“El Oso me da fuerzas”

La galardonada directora peruana Claudia Llosa aún no despierta del sueño. Parece levitar luego de recibir el Oso de Oro por La teta asustada. Una experiencia inolvidable que sin embargo no la aparta de la meta que se ha trazado de hacer cine con una voz propia. Aquí sus declaraciones.

| 17 febrero 2009 12:02 AM | Entrevista | 984 Lecturas

Más datos

(1) Claudia Llosa, con la voz de Arguedas y la fuerza del Oso.

(2) Emocionada, al borde de las lágrimas, abraza a Magaly

(3) Fausta es huérfana y vive con el temor de ser violada como le pasó a su madre.

(4) Claudia Llosa y el equipo que apostó a ganador.

(5) Magaly Solier y un mensaje que cala muy hondo.

984

--¿Cómo se siente una con un oso dorado entre las manos?
--Todavía no he tenido tiempo de hacerme a la idea, desde que me lo dieron no he parado. Toda la noche del sábado me sentí como si estuviera flotando, como si mi cuerpo no me perteneciera a mí sino al entorno. Al público que me contemplaba al recoger el premio, a la ciudad de Berlín. Es muy difícil de explicar. Sólo sé que este galardón es un reconocimiento a todo el trabajo que hay detrás de La teta asustada, y no sólo eso. Hacer cine es una búsqueda, y el Oso de Oro me da fuerzas para seguir buscando.

--De algún modo, el triunfo en la Berlinale también supone la validación de su forma de contar historias y de su visión del mundo. Hábleme de ella.
--Cada una de mis imágenes responde al intento honesto de poner la cámara en un lugar concreto para extraer de ella algún tipo de significado relevante y necesario. Sé que suena pretencioso, pero el mero hecho de pedirle a la gente que se siente frente a la pantalla durante dos horas para ver tu película es pretencioso, así que más vale que les cuentes algo interesante, y que lo hagas con una voz propia y firme.

--En su caso, ¿cómo nació esa voz? Es decir, ¿cuáles son las principales influencias que hay detrás de sus dos películas, Madeinusa y La teta asustada?
--Incontables. Está José María Arguedas, escritor y antropólogo peruano y gran difusor de la cultura quechua; están las películas de Zhang Yimou, que tiene un dominio de la imagen único, y las de Jane Campion, y especialmente en La teta asustada las del húngaro Béla Tarr. También, cómo no, Gabriel García Márquez, que ha influenciado toda la cultura latinoamericana. Y soy amante de los musicales desde pequeña, así que seguro que también me inspiran.

--El premio especial del jurado fue a parar a Gigante, una coproducción entre Argentina y Uruguay. ¿Qué supone para el cine latinoamericano este doble triunfo?
--Es tremendamente importante, porque hacer cine en Sudamérica puede resultar muy, muy difícil. Pero yo creo que es más importante que entre los premiados por un festival europeo haya una peruana, un iraní, un argentino y un maliense. Es una invitación a que tendamos las manos a otros lugares del planeta, a que tendamos puentes entre las diferentes culturas y aprendamos a convivir. Porque éste es precisamente el mensaje que encierra La teta asustada.

--¿Realmente cree que el cine puede cambiar el mundo, mejorarlo?
--Yo creo que sÑ El cine es una herramienta unificadora muy poderosa, porque tiene una capacidad tremenda para penetrar en todos los lugares del mundo. Además, es una forma de expresión que aglutina muchas otras, como la música, la literatura, la fotografía. Por ambos motivos, permite comunicar ideas de alcance global, y hacerlo de forma que resulte atractiva y elocuente para todo el mundo.

--Sus dos películas llevan a cabo una exploración y una reivindicación de la cultura indígena andina y del idioma quechua. ¿Piensa seguir con esa tarea en el futuro o, por el contrario, con el Oso de Oro se cierra un ciclo?
--No, en absoluto, todavía no creo haber completado nada. Reconozco que cuando oí a Magaly Solier, protagonista de La teta asustada, hablar quechua sobre el escenario del Berlinale Palast pensé: ¡qué gran labor estamos haciendo! Pero todavía hay mucho que contar acerca de esa cultura. De todos modos, también tengo ganas de abrirme a otros mundos y contar todo tipo de historias.


“Todo se lo debo a mi madre”
De pequeña siempre participó en cuanto concurso había en su natal Huanta, desde maratón hasta eventos de canto. Así transcurría la vida de Magaly Solier, quien dejó el huerto de Ayacucho donde criaba chanchos y cuyes, para consagrarse en la Berlinale con “La teta asustada”. Hoy tiene una recargada agenda de entrevistas en España, donde el filme de Claudia Llosa cosecha buenos comentarios, tras su éxito en el Festival de Berlín. Muchos aún recuerdan cuando lloró al volver con sus padres tras estar un año en Lima, luego de su participación en “Madeinusa”. A pesar que ganaba notoriedad por su primer filme, no perdía la humildad.

“Mi infancia fue normal. Éramos 6 hermanos, 4 varones, 2 mujeres. Todos trabajábamos en la chacra de la familia, vivíamos y comíamos gracias a ella. Vimos muchas cosas malas y feas, Huanta fue la ciudad peruana que más sufrió, que tuvo más muertos por el terrorismo. Mi madre siempre me protegió, a ella le debo todo, todo. Ella cantaba, siempre, tiene bonita voz. Un día cogió una guitarra y se puso a contarme su vida, nunca olvidaré eso, esas lágrimas que contaban nuestra historia. Ese día decidí que quería ser cantante, como ella”, dice en su página web.

En el filme “La teta asustada”, Solier encarna a Fausta, una huérfana que vive con el temor de ser violada debido a que su madre, que fue ultrajada en la época del terrorismo, le transmitió ese miedo a través de la leche materna. Llega al extremo de meterse una papa en la vagina para impedir que cometan el mismo ultraje con ella.

En “Madeinusa”, afirma, tuvo la oportunidad de decir lo que sentía y gritar los abusos que se han cometido en su pueblo.

“Sean como Fausta”
“A todas las mujeres, a todas las mujeres del Perú y del mundo, a todas les digo que no tengan miedo de decir lo que sienten, sean como Fausta”.

Canción:
“Cuando era pequeñita me caí, y mi mano me rompí, y ahí me cantaste.

Cantemos, cantemos, lo que es hermoso cantemos, nuestro dolor escondamos para olvidarlo Mamita, cántame Mamita”


NANDO SALVÀ
BERLÍN
El Periódico de Cataluña

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD