Eva Bracamonte cuenta su verdad

A casi un mes de haberse iniciado el juicio oral contra Eva Bracamonte, por presuntamente, ser autora intelectual del asesinato a su madre, en complicidad con Liliana Castro y el sicario colombiano Trujillo Ospina, existe la posibilidad de que la acusación fiscal haya sido errada. Una empresa de telefonía se rectificó y echó por tierra uno de los fundamentos de la acusación. Eva ya tiene casi tres años en el penal Santa Mónica y desde esa prisión respondió preguntas de LA PRIMERA, revelando detalles no conocidos de su vida en presidio que aquí revelamos.

| 21 abril 2012 12:04 AM | Entrevista | 6k Lecturas
Eva Bracamonte cuenta su verdad
DICE QUE JUEZA SE REUNÍA CON SU HERMANO ARIEL

Más datos

¿Por qué, (la jueza) tenía tanto interés en cada detalle de mí vida sexual?, ¿Por qué fue a visitar al asesino de mi madre y le ofreció una pena de 12 años a cambio de que firme un documento redactado por usted, en el que Liliana y yo lo mandamos a matar a mi madre?, ¿Cuánto le pagaba Ariel Bracamonte mensualmente?
6002

–Eva, ¿te arrepientes de haber regresado al Perú cuando habías pensado en pasar buen tiempo en Israel?
–No, no me arrepiento, todo lo contrario, agradezco a Dios haber podido pasar, sin imaginar que serían los dos últimos meses maravillosos con mi mamá. Si me hubiera enterado de lo que pasó con mi mamá estando yo allá (en Israel) me hubiera vuelto loca.

–¿Qué es lo primero que tienes pensado hacer si la justicia decide dejarte en libertad?
–Irme una vez más del país con el que no solo no me siento identificada, sino que no me quiere, que me ha satanizado, que ha utilizado mi vida y mi dolor para entretenerse y donde más importante aún, ya no tengo ese hogar que se desvaneció con la vida de mi mamá.

–¿Tienes alguna comunicación con tu padre después de ser detenida?, ¿Quisieras volver a hablar con él?
–Mi papá ha venido a visitarme dos veces a lo largo de todo este tiempo. Me encantaría decirle cuánto necesito hablar con él pero, hace meses no puedo ubicarlo y tengo mucho miedo de que Ariel esté manipulándolo.

–Si no tienes nada que ver en el crimen de tu madre, el cual la justicia afirma que fue por lucro ¿Quién crees que lo hizo teniendo en cuenta las amenazas que ella tenía y tu solvencia económica?
–No sé quién planeó el asesinato de mi madre, si es que fue planeado. No sé si fue un sicario y para quién trabajó. Si fue un amante de mi mamá, si fue un ladrón o un extorsionador, o fue algunos de los hombres que Ariel metía a la casa a escondidas de mi madre ó algún amigo de esos hombres. No sé si fue esa amiga de mi mamá que le hacía los baños de florecimiento y trabajaba en el penal de Lurigancho. No sé si fue alguno de los matones que entraban a la casa antes de cada desalojo, o alguno de esos enemigos que la amenazaban de muerte. Lo único que si sé es que Liliana y yo somos inocentes y que hay demasiadas cosas que la justicia, por razones que no entiendo, ha preferido no investigar a pesar de todos los indicios que apuntan hacia ellas.

–¿Qué le dirías a la jueza Nancy Choquehuanca?
– A esa señora más que decirle, me encantaría preguntarle varias cosas, por ejemplo: ¿Por qué nunca le interesó conocer a Liliana, una de sus procesadas, pero sin embargo se reunía con Ariel y su abogada cada noche, después de que cerraba su despacho¬?, ¿Por qué en su oficio a Microsoft se inventó que el caso de mi madre era parte de una red de asesinatos?, ¿Por qué luego decidió descargar los 65,000 mails que Microsoft envió nada menos que a su laptop?, ¿Por qué no quiso informar nada de esto ni de ninguna otra cosa al Ministerio Público?, ¿Por qué chuponeó a mi ex abogado, luego quiso desestimar el chuponeo y luego ni siquiera revisarlo y metió todo en un sobre “lacrado”?, ¿Por qué tenía tanto interés en cada detalle de mí vida sexual?, ¿Por qué fue a visitar al asesino de mi madre y le ofreció una pena de 12 años a cambio de que firme un documento redactado por usted (la jueza) en el que Liliana y yo lo mandamos a matar a mi madre?, ¿Cuánto le pagaba Ariel Bracamonte mensualmente?.

–Si los argumentos de la acusación fiscal no son sólidos ¿Por qué crees que estas en prisión entonces, pudiendo ser procesada en libertad?
–Por una mezcla de intereses diversos: De Ariel (económico y egocentrista, tipo “toda mi vida gira en torno a esto, este es el pilar de mi vida, no puedo perder), de él o los reales culpables de la muerte de mi mamá (que las sentencien ya y se cierre el caso) y de todos aquellos testigos que por alguna razón no quieren ser investigados. Todos estos intereses hacen que sea conveniente que yo me pase la vida acá.

Sólo quiero decir una cosa más, soy inocente y ni qué decir de Lili, porque finalmente es mi mamá y es mi hermano…mi chongo. A ella ni siquiera la conocen en el juzgado. Me encantaría saber a quién tengo el derecho de exigirle justicia pero por lo visto nadie puede responderme eso.


LUCRO, LLAMADAS Y VIAJES
Fundamentos de acusación fiscal cuestionados

La acusación fiscal contra Eva Bracamonte y Liana Castro, se fundamenta en tres puntos: El homicidio por lucro, el viaje a Argentina y las llamadas a su celular la noche del crimen. Sobre el primer punto, la defensa de la joven sostiene que, como consta en documentos, Eva era la principal heredera de su abuelo y dueña de la empresa inmobiliaria Sideral, por consiguiente, no tenía necesidad de matar a su madre para tener dinero. Sobre el viaje a Argentina que, según la justicia, realizaron Eva y Liliana para pagar al sicario Alejandro Trujillo Ospina, se determinó, con el registro migratorio, que el asesino estaba en Ecuador y los 5 mil dólares solicitados a la empresa Sideral fue por un accidente con la tarjeta de débito. Respecto a las llamadas al celular de Eva Bracamonte, la empresa Telefónica envió un documento al tribunal durante el juicio oral, explicando que fue un error tipográfico el afirmar que Eva revisó su bandeja de mensajes de voz la noche en que mataron a su madre. Antes de la rectificación de Telefónica, la Fiscal afirmó que la noche del asesinato, el sicario llamó desde el teléfono de la empresaria al celular de Eva y después ella escuchó la llamada en su bandeja de mensajes y por ello habría sido cómplice del crimen.


CRONOLOGÍA

Agosto 2006
La empresaria Miriam Fefer Salleres es encontrada muerta dentro de su habitación en su vivienda de la calle Paul Harris en San Isidro. Durante meses, la División de homicidios investiga el caso e interroga al ex esposo de la víctima, hermanos, amigos así como a sus hijos y amigos de ellos.

Febrero de 2009
Medios de comunicación de Argentina informan que el sicario colombiano Hugo Trujillo Ospina afirmó que mató a la empresaria Myriam Fefer Salleres. En Lima, la Policía anuncia que pedirá a sus pares argentinos que envíe una muestra del ADN del detenido para compararla con las huellas de sangre encontradas en la casa de la empresaria.

Julio 2009
La División de Homicidios confirmó que los rastros de sangre encontrados en la vivienda de Fefer Salleres pertenecen al colombiano.

Agosto 2009
Ariel Bracamonte, hijo de la asesinada Myriam Fefer, acusa a su hermana de ordenar la muerte de su madre.

18 de agosto 2009
A casi tres años del sonado crimen, el titular de la 15 Fiscalía Penal de Lima, Fidel Castro Chirinos, denunció a la hija de la víctima, Eva Bracamonte Fefer (21), su amiga Liliana Castro Mannarelli (24) y al sicario colombiano Hugo Trujillo Ospina por el delito de homicidio calificado por lucro.

9 de setiembre 2009
Eva Bracamonte y Liliana Castro Mannarelli se entregaron a la justicia. Las jóvenes se pusieron a disposición del 17 Juzgado Penal de Lima y fueron trasladadas al penal de mujeres de Chorrillos.

14 de abril del 2010
El sicario colombiano Alejandro Trujillo Ospina, llegó extraditado desde Argentina.

Marzo 2012
Se inicia juicio oral contra Eva Bracamonte, Liliana Castro y el colombiano Alejandro Trujillo, la Fiscalía pidió 35 años de prisión.


Alejandro Arteaga
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD