En primeros cien días se verá el cambio

Manuel Bernales Alvarado, miembro del equipo de gobierno de Gana Perú, asegura que el nuevo gobierno que encabeza Ollanta Humala demostrará con las primeras medidas que realmente es el gobierno del cambio. En los primeros cien días se definirá el rumbo y la energía con el que el equipo de profesionales de Gana Perú implementará la gran transformación que ofrecieron en la campaña. Ex presidente del Consejo del Ambiente (CONAM) expresa también sus críticas a la gestión del saliente ministro del Ambiente, Antonio Brack.

| 23 julio 2011 12:07 AM | Entrevista | 1.9k Lecturas
En primeros cien días se verá el cambio
(1) Ollanta Humala dará a conocer las medidas inmediatas para atender las demandas de la población. (3) Manuel Bernales asegura que proyecto de transformación saldrá adelante.
Medidas sustantivas
1965

- ¿Se esperaba una transferencia ordenada y previsible?
- Ya a estas alturas de la vida del país, se han dado varias transferencias de gobierno, o sea hay cierta experiencia en el paso de un gobierno a otro. Se trata de algo en que los mecanismos constitucionales ya son conocidos. Lo propio, lo típico de esta transferencia es que el gobierno que entra asume un aparato estatal que ha servido para un modelo primario exportador. Y en pocos días tiene que dar señas de dos cosas nuevas: primero, un cambio de meta, de dirección, de rumbo; y un mejoramiento del propio aparato que recibe, para que sirva a ese nuevo rumbo.

- Esto debe ocurrir en los famosos primeros cien días?
- Debe ocurrir en los famosos primeros cien días donde probablemente se van a dar, primero, algunas medidas inmediatas que tienen que atender demandas de la población, en materia de previsión de conflictos, en sintonía con las organizaciones populares. Segundo, medidas de cambio que van a surtir un efecto en el próximo año, o en los próximos dos años y probablemente tienen mucho que ver con los programas de asistencia humanitaria y los llamados programas sociales que tienen que seguir dándose y convertirse en programas universales basados en derechos. Y en tercer lugar, deben darse algunas decisiones que no van a dar sus frutos ni en un año ni en dos años, aún en el campo de la inclusión social, sino que van a dar frutos en el tercer, cuarto, quinto año.

- ¿En estos primeros cien días es que se va a definir el cambio que pretende representar Gana Perú?
- A mí me parece que sí, el presidente ha sido sumamente claro en la entrevista que le hicieron recientemente sobre su gabinete. No se olviden que nuestro proyecto es un proyecto de gran transformación, con el cual el Partido Nacionalista participó en estas elecciones y en la anterior.

- Si todo el aparato estatal está organizado en función de un modelo primario exportador, como ha mencionado, ¿Cómo cambiar el rumbo, sin que resulte dramático?
-En primer lugar, poniendo las cuentas claras. Yo no estoy a favor de tremendismos de nadie. Pero también lo dijo el presidente: nosotros vamos a decir cómo encontramos al país. Permítame decirlo en mis palabras: un presidente de la República que tiene un proyecto de gran transformación, acompañado por distintas fuerzas sociales y políticas, tiene que decirle al conjunto de la Nación y al mundo, cuál es el estado de las cosas. Cómo recibimos el Estado.

- ¿Será una de las primeras medidas reformular todo el tema de la toma de decisiones sobre los proyectos de inversión?
- Iniciar esa reformulación. En lo que es mi experiencia en la administración pública de aquí y de otros países, se puede cambiar, inclusive en un gobierno revolucionario, sin Congreso, sin nada, y se dice póngase en ejecución. Ese es el cambio legal, el principio. Pero, para que eso funcione y opere en la práctica, pasan varios meses, no es automático. Y eso es muy importante decirle a la gente: las medidas de los cien primeros días no son mágicas, son medidas sustantivas que te dan una seña del compromiso del gobierno con las masas populares, con los intereses nacionales, pero empieza un cambio. Y ese cambio se ve en el rumbo y en la fuerza que se pone.

- Lo que es seguro es que Ollanta Humala adoptará las medidas claves de su gobierno de cambio en los primeros cien días y también el rumbo que va a tener...
- Así es, el rumbo y la energía. La fuerza y el contenido de medidas, que se vea que este es un gobierno nacional y popular. Que se sienta eso. Que la gente se sienta identificada, tomada en cuenta, pero además que participe también.

-¿De qué manera se va a encarar el tema ambiental que es de suma gravedad?
- Pasivos ambientales, es uno de los temas más graves del Perú, en los cuales hemos avanzado en la identificación de pasivos ambientales mineros. Pero, los pasivos ambientales más graves que hay en el Perú están dados por la agricultura, los agroquímicos, transporte y construcción y los daños ambientales domésticos y no sólo industriales. Lo que uno ve de Lima hacia Pucusana o 100 kilómetros hacia el sur cuando va por la carretera de doble vía es basura, enormes basurales. Y eso se repite en todo el país. Entonces, el tema de los pasivos ambientales compromete a los tres niveles de gobierno y a distintos agentes inversionistas y comenzando también por los propios ciudadanos y personas comunes y corrientes.

- Se van a estrechar lazos con Brasil, pero sabemos que tiene una visión hegemónica sobre la Amazonía, ¿cuál debe ser la actitud del Perú en esta línea de trabajo?
- Yo estoy convencido que el Perú tiene el mínimo de personal y capacidades necesarias para trabajar con Brasil de igual a igual y no subordinadamente. Estoy convenido de eso: tenemos Fuerzas Armadas, civiles, una población emprendedora, maestros, líderes, empresarios. Es decir que tenemos una masa crítica nacional para trabajar con Brasil de igual a igual. Lo que le toca al gobierno ahora es priorizar el tema Amazonía en la práctica, y en segundo lugar, establecer un equipo de gente que con todo amor, con cariño, vea el tema amazónico, con una perspectiva mundial, no local. Eso porque, por ejemplo, tenemos un crecimiento del valor de la droga, coca, cocaína, porque tenemos una demanda que nos llega a través del Brasil, desde África, Asia y Europa.

- En esta perspectiva, ¿se debe revisar el compromiso de construir seis hidroeléctricas en Perú para proporcionar energía al Brasil?
- Absolutamente, completamente. Y tiene que establecerse una agenda de prioridades entre Perú y Brasil, dentro de esta sociedad estratégica. Y una expresión de esto debe trabajarse también entre el gobierno y los gobiernos regionales. Yo espero que ante Río 2012, la propuesta peruana va a ser trabajada entre el gobierno nacional y los gobiernos amazónicos, incluido el Consejo Intergubernamental Amazónico y su secretaría técnica. Lo esperamos los amazónicos, yo soy loretano.

- Qué hacer con las concesiones mineras y petroleras en la Amazonía?
- Yo diría que allí hay que ser absolutamente pragmáticos. Las concesiones que no se muevan más, las que no están siendo ejecutadas que no sigan, las que tienen conflicto que se atienda inmediatamente y las que están funcionando bien hacer lo posible para que lo sigan haciendo. Hoy día, en determinadas escalas intermedias, es posible combinar con eficiencia ecológica actividades extractivas con actividades que son fruto del aprovechamiento del bosque. Por eso hay que hacer una evaluación “informada” de las concesiones. Y digo informada porque en las regiones del Perú no tenemos una base completa de información hidrometeorológica, ni siquiera en Madre de Dios, que es la capital mundial de la biodiversidad.


BRACK ABDICÓ DE LA CONFIANZA QUE HABÍA EN ÉL

Bernales Alvarado manifestó su decepción por la gestión realizada en el joven Ministerio del Ambiente (fue creado en el 2009) en los últimos dos años y criticó ácidamente al titular de este sector, Antonio Brack Egg, a quien responsabilizó de haber sido corresponsable de la decisiones políticas del gobierno de García que afectan la biodiversidad y el medio ambiente. Dijo estar decepcionado de su paso por este sector.

- ¿Cómo aprecia la gestión realizada en el Ministerio del Ambiente?
- El Ministerio del Ambiente debe tener una reingeniería. Si Ricardo Giesecke u otra persona como él está a cargo tiene que ver qué puede hacer sin ley y qué ley necesita para hacer cosas más a fondo. Hay cosas que no se pueden hacer sino es con un Decreto Supremo, sino se va preso. Pero, el Ministerio del Ambiente no es tanto el problema, el problema ha sido que el Ministro (Antonio Brack) abdicó de la confianza que se tenía en él. Porque, inclusive, Brack no ha renunciado con Decretos Supremos que atentan contra el ambiente y la biodiversidad. Los últimos que se han dado y que han sido motivo de conflicto.

- ¿Con cuál decreto debió renunciar Brack?
- Con este decreto de la biodiversidad, Es más, Brack ha hecho rebajar las exigencias que ya habíamos aprobado en el Conam en límites máximos permisibles para actividades de industria.

- ¿Se siente decepcionado de la gestión de Brack?
- Yo sí. Para mí Brack ha sido un ministro funcional para los intereses de realizar inversiones a troche y moche y a como dé lugar. Lo digo francamente. No he hablado antes del tema porque me parecía poco elegante, pero hoy día mi opinión es esa y puedo dar muchos ejemplos. Brack ha confundido el programa de la “Buena Tierra” con la gestión ministerial, ha seguido vendiendo ilusiones, y dando una imagen de ambientalista ha hecho algunas cosas buenas, pero mi balance es que debió plantarse firme en la protección de los intereses vitales del país en materia de biodiversidad.

- ¿Considera que ha representado intereses particulares en el Ministerio del Ambiente?
- No lo sé hasta ese grado, pero él ha sido solidario con las decisiones del presidente, porque ha suscrito los decretos supremos. O sea, él ha sido partícipe, corresponsable de una decisión política que significa un riesgo sobre nuestro patrimonio, sobre nuestra biodiversidad y que también ha significado conflicto.


Esvieta Topovich

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD