Los efectos de la represión policial en Bagua, el estallido de protestas sociales en distintas partes del país, la crisis económica y el descrédito del gobierno, configuran un complicado escenario político. Las razones de esta crisis política, su magnitud y el impacto que puede tener sobre la estabilidad del gobierno, son analizados en la siguiente entrevista por Héctor Béjar, sociólogo e investigador del Centro de Estudios para el Desarrollo y la Participación (Cedep).

| 29 junio 2009 12:06 AM | Entrevista |1.8k Lecturas
(1) No hay sistema democrático, asegura el entrevistado. (2) Gobierna para los empresarios, no para el pueblo. (3) La gente protesta porque está harta.
1812

-¿Está en riesgo el sistema democrático a causa de las crecientes protestas sociales y la debilidad del gobierno?
-Sistema democrático no tenemos en este momento…

-¿Este no es un gobierno democrático?
-En términos estrictos, no. Lo que tenemos es un gobierno que representa los intereses de las empresas que quieren entrar al país o que ya están en el país. Una democracia es cuando el pueblo gobierna y en el Perú no gobierna el pueblo, gobiernan los abogados de las grandes empresas.

-El gobierno responsabiliza de las protestas sociales a supuestos intereses extremistas que buscan derrocarlo.
-Ese es el tipo de argumento que se daba durante la época del macartismo, hace cincuenta años. La gente no cree el discurso del gobierno de que hay un complot. El riesgo es que el gobierno se crea sus propios fantasmas.

-¿Qué explica este creciente movimiento social de protesta?
-Que la gente ya se hartó. La gente está harta de la clase política. A ese hartazgo se suma el hecho que la gente está viendo amenazada su propia situación, especialmente la población rural. Ve que le están envenenando el agua, que quieren sacarlos de sus tierras. Estamos ante una segunda oleada de captura de los recursos de los países. La primera ola la tuvimos en los años noventa, con el Consenso de Washington. Esta segunda ola ya no sólo es de captura de las empresas públicas, de los activos nacionales, sino de la propiedad de la tierra, que interesa por el subsuelo y las reservas petroleras y mineras que existen, y para la explotación de biocombustibles. El gobierno se encuentra en un sándwich, porque está entre los compromisos que ya firmó, a espaldas del país, con grandes empresas petroleras y mineras, y las protestas de los pueblos amazónicos y andinos.

-¿Y cómo puede salir de ese sándwich?
-El gobierno tiene que decirle al país qué contratos ha firmado y con qué empresas, y comprometerse a renegociar con esas empresas para garantizar el territorio de las comunidades indígenas y de las reservas forestales y ecológicas.

-¿Cree que hay alguna posibilidad que eso ocurra?
-No lo creo posible, pero no quiero negarme a esa posibilidad, que es la única salida.

-¿El gobierno ha perdido legitimidad?
Sí, absolutamente.

-¿La falta de legitimidad del gobierno puede llevar a un endurecimiento represivo frente a las protestas sociales?
-Sí, por supuesto. Hay signos de eso. Ahí está el lenguaje que usan el gobierno y los medios de comunicación de cierta derecha. Como cuando se le dice a la policía: disparen primero y piensen después.

-Yehude Simon ha comenzado a negociar con los movimientos sociales. ¿Esto refleja un cambio de rumbo en la política del gobierno?
-No lo creo. Eso es simplemente una forma de ganar de tiempo. La negociación no debe ser para abrirle el paso a las empresas, como se quiere aquí, sino para encontrar un estatuto nacional que sirva al país, que esté en función de objetivos nacionales y defina una política energética, minera, agrícola. Eso no existe.

-¿Cómo se entiende este doble comportamiento del gobierno que, por un lado, muestra un rostro autoritario y, por otro, negocia con los movimientos sociales y en algunos casos cede ante sus demandas?
-Eso se explica por su falta de legitimidad. Esas dos estrategias, la de reprimir y la de negociar, van a seguir funcionando paralelamente o alternativamente. Como el gobierno sabe que no es aceptado por la gente, que no tiene la razón y que no puede convencer, lo que hace es mentir para ganar tiempo…

-¿Simon le está mintiendo a la gente para ganar tiempo?
-Yo creo que sÑ Todo el discurso que usan los ministros en este momento es mentiroso.

-¿Esta combinación de un gobierno que ha perdido legitimidad, de crisis económica y de crecientes protestas sociales, podrían llevar a la caída del gobierno?
-La continuidad del gobierno podría estar en riesgo, pero nadie está planteando que el gobierno se caiga y a nadie le conviene que se caiga. Frente a esta difícil situación hay dos posibilidades: o se llevan las cosas más o menos en paz, lo que significa no permitir que los recursos del país sigan siendo vendidos a espaldas de los peruanos e implementar múltiples mecanismos de negociación que partan del respeto a la gente, o el gobierno se cree sus propios fantasmas de que hay un complot para derrocarlo y opta por amenazar y reprimir. Si se da esta segunda opción, el gobierno puede no durar los dos años que le quedan, y si dura va a terminar en una situación de desprestigio absoluto.

-¿El cambio de gabinete le bajaría la tensión a la crisis?
-No, porque el problema no es el cambio del gabinete, sino el cambio de política…

-¿Pero el cambio de gabinete no le daría un respiro al gobierno?
-En estas condiciones ya no. Lo que podrían ganar son días, u horas. Si no hay un cambio de política, el cambio de gabinete sería irrelevante. Lo que debe hacer el gobierno es cambiar su política absolutamente permisiva con los monopolios internacionales y abrir una política respetuosa de los intereses nacionales, especialmente en lo que se refiere a los recursos naturales.

-¿Esta crisis revela el agotamiento del modelo económico?
-Así es. El modelo económico neoliberal ya perdió todo su encanto. El Consenso de Washington es algo del pasado. Pero este gobierno está anclado en ese pasado.

-¿Y también estamos frente a un agotamiento del sistema político?
-Sin ninguna duda. Tenemos una organización política, a la que llamamos democracia, que es anacrónica, y deberíamos tomar conciencia de eso. Esta organización política basada en una falsa representación, conseguida a base de empresas políticas y no de partidos políticos auténticos, debe ser reemplazada por un sistema permanente de negociación.

-¿Cómo funcionaría ese sistema?
-Los actuales Consejos de Coordinación que hay en los municipios, que no tienen efecto vinculante, deberían tener capacidad decisoria. Los pueblos ashánikas, ashuares, aymaras, y otros, deben tener una representación directa, a través de sus autoridades, en los distintos organismos de planeamiento y decisión que deben crearse. En el Congreso se debe combinar la representación formal vía elecciones, que es a la cual estamos acostumbrados, con una representación funcional permanente, tanto de los pueblos originarios como de las empresas.



“Libertad de prensa está amenazada”

-¿Quiénes cree que podrían ser las principales opciones electorales el 2011?
-A Keiko Fujimori no le veo opción, a Castañeda tampoco porque no tiene capacidad política. Lourdes Flores está demasiado desgastada. Quien quedaría en mejor posición sería Ollanta Humala, pero depende de él consolidar esa opción.

-¿Qué debería hacer Humala para consolidarse electoralmente?
-Debería terminar de deshacerse de los elementos que lo han acompañado y que son de dudosa moral, y debería tener una actitud más transparente hacia el país y hacia la izquierda. Tendría que tener una mayor apertura para construir una opción electoral a partir del movimiento social y popular. Eso significa reconocer que es uno entre varios. Repetir una actitud de caudillo sería suicida. No debería temer en expresar sus posiciones, porque en algunos momentos, frente al chantaje de los medios, no siempre ha sido suficientemente firme para responder.

-¿Suavizar su discurso político para buscar moverse al centro sería un grave error?
-Sí, porque no le van a creer. No ganaría nada y perdería a la izquierda.

-¿Por qué cree que Keiko Fujimori, que ahora encabeza las encuestas, no tiene opción de ganar?
-Tener un 15 ó 20 por ciento en las encuestas en este momento no es nada. Una campaña es un gran riesgo y Keiko Fujimori tiene muchos flancos débiles.

-¿Cree que la libertad de prensa está amenazada por el gobierno?
-Claro que sÑ Han cerrado una radio en Bagua, otra en Pisco. Cada vez que hay un conflicto social y cada vez que una emisora dice la verdad, la cierran. Además de eso, LA PRIMERA ha sido amenazada por boca del propio ex primer ministro (Jorge del Castillo). Me parece muy claro que hay una amenaza a la libertad de prensa y que hay gente que no quiere que existan voces que disuenen del discurso monocorde que la derecha quiere mantener en el Perú.

Carlos Noriega
Entrevista

Loading...


En este artículo:


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Diario La Primera ha escrito 125390 artículos. Únete a nosotros y escribe el tuyo.