“El gobierno de García ha fracasado”

Sinesio López, analista político, sociólogo y catedrático de la Universidad Católica, comenta lo que Alan García dijo y omitió durante su último mensaje presidencial. Crecimiento económico y políticas públicas, conflictos sociales, corrupción, el rol del mandatario en las elecciones del 2011 y sus posibilidades electorales para el 2016, el pago de indemnizaciones a los acusados por terrorismo, son temas abordados en este diálogo con Sinesio López.

Por Diario La Primera | 02 ago 2010 |    
(1) Sinesio López no cree en el proyecto Alan’2016, pese al optimismo aprista. (2) García ha gobernado para los ricos, no le importan los de abajo.

-¿Qué conclusiones saca del mensaje del presidente García?
-Fue una especie de empacho de cifras estadísticas, de obras, de crecimiento, pero queda la pregunta clave de para quién se crece. Ha sido un mensaje optimista, con poco sentido autocrítico y con grandes proyecciones hacia el 2016 y su pretensión de volver a la presidencia…

-¿García habló como candidato presidencial del 2016 cuando lanzó metas para el 2021?
-Creo que el objetivo del mensaje fue proyectarse como el presidente del 2016. García buscó en su mensaje presentarse como un estadista que ha desempeñado bien su papel en este gobierno y que puede volver a la presidencia en el 2016.

-¿Cree que García concluirá su segundo mandato presidencial reivindicado, como dijo en su mensaje, del desastre que fue su primer gobierno y como un candidato de fuerza para el 2016, o terminará desprestigiado por un segundo fracaso y con pocas posibilidades de regresar a la presidencia?
-Va a terminar mejor que en el desastre de su primer gobierno. Eso es indiscutible. Supongo que el estado de ánimo de García, comparado con el desastre anterior, es ahora mejor, pero si uno ve las cifras de las encuestas, sale desaprobado. García va a terminar con 20% o un poco menos de aprobación general, porque ahora tiene una aprobación de 26% en las ciudades, pero si a eso le sumamos el campo la aprobación baja enormemente. En términos de estratos sociales, solamente los estratos altos lo aprueban…

-Entonces, ¿no cree que García tenga mayores posibilidades en el 2016?
-Supongo que García se preguntará: ‘¿si me reeligieron para un segundo gobierno habiendo tenido un primer gobierno desastroso, por qué no me van a reelegir el 2016 si me ha ido más o menos bien en el segundo gobierno?’…

-¿El gobierno de García está terminando más o menos bien?
-Depende de que criterio se utilice para evaluar. Si se toman los criterios macroeconómicos de crecimiento, inflación, balanza de pagos, no le ha ido mal…

-Pero si uno pasa de los indicadores macroeconómicos a los indicadores sociales, el resultado de la evaluación cambia.
-En los indicadores sociales el gobierno de García fracasa. La mejor manera de evaluar las políticas públicas de salud, educación, seguridad, saneamiento, es ver su cobertura y calidad. En cobertura encontramos que las políticas públicas no llegan a todo el territorio del país, ni alcanzan a todas las clases sociales. Y la calidad de estos servicios deja mucho que desear. Los servicios de educación, salud, seguridad pública, son un desastre. Las políticas públicas de educación y salud no constituyen mecanismos de igualación de oportunidades para las clases populares y pobres. Las políticas públicas del gobierno son migajas respecto a la enorme rentabilidad de las empresas y el gran crecimiento económico que ha tenido el Perú.

-¿Poniendo en una balanza las cifras macroeconómicas y los resultados sociales, el balance del gobierno es positivo o negativo?
-Si más de 70% de la población lo desaprueba, el balance para el gobierno es negativo. En su segundo gobierno García ha fracasado, aunque ese fracaso es menor que el de su primer gobierno. Pocas veces en la historia hemos tenido una bonanza impresionante como en estos años, y García tuvo, como nadie, la oportunidad de hacer grandes cambios que lleguen a todas las clases sociales. Haber desaprovechado esta oportunidad de bonanza económica extraordinaria para hacer grandes cosas para el desarrollo del país y la mejora de las clases populares, es lo que mide el fracaso de García.

-Al comienzo usted decía que la pregunta central es para quién se ha crecido.
-Se ha crecido para las clases altas, los grandes empresarios, las multinacionales, y para los de abajo no ha habido nada, o casi nada. Los beneficios de la bonanza económica se han quedado arriba, en las capas sociales altas, en las rentas de los grandes inversionistas, en pago de deuda y en corrupción.

-Volvamos a las posibilidades electorales de García en el 2016.
-Yo no creo que sea un candidato de fuerza para el 2016, pero mucho dependerá del próximo gobierno. Para poder volver el 2016, García requiere que se cumplan ciertas condiciones, como que el Apra no gane las elecciones el 2011…

-Esa condición parece estar garantizada.
-Eso está garantizado, efectivamente. Otra condición es que ni Humala ni Toledo ganen las elecciones, porque ellos están dispuestos a levantar la alfombra apenas García deje Palacio de Gobierno y a investigar las denuncias de corrupción que lo involucran. A García le conviene que gane cualquier candidato que comparta con él no solamente el modelo económico, sino que también esté acusado de corrupción y le garantice que no investigará la corrupción de su gobierno...

-¿Castañeda o Keiko Fujimori?
-Así es. Pensando en el 2016 a García le conviene el triunfo de uno de ellos dos. Castañeda y Keiko Fujimori le garantizan la continuidad del modelo económico neoliberal extremo y serían gobiernos complacientes y muy débiles por su poca organización política y por la personalidad de ambos, que no tienen una armadura intelectual, política y moral como para enfrentar un país con muchas dificultades.

-García anunció en su mensaje que no se pagará ni un centavo de indemnización a los sentenciados por terrorismo aunque eso signifique incumplir sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). ¿Con este tema busca ganar la popularidad que ahora le hace falta?
-Hay un clima cultural muy conservador en el país producto del terror que se vivió y García está sirviendo a ese sentimiento, incluso violentando la ley. Si hay personas que deben ser indemnizadas porque así lo dice la ley, entonces tienen que ser indemnizadas. García está presentando como nuevo lo que ya existe: que si un terrorista debe cobrar una indemnización porque sus derechos han sido violados y él a su vez ha violado los derechos de otros y por eso debe pagar una reparación, entonces obviamente hay una compensación (entre un pago y otro). No hay un pensamiento reaccionario, pero sí hay un sentimiento reaccionario en el Perú. García está haciendo de esto una gran pompa de jabón para servir a las demandas de endurecimiento y ganar popularidad.

-Hace unos meses García elogió a la CIDH y aseguró que sus fallos deben cumplirse. Ahora dice lo contrario. ¿Cómo ve este cambio?
-Este cambio revela que García es un oportunista que no tiene una opinión firme y se coloca según vaya la ola. Ahora está corriendo la ola neoconservadora y reaccionaria para sacarle provecho y de paso favorecer a sus aliados. El sobredimensionamiento de Sendero busca despertar nuevamente el temor en la población, acusar a los gobiernos de Toledo y Paniagua como los principales responsables de ser blandos frente al terrorismo, y hacer correr la simpatía hacia Keiko Fujimori. A eso está jugando el gobierno.

-El gobierno ha anunciado que renegociará el contrato de exportación de gas para que el Estado recaude más por esa venta y García ofreció gas para el sur. ¿Este retroceso parcial del gobierno calmará las protestas en contra de la exportación de gas?
-No lo creo. Las protestas contra la exportación de gas van a seguir. García ha respondido a la presión y se ha visto obligado a negociar. Sin esa presión, todo seguiría igual. Pero a pesar de este cambio, García está intentando rehuir el problema de fondo, que es el de la propiedad del gas en la boca de pozo. Lo que hay son maniobras para rehuir la solución definitiva del problema.

-¿La protesta contra la exportación de gas será el gran tema político y de conflicto social en el último año del gobierno de García?
-Va a ser un gran tema de movilización nacional, como en su momento lo fue el tema de la IPC (International Petroleum Company). Y va a ser uno de los temas electorales. Hay otros movimientos sociales de protesta importantes, como contra la minería y en defensa del medio ambiente, pero el tema del gas es más aglutinador y movilizador porque es un tema nacional.

-¿La ausencia más notoria en el mensaje de García fue el silencio respecto a los crecientes conflictos sociales?
-Esa ha sido una de las ausencias importantes. Hay una ruptura clarísima del Apra con el bloque social de los de abajo. El mensaje de García reconfirma esa ruptura. Existe una negativa del Apra a darle un reconocimiento a los de abajo, a su pluralidad cultural. El silencio respecto a las poblaciones indígenas es parte de esa ruptura, de la negación del Apra a formar un bloque nacional con las clases populares. El Apra apuesta a un bloque con las clases altas.

- ¿Cuáles son las otras ausencias más significativas en el mensaje de García?
- La reforma tributaria, la inseguridad ciudadana, que afecta a todo el país y a todas las clases sociales. El gobierno nunca ha pensado a fondo el tema de la seguridad ciudadana y toda su política se reduce a la represión policial. La reforma del Estado es otra ausencia. Este es un Estado organizado para un cogollo del país y para la inversión extranjera, pero no es un Estado que sirva las necesidades del pueblo. De eso no se ha dicho nada.


“No será neutral en las elecciones”

-Alan García aseguró que será neutral en las próximas elecciones. ¿Le cree?
-Su neutralidad es poco creíble. No creo que después de cuatro años de haber estado en una ofensiva total contra Ollanta y también contra Toledo y de haberle ofrecido a los banqueros que él puede impedir el triunfo de un candidato, vaya a ser neutral en las elecciones. Creo que en el momento decisivo de las elecciones García no va a ser neutral.

-¿Intervendrá para evitar un posible triunfo de Humala o de Toledo?
-Si Humala entra a la segunda vuelta se va a jugar entero para evitar su triunfo. En ese caso, todos, el presidente García, los empresarios, los medios, tratarán de aplastarlo. Habría que ver qué va a pasar con las Fuerzas Armadas. Si Toledo entra a la segunda vuelta, García seguramente jugará contra él, pero los medios y los empresarios no.

-¿Y si la segunda vuelta es entre Humala y Toledo?
-Creo que García se inclinaría por Toledo e intentaría congraciarse al máximo con él y buscar un pacto. Pero Toledo no necesitará negociar, porque de todas maneras va a tener esos votos gratis, como los tuvo García en la segunda vuelta.


Él es la cabeza de la corrupción

-García admitió en su mensaje que la corrupción ha afectado a su gobierno y mencionó los casos de los petroaudios y de Cofopri, pero intentó desmarcarse de esos actos de corrupción. ¿Esa posición le parece convincente?
-No. García sabía de todo eso. Él tuvo en sus manos los petroaudios, como lo ha declarado el ex ministro del Interior Remigio Hernani, de tal manera que sabe qué había y qué se ha borrado. García era el que decía que atiendan a (Fortunato) Canaán. Es difícil que, teniendo como presidente a García, un ministro decida por sí mismo las cosas. El presidencialismo de García es muy exacerbado, él decide todo. Pero la corrupción no está sólo en las licitaciones o en los lobbies, la corrupción grande está arriba, en la distribución de la renta. La corrupción está en el cogollo del gobierno y García es la cabeza.

-¿La corrupción se ha institucionalizado en el Estado?
-Mi hipótesis es que este es un Estado cleptopatrimonialista, es decir, que está hecho para organizar el saqueo por parte de los grandes inversionistas, que se llevan la mayor cantidad de renta posible y no les interesa el desarrollo del país. Y la alta burocracia quiere participar en el reparto del botín. La gran corrupción está arriba, en la forma en la que se articulan las coaliciones sociales y políticas, que, con el presidente a la cabeza, han secuestrado los aparatos económicos, que es donde se toman las decisiones fundamentales.


Entrevista: Carlos Noriega

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.